Correa declaró a Chevron "enemiga" de Ecuador


El presidente ecuatoriano acusó a la petrolera norteamericana de llevar adelante una "campaña de desprestigio" contra su país. La flamante socia de YPF está condenada a pagar 19 mil millones de dólares al estado ecuatoriano por contaminar la selva amazónica.

Chevron declarada enemiga de Ecuador


El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró el sábado que la petrolera norteamericana Chevron, con quien el estado ecuatoriano mantiene un juicio por daños ambientales en la zona amazónica, "es enemiga del país" y la acusó de llevar adelante una "campaña de desprestigio".

"Chevron, ese enemigo del país. Vamos a denunciar a América Latina lo que ha hecho Chevron en el país para eludir su responsabilidad, con esa campaña criminal que está haciendo contra el Ecuador", sostuvo el mandatario durante su informe semanal de labores.

La petrolera norteamericana, en un fallo de segunda instancia de la justicia ecuatoriana, fue condenada en 2012 a pagar 19.000 millones de dólares, en el marco de un sonado juicio por contaminación en la Amazonia.

Correa acusó a la petrolera, flamante socia de YPF en un polémico acuerdo para explorar y explotar la formación de Vaca Muerta, de emprender una campaña contra el gobierno y la justicia de Ecuador en la que invirtió 400 millones de dólares y contratado unos 900 abogados para desconocer el fallo de la justicia ecuatoriana.

El caso está en manos del máximo tribunal ecuatoriano, aunque la empresa desconoce las sentencias previas por considerarlas "fraudulentas" y busca en cortes internacionales que el Estado ecuatoriano asuma la indemnización por daños ambientales.

Chevron, que nunca operó directamente en Ecuador, adquirió el pleito al asumir el control de Texaco en 2001. Esta última empresa funcionó en el país entre 1964 y 1990, y tras su salida, comunidades indígenas entablaron un proceso que ya completa casi 20 años por contaminación en la selva amazónica.