Venezuela y Argentina, los países que penalizan el comercio online

En América Latina, estas dos naciones establecen restricciones para las compras por internet en el exterior. La medida adoptada por el gobierno de Kirchner tiene puntos más burocráticos que la de Venezuela

Restricciones a las compras por Internet

Desde este martes, los venezolanos tienen un espejo donde mirarse a la hora de comprar productos en sitios de internet. El régimen chavista fue el primer gobierno de la región que fijó cupos para adquirir productos por la web que provengan del exterior.

El sistema vigente en Venezuela les permite a los ciudadanos gastar hasta u$s400 anuales en compras realizadas con tarjeta de crédito en sitios del exterior.

Para hacerlo, un venezolano debe cumplimentar un trámite por única vez en el año, que se gestiona por internet en Cadivi (Comisión de Administración de Divisas), el organismo que dictamina los cupos y permitirá a un ciudadano que los u$s400 en compras se liquiden a un tipo de cambio de bsF6,30, el valor oficial del bolívar venezolano (que difiere de los casi bsF75 que se pagan en el mercado paralelo).

El formulario debe presentarse en el banco emisor de la tarjeta de crédito, para que se habilite el cupo de u$s400. Si al finalizar el año el consumidor no lo usó en su totalidad, no podrá acumular el saldo, aunque automáticamente se le renovará un cupo idéntico de u$s400. De todas maneras, el gobierno de Maduro ha decidido cambiar este modelo, y lo cierto es que desde el 1 de enero de 2014, los venezolanos no pueden hacer ninguna compra por internet en el exterior, ante la indefinición del nuevo sistema.

El periodista Luis Carlos Díaz (@LuisCarlos) le explica a Infobae que en los últimos días de diciembre de cada año, los venezolanos que no usaron su cupo lo consumen en gift cards de Amazon.com, lo que les permite "ahorrar" esos u$s400 a tipo de cambio oficial en el famoso sitio de EEUU, de tal manera que puedan hacer compras por montos mayores al límite. Al empezar el año, cada venezolano tiene "el derecho" concedido por el Gobierno de solicitar u$s400 para sus compras a través de internet.

Ante las enormes restricciones que el Gobierno impuso, los venezolanos encontraron "otro negocio": vender sus cupos a pequeños empresarios. Un ejemplo son las tiendas de videojuegos, donde pequeños emprendedores utilizan los cupos de decenas de personas para adquirir los juegos que luego venden al público. Todos hacen un pequeño negocio, porque los consumidores venden sus cupos a un dólar mucho más alto que el oficial, los comerciantes logran comprar online en dólares a bsF6,30 y al vender al público utilizan un valor más próximo al paralelo o dólar negro, con lo que consiguen mejores ganancias.

Sólo en Venezuela, Argentina y, naturalmente, en Cuba, se aplican restricciones para el comercio electrónico. En Brasil se pueden realizar compras libremente en cualquier sitio del mundo, que sólo se gravan con una alícuota de 6,38% que se aplica a todo producto comprado en el exterior. Chile tiene aranceles del 0 por ciento. Colombia también permite el comercio electrónico sin restricciones. En los países con mayor libertad económica, no se penaliza la compra de un libro, un videojuego o un juego de cuchillos chinos.

Restricción de dólares (Venezuela) vs. impuestos aduaneros (Argentina)

Venezuela limita en u$s400 el monto anual autorizado para adquirir productos por internet. Argentina no fija un límite en el volumen, pero introduce dos limitaciones.

1- En Argentina pagará impuestos aduaneros del 50% del valor del producto todo monto que supere los u$s25. En Venezuela, se fija en u$s100 y el impuesto aduanero tiene varias escalas, algunas apenas del 10 por ciento.

2- En Argentina el tipo de cambio oficial introduce un impuesto de 35% que se aplica a todo consumo realizado con la tarjeta de crédito en el exterior.

3- En Argentina, la AFIP introdujo una nueva traba: sólo llegarán al domicilio del consumidor las compras por montos inferiores a u$s25, en tanto que las compras superiores sólo se podrán recoger en oficinas específicas y limitadas a dos veces al año.

4- En Argentina, cada operación deberá ser informada a la AFIP, mediante un formulario, especificando la compra, el monto y el courier que la traerá al país. En Venezuela, cuando se adquiere un producto, si está dentro del límite fijado por Cadivi, no se debe informar nada.

Ejemplo: un venezolano compra un disco de memoria por u$s98 y estará exento del impuesto aduanero porque su compra es inferior a u$s100. Sólo deberá pagar bsF617 (98 x 6,30) más el costo de envío del courier.

Un argentino compra el mismo disco y deberá pagarlo $675, a lo que deberá sumarle un 35%, es decir, su precio final será de $911,40. Pero como además la compra supera los u$s25, se le aplicará un impuesto aduanero del 50% sobre los $675 iniciales, es decir, $337,50. Por lo tanto, el precio final que el argentino pagará por el disco será de $1.248,90.

Además, el argentino deberá ir a oficinas del correo a retirar el producto, y sólo podrá hacer dos retiros en el año, con lo cual, el gobierno de Cristina Kirchner aplicó una restricción definitiva al consumo de productos adquiridos en internet.

Luis Carlos Díaz explica que el límite de u$s400 anuales no puede superarse, la tarjeta de crédito rechazará la compra si el monto supera el tope, algo que no ocurre en la Argentina. "Con mi cupo de u$s400, compro una gift card de Amazon, con el de mi esposa otra y con el de mi papá otra, así acumulo dólares que no pierdo para hacer compras", explica el periodista desde Caracas.

En el caso argentino, no se fijan montos máximos de compra, pero la restricción puede ser tanto o más dura que la de Venezuela, ya que el gobierno le exige al consumidor que informe cada compra, que pague 50% de impuestos sobre el precio y, sobre todo, que sólo podrá hacer dos retiros al año de las compras realizadas.