Participante del video sexual de Santa Teresa

Me borraron el post así que lo retomamos, y agregamos información nueva.


Al surtido de versiones, contradicciones y rumores acerca del trasfondo del video filmado en el vestuario de hombres del camping de Santa Teresa que la Justicia investiga por tres posibles delitos

se agrega ahora el relato de uno de los hombres que participaron de la filmación, que narró su versión de los hechos a El Observador con la condición de mantener su nombre en reserva.

El diario comprobó que su rostro coincide con las imágenes que se ven en la filmación.

Según dijo, a las 00:30 horas del viernes 10 de enero, él y tres amigos –de entre 20 y 22 años– se estaban duchando para luego ir a bailar. En eso “se apareció en la puerta del vestuario” la mujer de 27 años y les gritó desde la puerta: “Vecinos, ¿qué van a hacer?”.

En realidad ellos nunca la habían visto antes; creen que los llamó así para iniciar la charla.

“Esperá ahí afuera que ahora vamos”, le respondieron ellos según el relato del hombre.
Pero entró igual. Vestía pollera y musculosa, y cargaba una toalla y un cepillo de dientes, según el relato del joven. “Para esperar afuera, me baño con ustedes”, alegó. Luego se desnudó y abrió la canilla de una de las duchas.

Son cubículos individuales separados por mamparas de acrílico. A los minutos se le acercó un hombre (desconocido para él), sorprendido por la presencia femenina en el baño. “Ella enseguida se le agachó” para practicarle sexo oral, relató.

En el baño había muchos hombres porque era la “hora pico” en la que se van a bañar, previo al baile. Luego del primer hombre fue el turno de “otra barra” de cinco o seis varones. Al rato estos “se la llevaron a la carpa”, según pudieron ver él y sus amigos.

Ellos terminaron de ducharse y se fueron a su carpa. Una vez ahí empezaron a “darse manija”: “Cómo no vamos a hacer nada, si entró regalada…”, se cuestionaron.

Entonces uno de ellos volvió al baño a ver si estaba la mujer. Efectivamente, había regresado. Habían pasado 45 minutos desde que habían salido del vestuario.

Ahí fueron los cinco a buscarla. “No somos ningunos santos”, dijo el informante a El Observador. Es entonces cuando se produce los hechos registrados en el video que se viralizó: la mujer les hace sexo oral a cuatro de ellos. El que lo filmó no fue ninguno de participantes; de hecho, en el video se ve que hay más de una persona registrando la escena. El participante no sabe quién filmó ni quién subió el video a Whatsapp.

“Quiero que la gente sepa que los hombres que salimos en el video no nos consideramos ningunos fenómenos ni nada que se le parezca, tenemos las mismas ganas que tiene ella de que el video desaparezca”, dijo.

Según contó, quieren aclarar que lo que hicieron no es delito porque según su relato, ella no estaba visiblemente alterada ni parecía drogada, como alegó la mujer en su denuncia. “Se reía”, afirmó el hombre. Agregó que a ellos les parecía “graciosa” la situación y por eso en el video se los ve riéndose. “Hablábamos con ella y jodíamos: ‘¿Vamos a la playa?’, le preguntábamos. ‘Y sí, vamos’”, les respondía ella.

Cuando a criterio del grupo de amigos la situación “ya no daba para más”, entró un hombre brasileño al baño y quedó sola con él.

En ese momento llegó un patrullero y entraron al baño un policía y un militar. Los jóvenes “dispararon” del lugar, pero llegaron a ver que los uniformados “cargaban” con el brasileño y la mujer.

Ellos volvieron a su carpa, ubicada en el sector “El Chorro”. Cinco minutos después, el brasileño “andaba en la vuelta” pero la mujer no, y no la volvieron a ver en esa zona.

Cuando la mujer declaró ante Delitos Complejos del Ministerio del Interior, varios días después de los hechos antes relatados, denunció que los uniformados la violaron. Esta versión contrasta con la versión dada por los uniformados a la Policía y avala parte del relato de la mujer.

Uruguay

Lo que declaró la mujer

En el escrito que la protagonista del video entregó a la Policía –y al que accedió El Observador– se afirma que el miércoles 8 de enero (a diferencia del informante, que refiere al viernes 10) ella fue al boliche La Posta, tomó alcohol y fumó marihuana.

En declaraciones posteriores agregó que en el local le dieron un whisky al que sintió “gusto raro”, abriendo la sospecha de que le pusieron algo en el vaso.

“Luego de media hora de estar en el lugar arriba mencionado perdí la conciencia y por ende el total control de mis actos (...) Luego me desperté el 10 de enero no comprendiendo lo que había sucedido y con mi cabeza fuera de control”, declaró.

La denuncia inicial de la joven se centró en que no prestó su consentimiento para mantener relaciones sexuales con los hombres que aparecen en el video ni para ser filmada. Luego agregó que fue violada por los uniformados.

Su abogado explicó a El Observador que la mujer “pasó uno o dos días en un limbo”, y por eso fue recordando las cosas de a poco. Eso explica que después haya declarado al personal de Delitos Informáticos que al salir del baño, un policía y un militar amenazaron con sacarle la carpa y echarla del camping, y luego abusaron sexualmente de ella.

video

Denuncia de abuso difícil de probar

La denuncia penal por abuso sexual que la joven acampante en Santa Teresa realizó contra un militar y un policía será "muy difícil de probar", afirma la defensa de uno de los acusados. Más de veinte testigos declaran ante la Justicia por el caso.

La joven que admitió ante la Justicia haber consumido marihuana, LSD y whisky, denunció que fue sacada del baño por un militar y un policía que en un descampado abusaron de ella obligándola a mantener sexo oral. Los implicados lo niegan y señalan que la condujeron a su carpa. El abogado del militar acusado, Paulo Priliac, afirmó a El País que ninguno de los dichos de la mujer puede probarse. "No hay elemento ninguno como para sustentar esa denuncia; es la palabra de ella y nada más. No hay examen forense, ni pericia diez días después del hecho. No hay elemento ninguno", afirmó.

Priliac dijo que "la muchacha es una víctima; en realidad, la tenían que haber asesorado que no hiciera esta denuncia, si ves un abogado lo que tiene que plantear es cómo defenderte. El delito de violación no lo puede demostrar y lo otro no es delito, entonces para qué una denuncia", se preguntó.

El abogado descartó que su cliente inicie una demanda contra la mujer por injurias. "Para mí sería como pegarle una mujer que está caída, yo no tengo idea de hacer nada. Tal vez haya mérito para hacer un juicio, pero no lo vamos a hacer", indicó.

La joven denunciante declaró "No recuerdo como comenzó pero terminé teniendo relaciones sexuales orales fuera del auto con los funcionarios militares, en el descampado, con los dos por separado. No recuerdo el grado ni la fisonomía de dichos militares", declaró.

Los abogados del militar y el policía niegan la acusación, afirman que la condujeron a la carpa y que además nada de lo que dice la denunciante se puede probar.

La defensa de la joven solicitó a la Justicia que bloquee el video sexual en más de una decenas de páginas de contenido pornográfico.


camping

Transcendencia del video en las redes

El video sexual de una joven uruguaya con varios hombres, en un baño público del Parque Santa Teresa, en Rocha, saltó de las redes sociales a los sitios web dedicados a esta clase de videos.

Por lo menos dos páginas especializadas en contenidos sexuales “calientes”, una centroeuropea y otra argentina, han colgado entre su oferta “premium” el video donde la joven uruguaya estudiante de medicina brinda placer oral a 4 masculinos en el baño público de hombres del popular balneario Parque Santa Teresa, en el departamento de Rocha.

Por lo menos dos páginas especializadas en contenidos sexuales “calientes”, una centroeuropea y otra argentina, han colgado entre su oferta “premium” el video donde la joven uruguaya estudiante de medicina brinda placer oral a 4 masculinos en el baño público de hombres del popular balneario Parque Santa Teresa, en el departamento de Rocha.

Autoridades a cargo de la investigación, una dependencia denominada de “Delitos Complejos” prevén que en cualquier momento, el video emigre a la categoría “free” donde cualquier internauta, sin pagar los US$3,42 que requiere la categoría premium, pueda contemplar la acción “descontrolada”, como ella misma la calificó en sede judicial, de “Lola”, seudónimo utilizado en Internet para identificar a la joven uruguaya futura doctora en medicina.

Los procedimientos oficiales incluyen la solicitud a los administradores de los sitios web para que eliminen de su oferta el video de la estudiante de medicina practicando sexo grupal con 4 hombres en el Parque Santa Teresa, un centro balneario bajo propiedad y administración de las Fuerzas Armadas uruguayas.

“Lola” presentó una denuncia judicial por difamación recién cuando su imagen corrió como reguero de pólvora en las redes sociales, especialmente en la muy popular whatsapp, donde la grabación de 4 minutos 38 segundos fue intercambiada “miles de veces, según Alejandro Silva, del observatorio Promedia, especializado en monitorear estas redes.

El video sexual completo de la joven uruguaya en el baño del Parque Santa Teresa, Rocha, recibe la calificación 98% de calidad, en la escala habitual del principal sitio especializado radicado en República Checa.