Debido a que aumentan en nivel de atención, concentración, destreza y decisión, los videojuegos resultan muy benéficos durante la niñez, siempre y cuando se utilicen dosificadamente y no incluyan violencia, afirmó la experta María Ingrid Alanís Guevara.

Videojuegos aumentan concentración y destreza en niños: ex

La especialista en Neurofisiología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco indicó que las acciones de ver y hacer aplican en todas las esferas de la vida y el hecho de “mimetizar una acción que se hace en la vida diaria” a través de juegos de video puede tener influencias muy positivas.
Añadió que esto es tan real que astronautas, corredores de fórmula uno y más recientemente los expertos en neurocirugía, entrenan mediante videojuegos.
“Son personas que se entrenan en el día a través de estos equipos electrónicos para tener una mayor especialización visual-espacial de tal forma que tengan una destreza en la capacidad de atención, concentración y decisión inmediata”, detalló.
Sin embargo, reiteró la necesidad de dosificar el tiempo frente a los videojuegos entre los niños, ya de no tener una supervisión por parte de sus padres en cuanto al contenido y las horas que dedican a esta actividad, va a repercutir en la socialización del niño, tornándolo más bien aislado, eso sin contar que además tenderá a ser violento.
Incluso, añadió que al estar en un proceso evolutivo, en especial durante la edad preescolar, no es conveniente inducir a los niños a la práctica de videojuegos y tampoco permitir que la televisión sustituya por horas la interacción que deben tener con otros pequeños o con sus padres y la actividad física tan necesaria en esta fase de la vida.
Dijo que la región cerebral que más se activa al estar jugando en la computadora, el celular o la tablet es la frontal y precisó que “la función de los lóbulos frontales es la iniciativa y la motivación, y esto provoca que el niño juegue por tiempos prolongados, surgiendo entonces un sustrato de adicción”.
Resaltó que puede persistir incluso hasta la adultez con repercusiones importantes en el desenvolvimiento del individuo.
“Puedo ser muy inteligente, muy hábil y con muchas destrezas, pero si socialmente me llevo mal, me van a echar de la universidad, del trabajo, voy a tener una tendencia violenta y no tendré éxito en la vida”, indicó la experta.
Por ello, consideró que para lograr el efecto positivo de los videojuegos, en primer lugar es importante supervisar que su contenido “no sea violento”, pero además hay que dosificar el tiempo que dedican a esta actividad.
“Lo ideal es que jueguen una hora pero dividida en periodos de 15 minutos a lo largo del día y de preferencia antes de las seis de la tarde”, esto último para que no interfiera en un sueño reparador, recomendó al experta.
Esta dosificación, señaló, puede aplicarse en otras actividades del niño: “no ponerlo a hacer la tarea y sentarlo 'hasta que termine' porque luego lo tomará como una 'tortura', tampoco sentarlo horas y horas frente al televisor mientras hago quehaceres del hogar porque, igual, va a generarle mucha introspección y lo hará poco sociable”.
Indicó que además, esa actividad tan pasiva de estar por tiempos prolongados operando videojuegos o viendo la televisión, como es sabido, es importante precursora de sedentarismo y la consecuente ganancia de peso.
Alternar actividades a lo largo del día, incluso los videojuegos, es lo ideal para obtener los mejores resultados: serán niños con mayor capacidad de decisión, atención y concentración, pero además más sociables lo cual redundará en su óptimo desarrollo y calidad de vida, expuso.