Nacido en Bélgica, Jonathan de Falco dejó el balón en el clóset para convertirse en una estrella de películas para adultos.

De futbolista a actor porno gay

La historia de Jonathan de Falco es de esas que bien se pueden convertir en bandera de la homosexualidad en el deporte, un tema que cada día va ocupando más espacios, mayor apertura, gracias a los atletas quienes, como este futbolista belga, decidieron salir del closet para declarar abiertamente su preferencia sexual.

De Falco, un chico nacido en Bruselas hace 29 años, encontró la fama y dinero que no consumó en su corta carrera en el balompié: el cine porno gay, donde es considerado una verdadera estrella, bajo el seudónimo de Stany Falcone.

De Falco inició su carrera como futbolista a los 20 años en el modesto OH Leuven de la Tercera División de la liga belga, y al año consiguió el ascenso con este equipo a la Segunda División.

En 2006, tras ser relegado del once titular en el OH Leuven debido a constantes lesiones, fue transferido al Deinze, donde jugó durante tres años, antes de descender a la Tercera División. En 2009, Jonathan pasó al KSV Sottegem, de la liga regional belga, y el último equipo en su haber, antes de decidir retirarse, fue el Racing Malinas, de la Tercera División.

De Falco se desempeñaba como lateral derecho, mide 1. 80 metros y pesa 78 kilos.

La llegada al porno

Las constantes lesiones y la falta de oportunidades le dieron señal a De Falco de un adiós prematuro del futbol. Había que ganarse la vida y Jonathan, lejos de quedarse estático, buscó en el mundo del striptease la solución para su vida.

El futbolista se dedicó durante varios meses a bailar en bares gays y pronto comenzó a obtener reconocimiento de la comunidad que gustaba de ir a esos lugares. Fue ahí donde se le abrió la oportunidad de dar un paso hacia el frente en lo que sería su nueva profesión.

Jonathan conoció al dueño de una casa productora de videos pornos gay y, sin pensarlo mucho, se decidió a aceptar el ofrecimiento que le hicieron para actuar en filmes de este corte. Fue el adiós definitivo INal futbol.

"El mundo del futbol no está dispuesto a aceptar jugadores abiertamente gay, todavía hay demasiados prejuicios y demasiada poca tolerancia", relató Jonathan en una entrevista.

De Falco decidió utilizar el seudónimo de Stany Falcone para su carrera de actor porno gay y hoy, orgulloso, presume que "participo en grandes producciones francesas, inglesas y americanas".

Stany seguirá dedicándose al cine porno, "mientras esto dure" y no tiene empacho al confesar que "hoy me siento mucho mejor en mi cuerpo".

FIN