Venezuela llora la partida del Tío Simón Díaz.


Simón Díaz, El Tío Simón, icono de Venezuela en el mundo, falleció este miércoles en Caracas. Tenía 85 años.

Nació el 8 de agosto de 1928 en Barbacoa, estado Aragua.

La información fue confirmada por su hija su hija Bettsimar Díaz.

Bettsimar Díaz @BettsimarDiaz: "Con lágrimas le anuncio al país que mi amado padre, partió esta mañana, en paz".

Por su talento y carisma este músico, compositor e intérprete del género popular venezolano, recibió innumerables reconocimientos, entre ellos el Grammy, pero como él mismo decía, "nada como sentir los aplausos de tu gente, en tu país, que canten a todo pulmón tu 'Caballo viejo', eso no lo cambio por nada, ni siquiera por el día que canté en el Carnegie Hall de Nueva York".


Tan pronto se confirmó la noticia de la muerte del "Tío Simón", las muestras de cariño y también de pesar, se han multiplicado y llenado como una avalancha las redes sociales.


Ícono del venezolanismo se convirtió en uno de los compositores populares más valiosos y universales de América Latina, llegando a ser una pieza indiscutible de la historia de la música popular, tanto en su país como en el resto del mundo.

Caballo viejo, su canción más conocida, llegó para quedarse en el corazón de todos desde 1980 en el álbum homónimo. Ha sido traducida a doce idiomas, y versionada por numerosos artistas y conjuntos musicales de fama internacional (existen alrededor de 300 versiones de ella).

Algunos han sido Papo Lucca, Celia Cruz, María Dolores Pradera, Julio Iglesias, Gilberto Santa Rosa, José Luis Rodríguez, Oscar D'León, Ray Conniff, Freddy López, Celso Piña, Rubén Blades, Roberto Torres, Tania Libertad, Carlos Nuño y la Grande de Madrid, Armando Manzanero, Ry Cooder, Martirio, Bareto y Plácido Domingo, Eazy-E, Daddy Yankee y Kumbia Queers, Circo Vulkano.

El ministro de Cultura, Fidel Barbarito, expresó este miércoles que el cantautor venezolano Simón Díaz, gran exponente de la música venezolana en sus géneros tonada y pasaje, "dedicó su vida visibilizar la música del llano desde su infinita diversidad" y que la patria guarda el extraordinario legado que dejó para la cultura venezolana.

"El maestro Simón Díaz dedicó toda su vida a visibilizar la música del llano venezolano, los cantos del trabajo, las coplas, desde su extraordinario sentido del humor, desde su extraordinario amor por la patria. Él nos contagió a todos y nos enamoró de lo nuestro, de nuestras tradiciones, de nuestra forma de hablar, de sentir", destacó Barbarito, en un contacto telefónico con Venezolana de Televisión.


Para este miércoles, luego de las 12:00 del mediodía, está prevista una actividad en la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, en Caracas, donde la comunidad cultural se reunirá para pronunciar un mensaje de solidaridad ante tan lamentable noticia.

En ese lugar, anunció el ministro, se hará un acto en el cual todos los músicos "mostrarán un mensaje de reconocimiento a la enorme tarea y la obra musical del maestro Simón Díaz".
Delcy Rodríguez ministra de Información, se pronunció a través de su cuenta en twitter @DrodriguezMinci sobre la partido del Señor de la Tonada.

“La Patria lamenta la penosa pérdida de Tío Simón. Amado entre niños, jóvenes y viejos ¡Unificó en una sola edad el amor de Caballo Viejo!”, exclamó.

http://www.panorama.com.ve/uploads/Simon_Diaz_2.jpg


Artistas expresan su pesar por el fallecimiento del Tío Simón

Simón Diaz el Tío que nos dejo...

Muerte de Tío Simón


El anuncio lo realizó su hija Bettsimar Diaz, la mañana de hoy en su cuenta de Twitter


Artistas y comunicadores expresaron este miércoles sus condolescias por el fallecimiento del cantautor y poeta venezolano, Simón Díaz.

Muerte

El anuncio lo realizó su hija Bettsimar Diaz, la mañana de hoy en su cuenta de Twitter. "Con lágrimas le anuncio al país que mi amado padre, partió esta mañana, en paz", escribió.

De inmediato iniciaron los mensajes a través de la red social. A continuación algunos tuits:

@Leonardo_Padron: Simón Díaz fue uno de los mejores capítulos de nuestra historia, nuestro compositor más universal, la versión más noble de este país.

@SoniaVillamizar: Adiós a uno de los venezolanos más grandes y más queridos, nos dejas un gran legado maestro! QEPD Simon Díaz

@LatinGRAMMYs: La Academia Latina de la Grabación lamenta la partida de nuestro Simon Diaz

@robertolamarca2: Que pena tan grande la perdida del maestro Simon Diaz grande entre los grandes,su legado vivira para siempre,adios amigo,adios Tio Simon.

@cmrondon: Confirmamos la triste noticia de la muerte de nuestro querido Simón Díaz. Paz a sus restos.

@MariangelRuiz7: El gran Simón Díaz! Nos dio tanto, pero tanto. Merece todos nuestro honores!

@gustavoguaco: Murió Simón Díaz uno de mis ídolos, texto de consulta y ejemplo a seguir. Mi sentido pésame a la familia

ayer


La mañana de este miércoles, Bettsimar Díaz, hija de Simón Díaz, anunció la muerte del afamado cantautor venezolano. "Con lágrimas le anuncio al país que mi amado padre, partió esta mañana, en paz", publicó en su cuenta en la red social Twitter.

Conocido internacionalmente por ser el autor de "Caballo Viejo", las composiciones de Simón Díaz, al margen de la tonada, han sido interpretadas por artistas como Plácido Domingo, Ray Conniff, Julio Iglesias, Celia Cruz, Rubén Blades, Gilberto Santarrosa, Gipsy Kings, Tania Libertad, María Dolores Pradera, Armando Manzanero, Barbarito Diez, Ry Cooder, Martirio y Oscar de León.

El compositor venezolano grabó su primer álbum como cantante y compositor en 1963. En el año 2001 editó El Amorosante, donde repasaba sus comienzos con el bolero y en 2005, Sabaneando. Además es reconocido por ser un destacado comediante en Venezuela, su carrera también ha abarcado papeles en películas, televisión y teatro.

Fue el primer venezolano en recibir una Grammy Honorífico por su trayectoria artística y musical.


link: http://www.youtube.com/watch?v=6-5Vtcdcz1U

simon diaz

Caracas, 19 de febrero. Noticias24).- La mañana de este miércoles, la noticia del fallecimiento de Simón Díaz fue confirmada por su hija Betsimar. Será recordado como una de las máximas figuras del folklore venezolano.

Simón Narciso Díaz Márquez nació la mañana del 8 de agosto de 1928 en Barbacoas (en ese entonces, estado Guárico), donde desde muy pequeño se involucró con las tradiciones del llano y con la música.

Tras la muerte de su padre, en 1940, se traslada con sus siete hermanos y su madre a San Juan de los Morros. Allí logra culminar sus estudios de primaria y recibir, formalmente, sus primeras lecciones de música, con el maestro Ramón Ziegler.

A los 15 años, ya se presentaba como actor humoristíco, apodado “El Chato”, en un centro social donde alternaba con la Orquesta Siboney. Un día, el cantante oficial de la orquesta se enfermó y, a solicitud del dueño del local, le tocó a Simón reemplazarlo, quedándose por un tiempo como bolerista de la agrupación.

“Me voy pa´ Caracas”

La experiencia en la Orquesta Siboney le hizo sentir a Simón que San Juan de los Morros se le hacía pequeño. Quería abrirse paso en el mundo del espectáculo, su deseo era cantar como Rafa Galindo, (bolerista de la Billo´s Caracas Boys, muy popular para la época) o Carlos Gardel. Es así como día decidió irse a Caracas a probar suerte.

Llega a la capital el 14 de marzo de 1949, y consigue su primer empleo, como cobrador de banco. Un día, ante un anuncio colocado en la entrada de una casa en la parroquia San Juan, decide recibir clases de piano, con el profesor Teófilo R. León; posteriormente, se inscribiría en la Escuela Superior de Música luego de aprobar el examen realizado por Vicente Emilio Sojo, llegando ser compañero de clases de José Antonio Abreu.

Comienza el éxito

En 1963, Simón conoce a Hugo Blanco, quien se convertiría en una figura importante dentro de su carrera musical.

Fue Blanco quien le da la oportunidad de grabar en el disco Parranda criolla los temas “Por Elba” y “Matagente”, dos temas de corte humorístico, estilo que marcaría buena parte de su repertorio bajo la producción del arpista y compositor.

Al año siguiente, sale a la venta el álbum Llegó Simón, donde se incluye el éxito “El superbloque”, que serviría para afianzar la naciente popularidad del intérprete.

En 1966, se publica el disco Caracha Negro, título alusivo a una de sus frases más representativas.

Un total de 16 álbumes de larga duración fue el resultado de la dupla Díaz-Blanco, incluyendo grabaciones en ritmo de Salsa y las famosas Gaitas de las cuñas.

El cine, la radio y la televisión

En 1963, Simón Díaz hace su primera aparición en el cine. La película Cuentos para mayores, de Román Chalbaud, sería el inicio de una lista de cintas cinematográficas en las que participaría como actor.

Isla de sal (1964), El reportero (1966), La bomba (1975), Fiebre (1976), La invasión (1977) y La empresa perdona un momento de locura (1978) fueron las películas en las que el artista paseó entre lo humorístico y lo dramático.

En televisión obtuvo altísimos ratings de sintonía gracias a programas como La Quinta de Simón, Reina por un Día, Criollo y Sabroso; y Contesta por Tío Simón, este último de donde surgió el apelativo con el que cariñosamente se le comenzó a llamar.

La radio también sirvió para afianzar la popularidad del intérprete. Media Hora con Joselo y Simón, era una mezcla de música y humor que realizó con su hermano a través de Radio Rumbos a las 6:30 de la tarde; luego vendría, en la misma emisora Rumbos, Coplas y Canciones el cual se mantuvo durante muchos años al aire con altos índices de sintonía.

Las tonadas y “Caballo Viejo”

En su primer disco -Llegó Simón-, graba Tonada del Cabrestero, la primera de una larga lista, las cuales servirían para destacar y popularizar este canto propio del ordeñador en el campo.

Una de sus más conocidas es la Tonada de Luna Llena que, incluso, fue versionada e incluida como parte de la banda sonora de la película La Flor de mi Secreto, de Pedro Almodovar (1995).

El tema Caballo Viejo se lo dio Simón a la cantante venezolana Mirtha Pérez, quien fue la primera en grabarlo. Vendrían luego las versiones de Freddy López y la del propio autor, publicada en el disco Golpe y Pasaje, de 1980. A partir de ese momento, unas 350 versiones, incluyendo, entre otras las de Plácido Domingo, Gilberto Santa Rosa y Celia Cruz con la Sonora Matancera, han hecho de esta canción una de las más emblemáticas de la música venezolana en el mundo entero.

El reconocimiento a una larga carrera de éxitos

Simón Díaz fue distinguido con innumerables condecoraciones, medallas, premios y homenajes.

Uno de los últimos fue el premio Grammy Latino a la trayectoria, otorgado en 2008 y con el cual se le reconoció toda una vida llena de éxitos, de composiciones donde siempre destacó su amor por el país y por dejar en alto, más allá de nuestras fronteras, la música venezolana.

tio simon

La última entrevista que Simón Díaz le concedió a el diario El Nacional de Venezuela fue en el 2006. Lea a continuación un extracto de la misma: Apenas llega de la gira que lo llevó por Estados Unidos y Canadá, pero en su conversación la palabra que más se escucha es Venezuela. Afirma que se moría de ganas de cantar otra vez aquí, y por eso realizará un concierto en homenaje a las madres. Trata de quedarse con su liquiliqui beige y su sombrero, pero el sofocante calor de la ciudad, a pleno mediodía, hace que antes de hablar vaya a cambiarse el traje que lo ha acompañado durante tantos años. 'Tío Simón' comienza la conversación con la advertencia: "Si me vas a hacer un reportaje y me echo cualquier equivocada, por la edad que tengo, bueno, tú me arreglas, oíste?". Un pedido que enseguida se demuestra innecesario. A sus 76 años, quizá las palabras no llegan como torrente a sus labios, pero al hablar de música no hay jugada que le haga la memoria, quizá porque cada episodio de su vida se hizo canción, cada recuerdo está impreso en los más de 200 temas que ha compuesto y cantado durante casi 60 años de trayectoria artística. Aunque ya no es 'novillo', al cantor se le iluminan los ojos cuando dice que únicamente aspira, como se escucha en su famosa 'Tonada de cabestrero', a seguir "cantando su copla en la madrugá" para poder representar a Venezuela. Con su hablar cantadito, dice que llevar parte de la música venezolana a otros rincones del mundo es lo que lo hace feliz. Eso sí: "Para que lo sepas, mija, no lo hago por mí, lo hago por Venezuela, porque se lo merece y lo necesita. El país tiene muchas cosas para representarlo y yo lo hago con canciones, así como lo hacen otros con música también o con pelota, porque no soy yo nada más". Su música no está desligada de los duros episodios de su infancia (a los 11 años quedó huérfano de padre), que le sirvieron para entrar en contacto directo con su tierra, su Barbacoas natal y posteriormente San Juan de los Morros, con su gente, con las jornadas del llano, con esos colores del amanecer que ya mucho antes han dibujado las primeras horas de trabajo, con los atardeceres de descanso para contemplar con más detenimiento el paisaje. Cada imagen de su música lo hace estar en contacto con sus querencias, con las mismas nostalgias que le han permitido la hazaña de llevarle un llano plagado de metáforas al hombre citadino, de crearle todo un universo simbólico a quien nunca ha amanecido con el mugir de las vacas e incluso a quienes jamás han pisado suelo venezolano, seres de otras partes del globo que pueden así imaginar y sentir un paisaje que no conocen. No por casualidad se pregunta Graterolacho: ¿qué sería del llano sin Simón? El llano en Manhattan Se acaba de comprobar esto, una vez más, en el mítico Carnegie Hall de Nueva York, donde la emoción hizo correr lágrimas no sólo en los rostros de venezolanos residenciados en esa ciudad, sino también de los centenares de estadounidenses que asistieron a su concierto. Al ritmo del arpa, cuatro y maracas, se hizo evidente que la inmensidad del llano tiene frontera breve cuando de música se trata. Un mes antes de la función, en la puerta del teatro, ya el afiche de promoción mostraba una franja transversal con las palabras 'Sould out', para anunciar el agotamiento total de las entradas. "Para mí, haber cantado en el Carnegie Hall significó mucho, además de una gran emoción. Yo estaba encantado de estar ante ese público que cantaba y lloraba con mis canciones. Los primeros minutos me tradujeron, pero ya después solo fue la música, el público, la tremenda emoción y yo", dice Díaz, evidentemente conmovido por el recuerdo. Su presencia en esa ciudad, como en tantas otras plazas del mundo en las que es constante referencia a través de otros artistas que cantan y versionan sus composiciones, confirma el invalorable legado de este compositor a la cultura venezolana. Las notas y los amores de Caballo viejo han sido interpretados por muchas agrupaciones. Con una versión de este tema, con arreglos de Leoncio Ontiveros, la Coral de Táchira obtuvo en el año 2001 el segundo lugar de uno de los certámenes más prestigiosos del canto coral: el Festival Internacional de Habaneras y Polifonía, en España. Gilberto Santa Rosa lo llevó hasta las discotecas, para bailarlo al ritmo de salsa sinfónica. Estas son sólo algunas de las 350 versiones que tiene este tema, en 12 idiomas. Admiradores de Díaz, como Joan Manuel Serrat, han hecho de esta canción un punto obligado en sus conciertos. Al contrario de lo que muchos pudieran pensar, las nuevas generaciones de venezolanos se encargan de mantener viva la música del 'tío Simón', nombre con el que lo conocieron hace años en el programa televisivo que conducía. Temas como Clavelito colorado y Tonada de luna llena, entre otros, han pasado por los filtros de equipos especializados para hacer con ellos música electrónica. Lejos de mostrarse contrariado, el autor se deleita al escuchar estas iniciativas. Su hija Bettsimar Díaz, quien funge como su representante, comenta: "A mi papá siempre le ha encantado que la música pueda vestirse de todas las formas que las mismas generaciones van creando. Para él, sigue manteniendo su esencia, porque ninguna forma ofende a la otra. La música, me ha dicho toda la vida, tiene que correr según como el hombre se vaya expresando." No deja de llamar a los jóvenes para que conozcan la tierra venezolana y encuentren en ella fuente inagotable para su inspiración. A su vez, él encuentra en ellos la esperanza de seguir cantando eternamente. "Cuando yo me vaya de esta vida, de este mundo, ellos van a seguir cantando mi música".