Mueren 3 personas mas en vzla


La ola de protestas contra Nicolás Maduro se cobró este miércoles la vida de tres personas en Valencia

Muertes

Valencia, zona conflictiva

Valencia se ha convertido en uno de los territorios más conflictivos. Previamente a las muertes de hoy falleció Génesis Carmona, Miss Turismo Carabobo, asesinada con un disparo que le entró por la nuca y le reventó el cerebro. Su familia y amigos culpan a colectivos revolucionarios, que dispararon sobre una marcha pacífica pocas horas después de que el gobernador, José Ameliach, les ordenara un "contraataque fulminante".

"Voy a tomar medidas drásticas con todos estos sectores que están matando al pueblo de Venezuela", respondió Maduro, quien anunció la convocatoria urgente del gabinete de seguridad. "Vamos a buscar a los asesinos... a los francotiradores fascistas. ¿Hasta dónde quieren llegar los asesinos?", añadió el presidente, que culpa a los guarimberos y protege a los colectivos revolucionarios.

'Vamos a buscar a los asesinos... a los francotiradores fascistas. ¿Hasta dónde quieren llegar los asesinos?', grita Nicolás Maduro
Los estudiantes de Caracas, en cambio, sí tenían muy claro hasta dónde querían llegar: hasta la Defensoría del Pueblo para exigir el cese de su titular. No sólo se quedaron con las ganas, sino que también recibieron "gas del bueno", el mismo con el que les castigó Hugo Chávez en 2009.

El himno venezolano "¡Gloria al bravo pueblo!", tantas veces cantado en nombre de la patria, volvió a ser entonado el miércoles a duras penas por gargantas estudiantiles, mientras eran reprimidos con las bombas lacrimógenas a las puertas de la Universidad Central de Venezuela (UCV), en Caracas.

Los jóvenes no pudieron vulnerar el blindaje impuesto por el estado contra su marcha, convocada al cumplirse el primer aniversario del 12F. Hace un mes, la protesta de los universitarios acabó en una emboscada de efectivos de la Inteligencia bolivariana y paramilitares, que provocó la muerte de tres personas: los jóvenes opositores Blassil Dacosta y Roberto Redman y Juan Montoya, líder de los colectivos revolucionarios, que vigilaba la marcha.


Una nube de gas lacrimógeno envolvió al último grupo de estudiantes, que aguantó la embestida policial. Mucha asfixia y algunos golpes, atendidos en un ambulatorio médico cercano. Al menos tres jóvenes sufrieron heridas en cara y cabeza, tras impactarles las bombas. Otros muchos padecieron la asfixia del gas.

"Régimen cobarde, mientras más nos reprima, más nos dan fuerzas para seguir luchando por la libertad de Venezuela", acusó el dirigente Eusebio Acosta, presente en la primera fila de los incidentes.

Caracas, sitiada

El chavismo sitió Caracas, declarada territorio prohibido para la oposición por orden de Nicolás Maduro. Y lo hizo sin ningún rubor gracias a un monumental despliegue de la Guardia Nacional y de la Policía Bolivariana. Ambos cuerpos de seguridad bloquearon todos los accesos al municipio Caracas Libertador, que comprende el centro y oeste de la capital, así como los organismos públicos y el palacio presidencial de Miraflores.

Cientos de efectivos, tanquetas militares, paredes metálicas movibles, estaciones de metro cerradas, que, en cambio, se abrieron como las aguas del Mar Rojo al paso de la minúscula marcha de los estudiantes chavistas, que pretendían solidarizarse con el gobierno del "hijo de Chávez". Los universitarios oficialistas dejaron varias pintadas a su paso, algunas en clara contradicción con los pintorescos mensajes "de paz" emitidos desde el gobierno: "Candelita que se prenda, la apagamos a coñazos. El pueblo".

"Mientras haya guarimbas, mientras el golpe de estado esté activado, mientras la MUD (Mesa de la Unidad Democrática) se niegue a dialogar, las marchas de la derecha no entran a Caracas. No las voy a dejar entrar", había sentenciado horas antes el todopoderoso primer mandatario.

Un mes de protestas
dictadura
En Venezuela las manifestaciones no necesitan ningún visto bueno administrativo, basta con ponerlas en conocimiento de las autoridades municipales. "Los organismos de seguridad no accedieron a ninguna opción de ruta que les planteamos para seguir nuestra protesta pacífica", explicó Gaby Arellano, una de sus líderes. Los dirigentes negociaron, sin éxito, con las fuerzas policiales. El diálogo acabó y el gas pimienta y las bombas comenzaron a volar.

'El presidente es autor intelectual de las víctimas de la actuación de grupos paramilitares al ordenarles apagar la candelita'
Varias pancartas recordaron a dos de las tres víctimas del 12F, quienes recibieron impactos de bala en la cabeza. Documentos audiovisuales han confirmado la participación de un escolta y un colaborador del general Miguel Rodríguez Torres, ministro de Interior. El gobierno no ha informado sobre el avance de las investigaciones.

"El presidente es autor intelectual de las víctimas de la actuación de grupos paramilitares al ordenarles apagar la candelita", acusó Provea, organización de derechos humanos de corte progresista.

"Esto no ha parado desde hace un mes y lejos de solucionarse, la situación continúa. Nicolás tiene que escuchar a los estudiantes de nuestra Venezuela, oírlos y atender sus planteamientos, eso es diálogo", insistió Henrique Capriles, líder opositor.