Antes de tocar en México, Justin Bieber volvió a su casa de Los Angeles y organizó una fiesta, pero esta vez tuvo muy en cuenta que no se filtrara nada de lo que ocurriría allí.
Justin Bieber les exige una fortuna a los que cuenten intimi

Luego de que una mujer lo grabara durmiendo en Brasil y de que sus custodios protagonizaran un hecho violento a la salida de un boliche en Buenos Aires, el cantante canadiense les hizo firmar a sus invitados un contrato de confidencialidad en el cual se comprometían a pagar 3 millones de dólares si revelaban intimidades de lo ocurrido allí a la prensa.
justin

Según informó TMZ, la fiesta se hizo el viernes y el contrato lo tuvieron que firmar tanto los 100 invitados como las personas que trabajaban en el lugar.
fiesta

En el acuerdo, todos se comprometieron a no escribir ni una palabra en Twitter, en Facebook ni en ninguna red social, así como no utilizar sus teléfonos celulares para sacar fotos, grabar o mandar mensajes de texto.

La policía fue llamada por los vecinos en tres oportunidades por ruidos molestos en la vivienda de Bieber, pero la fiesta se pudo realizar con normalidad, a pesar de que aseguraron que había olor a marihuana en la zona.
Esta no es la primera vez que Justin les hace firmar un contrato a sus invitados. En otras oportunidades llegó a pedir 5 millones de dólares al que se animara a romper el silencio.
Si bien la fiesta duró toda la noche, a la mañana siguiente Justin fue visto por la prensa paseando por Los Angeles con un pantalón que dejaba al descubierto su calzoncillo color rojo. Además, se mostró muy cerca de algunas fans, las abrazó y les agradeció las muestras de afecto.