La Fundación Madres, otra vez en la mira por el manejo de fondos

Su administrador, puesto por el Gobierno, cobra el 16% de todo el dinero que pasa por la entidad; antes, su comisión era del 1%




LaFundación Madres, otra vez en la mira por el manejo de fo
2 Buitres



El escándalo de la Fundación Sueños Compartidos por el desvío de millonarios fondos destinados originalmente a construir viviendas sociales, que está siendo investigado en la Justicia, parece no haber sido suficiente.

Después de ese caso, la administración de la Fundación Madres de Plaza de Mayo se concentró en un fideicomiso, armado por el Gobierno, cuyo administrador es un mendocino con aceitados nexos políticos, que cobra de honorarios el 16% del giro de fondos destinados a emprendimientos que lleve adelante la institución.

El contrato original, firmado el 24 de agosto de 2011, establecía que los honorarios del administrador iban a ser sólo del 1%. Pero el 29 de marzo de 2012 esa cifra se incrementó al 16,6% de "cualquier ingreso que registre o corresponda al giro de la Fundación", señala el contrato, según pudo comprobar la nacion. Además, establece que "el fiduciario" cobrará el 16% "del beneficio neto que genere la venta de paneles para construcción", a lo que se deben restar los gastos generales operativos.

El administrador es el ingeniero mendocino Luis Debandi, que cobra 150.000 pesos por mes, dijeron a LA NACION fuentes de la Fundación.

"Eso es mucha plata", reaccionaron empleados de las Madres, asombrados por un salario así en un organismo de derechos humanos con serios problemas económicos y asfixiado por una deuda de 200 millones de pesos, que se está pagando.

En el fideicomiso sostienen que esos contratos "hoy no están vigentes", que hubo una "modificación natural" y que lo que se cobra "es prácticamente una suma fija".

Con la nueva administración, se redujo el personal de la Fundación de 5800 personas, que eran en su mayoría obreros de la construcción que hacían las casas, a 200 operarios y se terminaron las obras que tenía la Fundación o que están en proceso de hacerse, explicaron en el fideicomiso.

El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, ya promovió la realización de dos auditorías a la Fundación, que no arrojaron irregularidades, dijeron fuentes de las Madres y confirmaron que hubo otros controles al fideicomiso, bautizado Ni un Paso Atrás.

Debandi es un hombre que llegó al fideicomiso de la mano del intendente de Quilmes, Francisco "Barba" Gutiérrez, y los hermanos Raúl y Alejandro Olmos (de lo que se informa por separado).

Fuentes que conocen la administración del fideicomiso dieron a entender que hay atrasos en los pagos de honorarios, que los fondos que se manejan no son tantos como los que se pensaba en un principio y que la prioridad es pagar las deudas de la Fundación, generadas tras el escándalo de Sueños Compartidos, que estalló en 2011 y dejó más de 200 millones de pesos en rojo.

Cuando se desató la crisis, el 25 de mayo de 2011, tras la pelea de los hermanos Sergio y Pablo Schoklender con Hebe de Bonafini, se cortó el ingreso de fondos que enviaba el Estado mediante el Ministerio de Planificación a los distritos para construir viviendas sociales. Se transfirieron en total 760 millones de pesos y se investiga si hubo desvíos de esos fondos en una causa donde los Schoklender están acusados.
Schoklender se defiende

Ahora Sergio Schoklender, ante esta novedad, señaló: "El contrato del fideicomiso prueba que el dinero se lo llevaron ellos y se lo están repartiendo, y no me lo llevé yo".

El fideicomiso Ni un Paso Atrás apareció como la solución para proteger de embargos los dineros que debía cobrar la Fundación por las obras en marcha, por la venta de paneles premoldeados para construir las casas y por los ingresos de la Universidad de las Madres y de la radio de esa misma entidad.

El fideicomiso, dijeron fuentes de la Fundación, fue armado por el Gobierno. Gutiérrez y Olmos le llevaron la idea a Parrilli, que la aprobó. Intervino en la construcción del asunto el vicepresidente, Amado Boudou, mediante su ex secretario privado Roberto Aybar Domínguez.

Tras estas gestiones Domínguez Aybar quedó en la Fundación, pero hace menos de un mes Hebe de Bonafini lo echó porque -dijeron en Madres- "cobraba mucho dinero y hacía poco". Tenía la misión de contactar a intendentes para interesarlos en el sistema constructivo de casas mediante paneles premoldeados. Se construyeron de hecho algunas casas en General Madariaga y Pinamar por este sistema.

Pero lo determinante de la salida de Aybar Domínguez fue que apareció mencionado en los cruces de llamadas del caso Ciccone (de lo que se informa por separado).

El primer contrato del fideicomiso, al que accedió la nacion, fue firmado por Hebe de Bonafini y Debandi como presidente de Fideglob SA, la empresa fiduciaria. Intervino el escribano Santiago Quinos.

Fideglob SA fue inscripta en 2006 para brindar servicios financieros y fiduciarios y su presidente era Raúl Olmos, según consta en el Boletín Oficial. El 29 de agosto de 2011, cinco días después de la firma del contrato con Hebe de Bonafini, se publicó en el Boletín Oficial que en una asamblea realizada el 22 de marzo de ese año Olmos renunció y Debandi fue designado presidente.

Ese contrato prevé que el fideicomiso (CUIT 30-71198992-3) realice la "administración integral y completa de la Fundación, la percepción de todos los ingresos correspondientes al fiduciante [la Fundación], los fondos, ingresos y derechos de cobro de los contratos (...) vigentes o que se devenguen en el futuro", aplicándolos al pago de compra de materiales, las deudas y gastos de funcionamiento".



Entre los bienes incluidos en el fideicomiso están los contratos de consultoría con cooperativas, municipios y provincias, los contratos de asesoramiento técnico, los convenios para el suministro de materiales de construcción, el convenio con la corporación del Sur y todos los ingresos futuros de las Fundación.

El contrato es generoso con Debandi: le da indemnidad y la Fundación renuncia a reclamarle indemnización o compensación por daños o reclamos relacionados con el ejercicio de sus funciones, e incluso se compromete a indemnizarlo en caso de cualquier reclamo, incluido el pago de gastos por asesoramiento legal.

El capítulo sobre los honorarios dice que Debandi percibirá "el 1% más IVA del total de los ingresos de la Fundación pagaderos dentro de los primeros cinco días hábiles de cada mes". Pero en la modificación de marzo de 2012 los honorarios aumentaron. Debandi percibe, según esta nueva versión del contrato, el 16,6% por las nuevas obras, el 16% del beneficio neto que genere la venta de paneles constructivos y el 16% de cualquier ingreso que corresponda al giro de la Fundación, al que se le restarán los gastos generales operativos.

Entre ambos contratos hubo un cambio en la actividad de la Fundación, que dejó de fabricar paneles, ya que entregó su fábrica y las maquinarias a Cassaforma, empresa que produce los paneles Emmedue y ahora cobra un porcentaje por la venta de los paneles que se utilicen en la construcción de viviendas sociales promovidas por los municipios.

En el fideicomiso aseguran que sus números están en orden, que fueron auditados y que es "todo transparente". En Madres de Plaza de Mayo toman distancia, pero reconocen que no hay irregularidades en la auditoría, mientras esperan que se apruebe en el Congreso la estatización de la Universidad de las Madres, cuyas finanzas hoy maneja el fideicomiso.
La mano de Boudou

El vicepresidente intervino en la conformación del fideicomiso que maneja la Fundación a través de su ex secretario privado Roberto Aybar Domínguez
Domínguez, involucrado en el caso Ciccone, trabajó en la Fundación hasta que Hebe de Bonafini lo echó, hace menos de un mes