anecdotas de personajes famosos

Pablo Ruiz Picasso (Málaga, España, 1881, - Notré-Dame-de-Vie, Francia, 1973) nunca dejó de asistir a las corridas, desde su ciudad natal, hasta a las últimas que acudió, ya en el exilio, en las francesas plazas de Nîmes o Arlès.
Este célebre pintor también se ha vestido de torero, como Goya, ha tenido amigos toreros, como Luis Miguel Dominguín y por los toros, nació su amistad con Eugenio Arias, un español que llegó ser su barbero predilecto durante la residencia de Picasso en Vallauris, Francia.
Fue una amistad que se mantendría hasta la muerte del artista. Asistieron juntos a muchas corridas de toros y muchas también fueron las vivencias y anécdotas que protagonizaron.
Una tarde, en el transcurso de una corrida que presenciaban Picasso y Arias, un picador le brindó la faena a don Pablo, lanzándole su sombrero. Picasso se lo devolvió con un dibujo que había improvisado durante el transcurso de la misma.
Más tarde, al finalizar el espectáculo, el picador le comentó a Eugenio Arias que uno de los toreros que intervenían en la fiesta le había ofrecido, nada más y nada menos, que cincuenta duros por su sombrero. Arias le aconsejó que lo recuperara porque había hecho un muy mal negocio.
Años más tarde, se volvieron a encontrar el barbero y el picador y éste le agradeció efusivamente el consejo que Arias le había dado en aquella ya lejana oportunidad, ya que gracias a la venta del "famoso" sombrero había podido comprarse una casa.

Twain
Cuentan que era extremadamente despistado. Tanto que, viajando en tren por EEUU, se topó con el revisor y no dio con el billete. Tas una larga espera, con el escritor rebuscando por todos sus bolsillos, el hombre le dijo: "Ya sé que usted es el autor de "Tom Sawyer", así que no se moleste, estoy seguro de que ha extraviado el tíquet". Pero Twain seguía buscando y el revisor insistiendo en que no hacía falta, hasta que le confesó: Es que, si no lo encuentro, no se dónde debo bajarme".

El famoso director de cine Alfred Hitchcock (1889-1980) era un apasionado del buen yantar, por lo que se llevó un chasco enorme en una comida a la que le invitaron, en la que las cantidades eran más bien escasas. Su anfitrión se percató del asunto y, a modo de disculpa, le dijo: "Será mejor la próxima vez que comamos juntos". A lo que Hitchcock, con un agujero en el estómago, contestó: "Démonos ahora mismo esa oportunidad".

El dolor de muelas de Hideki Tojo
En 1985, escondido entre los archivos de la Segunda Guerra Mundial, se descubrió un documento en el que se explicaba la "travesura" del dentista estadounidense Jack Mallory, cuando este acudió para curar el dolor de muelas del general japonés Hideki Tojo, prisionero de guerra tras la ocupación norteamericana de Japón. Durante la intervención el dentista militar grabó en los dientes postizos del general japonés las palabras: "Remember Pearl Harbor" (Recuerda Pearl Harbor) en código Morse. Tres meses después de la intervención dental los japoneses descubrieron la broma y borraron las marcas de los dientes del general japonés.

Lloyd George llegó a ser uno de los hombres más representativos de la política inglesa del siglo pasado, pero, ni con eso, se libró de las habladurías de cierto sujeto que quiso humillarle mientras daba un discurso. "Oiga -le gritó- ¿podría decirnos qué pasó con el carrito y el asno con los que vendía zapatos cuando era un crío?". "Sí -respondió George- El carrito lo vendieron y en cuanto al asno...¿cómo hizo usted para poder hablar?"

George Bernard Shaw, (escritor de origen irlabdés, 1856-1950), se topó con una señorita en medio de una reunión y le dijo: "¡Qué hermosa es usted!", la dama respondió con desagrado: "Caballero, no puedo decir lo mismo de usted. ¿Qué me recomienda?". Agudo como siempre, Shaw replicó: "Le sugiero que haga como hice yo, que mienta."

George Bernard Shaw, (escritor de origen irlabdés, 1856-1950), se topó con una señorita en medio de una reunión y le dijo: "¡Qué hermosa es usted!", la dama respondió con desagrado: "Caballero, no puedo decir lo mismo de usted. ¿Qué me recomienda?". Agudo como siempre, Shaw replicó: "Le sugiero que haga como hice yo, que mienta."




fuente: http://foro.univision.com/univision/board/message?board.id=81459412431&message.id=129269

0 comentarios - anecdotas de personajes famosos