Scorsese, Ben Stiller, Keanu Reeves y De Niro: los fracasos de fin de año


Sus nuevas cintas se estrenaron este fin de semana y naufragaron en la taquilla de EEUU. La cinta de Reeves, Los 47 samurais, opta desde ya a ser uno de los reveses del 2014.


De Niro, Ben Stiller, Keanu Reeves los fracasos del año


Con El Hobbit: La desolación de Smaug, firme en la taquilla de EEUU por tercera semana consecutiva, este fin de semana vio como cuatro cintas que en el papel aparecían como estrenos fuerte del fin de año, fracasaron notoriamente.


La más importante de todas es lo nuevo de Martin Scorsese, El lobo de Nueva York, cinta con Leonardo DiCaprio que suena fuerte para las próximas nominaciones a los premios Oscar, y que acumuló entre viernes y domingo la escuálida cifra de U$18,5 millones, acumulando desde el miércoles U$34,3 millones, muy poco para sus U$100 millones de presupuesto. El filme, basado en las memorias del broker de la bolsa de NY, Jordan Belfort, logró un discreto quinto lugar de la taquilla.




Más atrás quedó el nuevo filme de Ben Stiller como director, La vida secreta de Walter Mitty, que remató en el séptimo lugar del ranking, con U$25 millones de taquilla en los cinco días, una cantidad insuficiente para los U$90 millones que costó.




]Un poco más complicada fue la partida para la nueva cinta de Keanu Reeves, 47 ronin, inspirada en una leyenda clásica japonesa llamada Los 47 samurais, la que postula desde ya como uno de los grandes fracasos de los últimos años, al contabilizar apenas U$9,9 millones, muy lejos de los U$200 millones de costo, y por que el estudio Universal ya anunció que perderá al menos U$175 millones. "Nunca pensamos que la película no iba a funcionar", expresó un comunicado del estudio. "Cuando le dimos luz verde hace algunos años, pensamos que estábamos inaugurando una nueva franquicia".
[/b]



El cuarto título en vez números rojos durante su fin de semana de estreno, fue lo nuevo de Robert de Niro, Grudge match, donde junto a Sylvester Stallone encarnan a dos boxeadores retirados que deben medirse en el ring, en una suerte de parodia de sus filmes más famosos como Toro salvaje y Rocky. La cinta remató en el 11° lugar con apenas U$13,4 millones, y ya se anuncia que no alcanzará ni a cubrir sus costos, que fueron modestos U$40 millones.