Cuenca de Claromecó: fracking. Peligro en región y Reserva

La empresa YPF anunció que se han realizado exploraciones en la Cuenca de Claromecó a través de cuatro pozos donde se detectaron yacimientos de gas de carbón no convencional que sería extraído mediante la técnica del fracturamiento hidráulico entre los sistemas de Tandilia y Ventania.
Las cuencas sedimentarias son geoformas de escala regional, que permiten acumular cientos a miles de metros de sedimentos como consecuencia de los procesos hundimiento paulatino que va sufriendo la litósfera, y que de la dinámica del movimiento de estas fuerzas, resultan los límites a partir de las fallas y fracturas de las distintas placas.


Una de ellas, es la Cuenca de Claromecó que ocupa unos 45.000 kilómetros cuadrados en el continente y 20.000 kilómetros costa afuera, limitada al norte por la Cuenca del Salado, y al oeste y sur por las de Macachín y Colorado respectivamente. A nivel superficial estaríamos hablando de los municipios de Laprida, San Cayetano, General La Madrid, Tres Arroyos, Tornquist, Coronel Suárez, Saavedra, Coronel Pringles, Monte Hermoso, Gonzales Chaves, Coronel Dorrego, Benito Juárez, Tandil, Bahía Blanca, Coronel Rosales, Tornquist que estarían afectados directa e indirectamente incluyendo en este último a Sierra de la Ventana y su Reserva.

Es en esta cuenca que la empresa Barranca Sur Minera S.A. realizó el descubrimiento del gas carbono a través de perforaciones (1999, Paragüil; 1999, San Cayetano; 2003, Lamadrid; 2003, San Mayol) a unos 600 m. de profundidad. Esta empresa, Barranca Sur Minera, es parte del grupo Panamerican Energy que a su vez es propiedad del grupo Bridas, de los hermanos Alejandro y Carlos Bulgheroni, y de la inglesa British Petroleum (60%) que es la responsable del desastre ecológico provocado por el derrame de petróleo de un pozo de su propiedad en el Mar Caribe.
La confirmación se realizó en el Salón de Intendentes del Ministerio de Infraestructura bonaerense, con la presencia del titular de la cartera, Alejandro Arlía donde especialistas de la petrolera YPF expusieron las conclusiones de su estudio geológico sobre el potencial hidrocarburífero de la Cuenca de Claromecó y generaron entusiasmo en el gobierno bonaerense frente a la posibilidad de extraer gas y carbón en el sudoeste provincial. Así YPF manifestó su interés en avanzar en la obtención de un permiso de exploración, previa discusión del marco legal a implementar en la provincia.
La explotación del gas natural de yacimientos no convencionales se haría utilizando el fracturamiento hidráulico, conocido internacionalmente como el “fracking”. Aquí el hidrocarburo está acumulado en los poros y fisuras de ciertas rocas sedimentarias estratificadas de grano fino o muy fino, arcillosas o pizarra. Tienen poros muy pequeños y son muy poco permeables por lo que impiden la liberación del combustible. Para obtenerlo, se practica una perforación vertical (en realidad cientos de ellas) hasta alcanzar el objetivo y luego continúa horizontal y profunda, horadando la roca e inyectándole millones de litros de agua con un cóctel químico y un sólido poroso, como la arena, para que mantenga abierta la fractura y permita el escape de los hidrocarburos. Esta técnica del fracking, como ya lo hemos mencionado en otra oportunidad (fracturamiento hidráulico, fracking) es un método con elevados impactos ambientales.
Hay testimonios irrefutables del gran deterioro ambiental, social y cultural producido, que algunos estados de EEUU lo han prohibido, otros están en moratoria. Otro tanto ha ocurrido con otros países: Francia, Bulgaria, Sudáfrica, Canadá, Australia, Nueva Zelandia y que provoca, entre otros, contaminación de aguas subterráneas, terremotos inducidos, emisiones del peligroso gas metano. Esta nueva tecnología para sacar recursos no renovables, tiene características muy similares a la nociva minería a cielo abierto empleada para extraer minerales muy diseminados en las rocas. Se usan allí cantidades extraordinarias de agua, energía y químicos, devastando y degradando el suelo, el aire, y agua generando inmensos e irreparables daños a los ecosistemas y las poblaciones que con toda legitimidad rechazan la usurpación y envenenamiento de sus hábitats.

Remitiéndonos a lo legal debo decir que es un precepto constitucional el que “Los habitantes de la provincia tienen el derecho a gozar de un ambiente sano y el deber de conservarlo y protegerlo en su provecho y en el de las generaciones futuras.” Así lo establece el artículo 28 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires como el caso de la normativa bonaerense en las leyes correspondientes al uso del suelo, de protección a las fuentes de provisión y a los cursos y cuerpos receptores de agua y a la atmósfera; reservas, parques y monumentos naturales; y protección, conservación, mejoramiento y restauración de los recursos naturales y del ambiente en general en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires. Cabe señalar que la actual legislación de orden nacional establece que las provincias ejercen el dominio sobre el ambiente y los recursos naturales de su territorio incluyendo el subsuelo y el espacio aéreo correspondiente, el mar territorial y su lecho, la plataforma continental y los recursos naturales de la zona económica exclusiva, con el fin de asegurar una gestión ambientalmente adecuada incluyendo en todos los casos el impacto que produciría cualquier emprendimiento que pueda constituir una amenaza al medio.
Siguiendo estas políticas de conservación, protección, mejoramiento y recuperación de la calidad del agua, aire y suelo, y el resguardo de áreas de importancia ecológica, de la flora y la fauna es menester que las autoridades provinciales, como así también del conjunto de los Municipios estén obligados a tomar todas las precauciones para evitar cualquier tipo de degradación. La Cuenca de Claromecó incluye una diversidad biológica expresada en su conformación superficial, que incluye una variedad de “paisajes” que van desde el mar, pasando por la llanura hasta el Sistema de Ventania, zona que se pidió sea declarada como “Paisaje Protegido de Interés Provincial”. El proyecto llegó a tener en el 2010, media sanción en la H. Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires pero no prosperó en Diputados.
Seguramente, la posible explotación del gas no convencional va a contener un discurso fuertemente economicista donde desde autoridades del estado, más empresarios del área privada nos enumerarán las bondades de la extracción de este recurso y fundamentarán a su manera, lo “inocuo” que le sería al ambiente natural y a la vida de los habitantes. En este sentido se hace necesario trabajar en forma conjunta con la comunidad, ONG´s y autoridades, de los distritos que forman parte de la Cuenca de Claromecó para prevenir las problemáticas ambientales que conlleva. Cada municipio afectado directa o indirectamente debería convocar a través de sus cuerpos legislativos a Universidades, ONG´s, profesionales idóneos, colegio de profesionales, para establecer las bases de prevención al Medio Ambiente local y regional en lo que particularmente respecta a la técnica de fracturamiento hidráulico (fracking), ante la posible explotación de gas natural no convencional en la región denominada Cuenca de Claromecó. Como ya fue expuesto, la extracción mediante “fracking” produce efectos irreversibles medioambientales en extensas superficies, fundamentalmente en todo lo relacionado con los acuíferos y cuencas hídricas, pero también ocasiona contaminación atmosférica, emisión de gas metano de efecto invernadero, movimientos sísmicos, polución acústica, impacto en el paisaje y en el tránsito.
Estas superficies no se ajustan estrictamente a los límites políticos demarcados, sino que afectan a la totalidad de una o varias regiones debido a la magnitud del impacto que generan. Por tal motivo también se debería conformar un ámbito de reunión ampliado, un Comité Regional Interjurisdiccional, donde obviamente participen como hemos dicho, todos Municipios que directa o indirectamente puedan ser afectados por la explotación con la técnica de “fracking”, para coordinar una adecuada gestión en defensa del Medio Ambiente, sobre la problemática en la cual hemos hecho referencia.
Dar puntos
5 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 658 Visitas
  • 0 Favoritos

4 comentarios

@IRON-RAFAEL Hace más de 1 año +5
El kirchnerismo no para de hacerle favores a la elite.
@velapuerca88 Hace más de 1 año +1
"Una de ellas, es la Cuenca de Claromecó que ocupa unos 45.000 kilómetros cuadrados en el continente"
Como es posible, si la circunsferencia del planeta es 43000km?
@el_pieri Hace más de 1 año
jojo.. circunferencia seria distancia.. cuadrados es superficie amigo.. ponele una superficie de 200x200 km.. de eso es lo que habla mas o menos..
no esta bueno... si les interesa firmar.. no se si mueve algo, pero...
Por favor, sumate a esta campaña en change.org

http://chn.ge/I5Wu2F
@waltert Hace más de 9 meses
Gracias pieri, lo hice, firmé, soy de Juárez