La comida basura también adelgaza

¿Qué te pasaría si todos los días comieses hamburguesas y comida basura? Posiblemente engordarías hasta tener sobrepeso u obesidad, tu humor cambiaría, tendrías problemas de disfunción sexual, daños en el hígado. Sin embargo, esa es solo una posibilidad.
La comida basura también adelgaza

Comer comida basura no tiene por qué ser tan nocivo como mostró la película 'Super Size Me'. De hecho, es posible adelgazar con la comida rápida.

Es lo que demostró Mark Haub, un profesor universitario de EEUU. Comía galletas, batidos, bollos y patatas fritas durante 10 semanas y aún así adelgazó. El truco era consumir menos de 1.800 calorías al día. Pero esa dieta puede pasar factura a la larga, porque contiene grasas nocivas y muchos azúcares

¿Y si te atiborras de comida basura pero haces mucho deporte? En algunos supuestos, algunos marcadores de salud pueden mejorar. Por ejemplo, menos colesterol.

Así lo muestra un nuevo documental llamado 'Super Train Me'. Lo ha dirigido David Moronta, yudoca y estudiante de educación física de la Universidad de Castilla La Mancha, y lo ha titulado así como respuesta al famoso documental Super Size Me. En su caso, fue un experimento científico por el cual siguió un entrenamiento físico intenso para contrarrestar los efectos de este tipo de alimentación. Sufrió daños hepáticos y padeció una sensación constante de saciedad tras hacer cinco comidas en una famosa cadena de 'fast food'.