Un insólito hecho policial sacudió a la pequeña localidad santafesina de Hersilia. Celestino Nicolau, el presidente comunal de ese lugar, fue apuñalado por un empleado que estaba como encargado del natatorio del pueblo. Pero lo más sorprendente del caso es que, cuando el atacante escapaba sufrió un infarto y cayó muerto.

Según se supo de fuentes locales, todo empezó cerca de las 20 hs. del pasado martes. Todavía no se sabe cuál fue la causa. Lo cierto es que Nicolau mantuvo una discusión con un hombre de apellido Perino, quién trabajaba cuidando el natatorio comunal.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Policía, el tono de la discusión fue subiendo hasta que en un momento el empleado sacó un cuchillo y apuñaló al presidente comunal. Los médicos después determinaron que le pegó cuatro puntazos, cerca de la zona pulmonar.

Después de tan trágica resolución, Perino, un hombre de 54 años, quiso escapar del lugar. Pero a los cien metros su corazón falló: sufrió un infarto y cayó muerto. Creen que la tensión vivida fue determinante para que se le produjera la falla cardíaca.

Hersilia es una pequeña localidad del Noroeste santafesino, casi en el límite con Santiago del Estero. Está a 260 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia. Pertenece al Departamento San Cristobal, tiene unos 3.000 habitantes y la principal actividad es la producción agrícola y ganadera.

Nicolau fue llevado con urgencia hasta la cercana ciudad de Ceres (está a unos 20 kilómetros de Hersilia) y quedó internado en la Clínica Parque. Su estado, según dijeron los médicos, es delicado.