Aprobó todo: primer ingresante a la UNLP sin título secundario

Ùn estudiante de 34 años, sin título secundario, fue inscripto en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Antes tuvo que rendir una evaluación de aptitudes y conocimientos acerca de distintas áreas, según lo establece la Ley de Educación Superior (LES).

Laureano Coronel logró completar las planillas necesarias para comenzar las cursadas en la carrera de Licenciatura en Filosofía en 2009, que se dicta en la facultad de Humanidades. De esta manera, el alumno se convirtió en el primero en hacer uso de lo establecido en la Ordenanza Nº 225 de la UNLP, que habilita a quienes no cumplen con el requisito de la graduación en enseñanza media y tienen más de 25 años al acceder a las propuestas académicas de grado.

Según señalaron desde la casa de altos estudios, la disposición está en concordancia con el artículo 7 de la LES, donde se establece que el aspirante debe superar una evaluación de aptitudes y conocimientos que abarca contenidos fundamentales correspondientes a las áreas de Lengua y Literatura, Matemática, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.

Desde Asuntos Académicos, indicaron que "la aprobación de esas pruebas no representa la obtención de un título secundario, solamente habilita al ingresante a tener la posibilidad de inscribirse en una carrera de la UNLP. Quienes aprueban obtienen un certificado de Aspirante Autorizado".

Coronel vive en Saladillo, una localidad que queda a 200 kilómetros de La Plata, y sobre los motivos por los que no concluyó el secundario destacó: "Tuve una mala relación con el estudio en esa época de mi vida. Quería hacer otra cosa y no era consciente de la importancia de completar ese nivel".

Por ende, abandonó la escuela y se dedicó a trabajar como pintor, además de otros oficios, aunque en los últimos años se dedicó a la restauración de marcos para pinturas. Durante esos años, remarcó que "conocí a un estudiante que me interiorizó en la lectura de autores clásicos. Me enseñó a leer a León Tolstoi, Milan Kundera y Fedor Dostoievski, y entonces me atrapó la Filosofía".

Sobre el período previo a las evaluaciones, indicó que "asistí a las clases de apoyo en el Colegio Nacional y también me preparé con profesoras particulares en Saladillo", hasta que entre octubre y noviembre completó la fase de toma de exámenes que terminó en la obtención del primer certificado de Aspirante Autorizado.

El presidente de la UNLP, Gustavo Azpiazu, remarcó que "esto demuestra que la UNLP es una Universidad de puertas abiertas y ofrece todas las chances a quienes tengan interés por perfeccionarse y objetivos de superación".


Fuente