Mientras el Gobierno sostiene que se mantiene el proceso de "desendeudamiento", las cifras oficiales aseguran otra cosa. En tanto, los organismos públicos se llenan de títulos.


El proyecto de Presupuesto 2014 estima que en 2013 la deuda pública aumentará en casi $ 110.000 millones, una cifra equivalente a U$S 20.000 millones. Y otros U$S 12.700 millones en 2014.

El aumento del endeudamiento de este año se explica, en gran parte, por el déficit fiscal que ahora se calcula en $ 46.686 millones pero será aún más alto. Para 2014, el Presupuesto prevé un superávit de $ 3.579 millones, que seguramente concluirá en un rojo superior al de 2013 y con un endeudamiento también mayor al previsto.

Según el analista Héctor Giuliano, "la totalidad de los vencimientos de capital se refinancia y, además, se toma más deuda, con el agravante de que los desvíos por superación de estas cifras de mayor endeudamiento son cada vez más relevantes en los hechos".

Así, agrega, "en los últimos ejercicios, el aumento real de la deuda fue muy superior a las previsiones presupuestarias originales: en 2011 se previó un aumento del stock de deuda de U$S 9.400 millones y el incremento real fue de U$S 14.600 millones. Y en 2012 el aumento previsto era de U$S 11.700 pero el incremento real fue de U$S 18.800 millones".

También señala que dentro de este esquema, "la totalidad de los vencimientos de capital se cubren tomando nuevas deudas, en su gran mayoría deuda intra-Estado, y, además, se toma deuda adicional, fundamentalmente para cubrir el déficit fiscal, que es fuertemente creciente". La conclusión de Giuliano es que, en consecuencia, "no es cierto que la Argentina se esté desendeudando".

Después del canje de 2005, la deuda pública quedó en U$S 129.227 millones y a diciembre de 2012 totalizó U$S 197.464 millones. En otras palabras, el Gobierno fue pagando la deuda de administraciones anteriores y agregó su propio endeudamiento.

Ahora, si al saldo de fines de 2012 de U$S 197.400 millones se le suma la previsión de aumento para 2013 y 2014, la deuda pública superará los U$S 260.000 millones, contando los intereses devengados con el Club de París, la deuda que resta cancelar del cupón PBI, lo que se agregue por el nuevo canje y los eventuales pagos por los litigios en el exterior.

En tanto, los intereses de la deuda del sector público en 2014 tendrá un aumento de 70,4% respecto de lo que se terminará pagando en 2013.

A su vez, el proyecto autoriza el pago de los vencimientos de la deuda de 2014 con reservas internacionales del BCRA por U$S 9.855 millones. De esta manera, si al actual stock de reservas de U$S 35.000 millones se le restan encajes y pasivos y los pagos en divisas de 2014, el stock quedaría reducido a menos de U$S 14.000 millones.

También el Presupuesto 2014 autoriza que el Estado Nacional otorgue avales o garantías por valor de U$S 37.580 millones.

Giuliano explica que "el círculo vicioso de la deuda pública perpetua -una deuda impagable que determina la refinanciación permanente de las obligaciones y la toma de más deuda- sigue vigente en la Argentina y condiciona el Presupuesto 2014 enviado al Congreso".

Continúa: "Habiendo llegado prácticamente al límite de sus posibilidades de deuda intra-Estado, la administración Kirchner (después de resolver, de la manera que sea, el problema de los holdouts y de arreglar la deuda externa con el Club de París) planteará el objetivo del programa trazado desde el Megacanje de 2005, con el regreso al mercado internacional de capitales para volver a endeudarse en el exterior".

La deuda argentina sigue creciendo y se agregan acreedores