Maduro creará “tarjeta electrónica de abastecimiento seguro"
Maduro anuncia tarjeta de racionamiento



El presidente de Venezuela confirmó que las familias tendrán "una tarjeta bancaria" para "garantizar la satisfacción" de necesidades básicas y para la compra de electrodomésticos. Regalarán casas, autos y motocicletas a quienes se inscriban. Lo calificó como "un sistema superior" para "aplastar a los especuladores". El antecedente cubano 

fidel


Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, anunció este sábado la creación de "un sistema superior" de abastecimiento "para aplastar a los especuladores que se aprovechan", según el mandatario, de los actuales programas de precios subsidiados. 

"Voy a lanzar un nuevo sistema con un conjunto de componentes que fortalezcan el apoyo de la familia que va a abastecerse. Es un sistema con una tarjeta bancaria electrónica", anunció. 

Además, confirmó que, como lo hacen "las cadenas capitalistas", regalarán casas, vehículos y motocicletas a los ciudadanos que se inscriban en el programa. 

El desabastecimiento es uno de los principales problemas que afronta del país y el Gobierno admite que 28 de cada 100 productos medidos no se encuentran ni tienen sustituto, de lo que responsabiliza a "una guerra económica" que, denuncia, le ha declarado la oposición política y empresarial. 

A la escasez se une la inflación, superior al 56% en 2013, entre los problemas que explican el descontento que recorre el país. 


Venezuela 

Según detalló Maduro, el nuevo sistema para adquirir productos de primera necesidad, y también electrodomésticos, será articulado por el Poder Ejecutivo con la Ley de Precios Justos. 

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras mundiales, es escenario desde el 4 de febrero de protestas callejeras iniciadas por estudiantes de San Cristóbal tras el intento de robo y violación de una universitaria. 

Ley de Precios Justos 

La ley entró en vigor el pasado 24 de enero, y establece ganancias máximas de 30% y arduas penas administrativas y penales, que van de 2 a 14 años de prisión, para quienes incurran en especulación, acaparamiento y contrabando de bienes. 

En su momento, Maduro dijo que expropiará las empresas que incumplan la ley y criticó a la patronal Fedecámaras, que impugnaba el texto por considerarlo "inconstitucional". 

"Compañeros -en referencia a los empresarios-, están ante un gobierno justo, ¡nadie tiene excusas para estar especulando!", exclamó el mandatario, que aseguró que los especuladores y contrabandistas "tendrán que ir a una fría celda". 

El antecedente cubano 

Oficialmente la libreta en la isla surgió el 12 de julio de 1963 con la creación de las Oficinas de Control y Distribución de Alimentos (OFICODA). Se entregó por núcleo familiar y después también abarcó a las prendas de vestir y calzar. 
comida

Fidel Castro la presentó la presentó como una solución económica para muchas familias en la isla. El programa regula la venta de alimentos a precios subsidiados en una red de almacenes oficiales, una idea que en Venezuela fue imitada por Hugo Chávez y Nicolás Maduro pretende ahora profundizar. 


Imagen de la libreta de racionamiento de una familia cubana 

El objetivo del surgimiento de la libreta cubana estaba encaminado a regular e igualar la distribución y que a cada cual le tocara lo mismo, a precios controlados centralmente. La Revolución llegó con la política de que la gente tuviera acceso a un consumo mínimo. La libreta es eso: un consumo mínimo; una canasta básica elemental a un precio accesible de acuerdo con el salario medio. 

patria

Sin embargo, a más de cincuenta años de su creación, los productos ofrecidos no son suficientes y las familias deben recurrir al mercado negro para sobrevivir. La cantidad de alimentos contemplados en la libreta comenzó a estrecharse con la crisis cubana de los años noventa posterior a la disolución de la Unión Soviética. 


En la imagen se puede ver el precario mecanismo de control implementado por el régimen de la isla 

La cantidad de productos subsidiados siguió en descenso desde que en 2008 el dictador Raúl Castro eliminó "subsidios y gratuidades indebidas", por lo que las papas, los cigarrillos, el jabón y la pasta de dientes dejaron de estar en la libreta. En consecuencia, las familias deben recurrir al mercado negro y pagar precios desorbitantes en relación a sus ingresos.
 


maduro