Murió "Pechito", el "sin techo" de Palermo



Adrián Alejandro "Pechito" Ferreiro, el hombre que vivió 12 años en situación de calle en Scalabrini Ortiz y Santa Fe, falleció hoy.

Vivia en Scalabrini Ortiz y Santa fe: murio

Pechito vivía con sus perros en Santa Fe y Scalabrini Ortiz. Foto: Archivo


"Pechito" había sido internado en el hospital Rivadavia, y se encontraba en terapia intensiva con una infección pulmonar.

El pasado fin de semana, un grupo de vecinos de Palermo se organizó para buscarlo, ya que había desaparecido misteriosamente de la vereda en la que vivía con sus dos perros, un colchón y un televisor.

Según lo que se pudo reconstruir, el viernes anterior, 30 asistentes sociales del gobierno de la Ciudad lo habían llevado al hospital Fernández. Luego estuvo en el Rawson y también pasó por el Penna. Finalmente fue atendido en el Piñero, donde los vecinos se turnaban para cuidarlo. El hombre fue derivado luego, en grave estado, al Hospital Rivadavia.

DENUNCIA CONTRA EL GOBIERNO PORTEÑO

La diputada porteña María José Lubertino confirmó la noticia en diálogo con LA NACION. "Les cuento con gran dolor que falleció #Pechito", había escrito en su cuenta de Twitter.

A partir del caso, Lubertino denunció al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, por abandono de persona.

"Macri vetó la ley de personas en situación de calle, la gente del Bap (Buenos Aires Presente) está desbordada y no tiene adecuados protocolos; la acción de amparo presentada busca cuestionar la ausencia del Estado y las políticas de represión y trato como objeto por parte del gobierno de la Ciudad", dijo Lubertino.


santa fe


"Pechito" contaba con TV por cable y un equipo de música, con el que hacía "karaoke". Dormía en un colchón junto a dos perros, a los que bautizó "Alberto Cortés" y "Nino Bravo". El hombre aseguraba bañarse en la fuente de los Españoles.

Decía vivir de sus imitaciones a artistas populares. "Un día bueno puedo sacar unos 200 pesos... Ahora también me conseguí una peluca, porque quiero imitar a María Marta Serra Lima", relató una vez a LA NACION, en una nota publicada en 2012.

"Pechito" era querido por varios de sus vecinos. Muchos comerciantes del barrio lo ayudaban y lo protegían. Para su cumpleaños, supo recibir unas zapatillas de los empleados del banco lindero a su imaginario domicilio.

"Me vine a vivir acá cuando la droga me dejó en la calle. Pero desde 1998 no consumo más. La gente del barrio me ayuda. Yo no molesto a nadie", contó Alejandro a este diario. Nacido en San Miguel, pero porteño por adopción, el gobierno de la ciudad le ofreció varias veces ir a los paradores, pero él no se negó a dejar a sus perros.