El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Las parejas más perturbadoras del cine

Top Five: las parejas más perturbadoras del cine
Porque las historias de amor retorcidas llegaron mucho antes que Cincuenta sombras de Grey; mirá la lista

Un buen día, la productora televisiva Erika Leonard, cansada de su trabajo, canalizó su fanatismo por la saga de Crepúsculo y se puso a escribir su propia novela (devenida en trilogía), poniendo el foco en una relación extraña comandada por una joven virginal (Anastasia Steele) y un yuppie con tendencia sadomasoquista (Christian Grey). El resto es historia. Erika es ahora conocida como E.L. James y su obra , Cincuenta sombras de Grey. Sin embargo, la inminente película protagonizada por Dakota Johnson y Charlie Hunnam tiene poco de novedad. Hagamos un repaso por otros vínculos románticos que exploraron (y explotaron) el componente de la perturbación.
Las parejas más perturbadoras del cine
*1. Cahit y Sibel (Contra la pared, 2004)
top five
"Ella me da poder". Así es cómo, de modo conciso y descarnado, Cahit (Birol Ünel) define todo lo que le genera Sibel (Sibel Kekilli), esa apasionada joven que conoció de manera fortuita. Justamente, de eso se trata Contra la pared: de cómo el destino cruzó los caminos de dos individuos inmersos en la autodestrucción, y que intentarán salvarse a sí mismos, aún con todas las de perder. Por lo tanto, el realizador Fatih Akin no les da un ansiado alivio, tanto Cahit como Sibel (con sus adicciones, impedimentos, luchas internas) se golpean continuamente contra esas paredes simbólicas, contra las limitaciones socioculturales y, al mismo tiempo, contra las limitaciones propias de las que les costará desprenderse. Contra la pared no resiste otro adjetivo más que el de descarnado. Se trata de una obra que se presenta de modo permanente con el corazón en la mano, desnudando a esos protagonistas que, incluso sobre el final, parecen reconfirmar su naturaleza fatal, maldita. La oscuridad como una suerte de refugio es uno de los grandes tópicos de esta película que perturba tanto como conmueve, que lastima tanto como deslumbra.
El trailer de Contra la pared:

link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=DDXCjLRYgMc
escenas
*2. Harold y Maude (Harold y Maude, 1971)
Cine
El único componente perturbador de Harold y Maude es, en esencia, la amplia brecha generacional entre sus protagonistas. Con ese factor como premisa, Hal Ashby crea una relación romántica atípica y simultáneamente probable, como si quisiera relativizar la edad cuando de personalidades afines se trata. Harold es un adolescente con tendencia suicida, con la cabeza en permanente ebullición a la hora de planear su propia muerte. Maude es una octogenaria con debilidad por los funerales, una mujer de ingenio apabullante. Quienes hayan visto la reciente Restless de Gus Van Sant sabrán cuánto le debe a la película de Ashby, película que triunfa en sortear lo grotesco para erigirse como una de las primeras obras indies, desde esos gestos de humor que no perdieron vigencia hasta la belleza de la fotografía de John Alonzo. Mención especial para su gran conclusión, donde el vasto paisaje se complementa a la perfección con la música de Cat Stevens.
Gran momento musical en Harold y Maude:

link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=DDXCjLRYgMc
peliculas
*3. Elizabeth y John (Nueve semanas y media, 1986)
perturbadoras
La década del 80 fue más que generosa con Mickey Rourke. El actor fue el comic relief/ galán de la extraordinaria Diner de Barry Levinson, pasando por su suprema y fantasmal intervención como el Motorcycle Boy de La ley de la calle de Francis Ford Coppola, hasta la encarnación del álter ego de Charles Bukowski (Henry Chinaski) en la inolvidable Barfly de Barbet Schroeder. Sin embargo, y a pesar de esa trifecta imbatible de personajes, Rourke será por siempre recordado (al menos al remitirnos a los 80) como John, el hombre que seduce a una hermosa Kim Basinger en Nueve semanas y media. Homenajeada, parodiada y recreada, lo cierto es que la película de Adrian Lyne sobre un hombre con miedo a enamorarse (pero con una clara compulsión por lo sexual) y la mujer que cae en su espiral, nunca fue novedosa sino más bien mediocre, pero el erotismo que emana Rourke y su mirada mientras Joe Cocker canta fueron suficientes como para volverla meramente trascendente.
La emblemática escena del film de Adrian Lyne:

link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=_0HLjhdHSk4
Las parejas más perturbadoras del cine
*4. Erik y Paul (Keep the Lights On, 2012)
top five
La perturbación dentro del film de Ira Sachs es más desgarradora que erótica. Un cineasta, Erik (un notable Thure Lindhart), se enamora del abogado Paul (Zachary Booth), tras un largo período de sexo ocasional y de relaciones sin ningún tipo de futuro. El período de luna de miel concluye cuando Erik no puede lidiar con los altibajos de la adicción a las drogas de su pareja y hace hasta lo imposible para sacarlo de esas noches errantes y dañinas. Sachs, con gran honestidad, no escatima en el efecto que puede tener toda esa tormenta de un adicto en la persona que decide acompañarlo, ayudarlo, contenerlo. Keep the Lights On tiene un alto número de escenas desoladoras, pero si hablamos de perturbación, la secuencia en la que Paul somete a Erik a verlo en la intimidad con otro hombre se encuentra entre lo más brutal y excepcionalmente filmado/actuado que dio el cine en mucho tiempo.
Algunas imágenes del film de Ira Sachs:

link: http://www.youtube.com/watch?v=fMNPQSkrXhE&feature=player_detailpage
escenas
*5. Edward y Lee (La secretaria, 2002)
Cine
La película de amor perturbado por excelencia. En más de una ocasión he escrito sobre el fuerte del cine de Steven Shainberg, nada menos que el talento para abordar relaciones poco convencionales sin generar distanciamiento en el espectador. Lo haría con cierta frialdad en Retrato de una pasión, pero con mayor luminosidad, y cuatro años antes, en La secretaria. Es cierto: el estado emocional de Lee (Maggie Gyllenhaal en el papel que le dio notoriedad) no es precisamente el ideal. Su depresión aguda es acentuada por la convivencia con su familia disfuncional, y sufre (incluso sin decirlo) por no encontrar a esa "otra mitad" que le permita mostrarse sin tapujos, con su verdadera esencia al frente. Todo se modifica cuando empieza a trabajar como secretaria del abogado Edward Grey (James Spader, quien parece haber nacido para este prototipo de personajes) y descubre que la sumisión a la que él la conduce y las prácticas sadomasoquitas que llevan a cabo no sólo no la inquietan sino que le generan placer. La secretaria es, por sobre todas las cosas, una historia de amor sobre sus individuos incomprendidos, y que es dirigida por Shainberg con un gran cariño por ambos, dándoles en el último plano la sonrisa que venían mereciendo.
Maggie Gyllenhaal como Lee en La secretaria:

link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=28W3d3brIf0

2 comentarios - Las parejas más perturbadoras del cine