Prince Royce se suma a la oleada de bachata que inunda a la Argentina


El estadounidense descendiente de dominicanos, aspirante al título de Rey de la Bachata y que inicia su primera gira argentina, consideró que los ritmos caribeños “son muy románticos, muy seductores y apasionados, como la bachata, el bolero y el tango”.

La buena música inunda la Argentina


Geoffrey Royce Rojas nació en 1989 en el Bronx, Nueva York, hijo de una pareja de trabajadores dominicanos y desde chico fue mezclando el rap, el hip hop y el R&B estadounidenses con la bachata y el bolero que sus padres le hacían escuchar en vinilo en su casa.

En la industria discográfica debutó a inicios del 2010 con el lanzamiento de su álbum “Prince Royce”, en el que se encuentran sus sencillos “Stand by Me” y “Corazón sin cara", los cuales alcanzaron la primera posición en la lista Tropical Songs de Billboard.

Aunque en las radios y canales de TV se lo vinculó con el reggaetón, Royce no aborda ese estilo, lo suyo es algo más romántico y cuando escribe un tema más bailable, prefiere el hip hop o el R&B mezclado con salsa, merengue, calypso o reggae.

Con su cara bonita y su voz suave, Royce conquistó rápidamente el mercado latino y puso en riesgo el reinado de Romeo Santos, considerado el Rey de la Bachata, quien también por estos días se encuentra recorriendo nuestro país.

“Artistas como Juan Luis Guerra y Aventura –el ex grupo de Santos-, me influenciaron mucho, crecí escuchándolos junto a otros músicos, anteriores a ellos, de los que mis padres tenían sus discos”, recordó el artista.

“Juan Luis Guerra -destacó- siempre fue el más grande, él puso tantos géneros en la bachata, como el pop, y todo eso me motivó a meterme en la música. Juan Luis le dio universidalidad a la bachata, con él aprendí a divertirme con la música y a fusionar ritmos”.

Sobre los aires románticos y cachondos en la bachata Royce dijo que ”para bailar es diferente al reggaetón, donde se baila solo, y a los hombres el ritmo nos entra por los ojos cuando vemos a una chica menear sus caderas”.

“La bachata tiene la sensualidad y sexualidad del tango porque se baila de dos, con mucho romanticismo, los cuerpos bien pegados, con mucha cadencia, es un estilo más diferente, invita siempre al roce, a entregarse al otro”, añadió.

El músico reconoció que cuando armó sus primeros grupos para hacer bachata debió recurrir a otros chicos latinos del Bronx.

”Me junté con amigos latinos del barrio y teníamos el mismo gusto por el hip hop y el R&B, pero también por la bachata, el merengue y la salsa, todos ritmos nuestros que a los gringos les costaba asumir”.

La mistura de idiomas y musica nunca le costó porque “siempre hablé las dos lenguas, desde chico viajaba a Dominicana a ver a mi familia y allí escuchaba toda la música de mi país, me apegué a la cultura latina, a sus bailes y a su comida y cuando volví a Nueva York lo mezclé con el hip hop, que era la música del barrio”.

Prince también reconoció la influencia del rock en español, “a Soda Stéreo y a Maná los escuchábamos mucho y por eso fue un placer hacer un dueto con Maná”.

En clave sajona, en el 2015 el músico se pondrá a trabajar con productores de artistas como Usher, Chris Brown y Rihanna para grabar un disco íntegramente cantado en inglés, con el que aspira a pegar el zarpazo en el mercado estadounidense.

Royce llegó a la Argentina con una banda compuesta por 12 instrumentistas y, además de presentarse esta noche en el Luna Park, actuará el viernes en el Anfiteatro Cocomarola, de la ciudad de Corrientes.








musica


Bachata