Los ateos salen del armario


"Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida". Este eslogan podrá leerse a partir de enero en muchos autobuses urbanos de Londres y, posiblemente, de otras ciudades de Reino Unido. La iniciativa pretende, en principio, contrarrestar los anuncios religiosos en el transporte público británico. Es una idea de la periodista Ariane Sherine, y cuenta con el apoyo de la Asociación Humanista Británica y del biólogo Richard Dawkins, el más firme defensor actual de la Teoría de la Evolución.

Sherine iba andando al trabajo el 19 de junio pasado cuando se cruzaron en su camino dos autobuses urbanos con un mismo mensaje publicitario: "Cuando el Hijo del Hombre venga, ¿hallará fe en la Tierra? (Lucas 18, 8)"- y una dirección de Internet. Cuando visitó la web, no se encontró con la respuesta, sino con otra cita bíblica que amenaza a quienes no sigan la palabra de Jesús con un tormento eterno. La periodista se quejó ante las autoridades locales y, como no consiguió nada, se interesó por las tarifas publicitarias. Al día siguiente, lanzó en su blog de The Guardian la idea de poner en los autobuses un anuncio amable en favor del ateísmo y el 21 de octubre empezó la recogida de fondos.

Su objetivo era recaudar 6.860 euros con los que encartelar 30 autocares durante cuatro semanas en enero, pero los ateos británicos han desbordado las previsiones más optimistas: el jueves pasado se habían recaudado ya más de 143.000 euros. Así que los anuncios invadirán otros medios de transporte y otras ciudades. "Nuestro mensaje es divertido, pero tiene un fondo serio: los ateos queremos un país, una escuela y un gobierno laicos. El importante apoyo que ha recibido nuestra campaña demuestra que muchas personas están de acuerdo con estas ideas", ha indicado Sherine. Dawkins también lo tiene claro: "Esta campaña de mensajes alternativos en los autobuses de Londres hará a la gente pensar, y pensar es anatema para la religión".


Fuente