Más pruebas vinculan a la Sedronar con el desvío de efedrina a los narcos


Funcionarios comprometidos con la producción de estupefacientes En otro juicio se probó que una asesora de Granero era pareja de un acusado de importar dos toneladas de la droga.

Más pruebas vinculan a la Sedronar con el desvío de efedrina


efedrina


El escándalo por el desvío de 40 toneladas de efedrina hacia organizaciones de narcotraficantes, que roza a la Casa Rosada y al matrimonio Kirchner, no se reduce al procesamiento del ex titular de la Sedronar José Granero, quien tuvo que renunciar a su puesto en la estatal Enarsa tras la decisión de la jueza María Servini de Cubría.

Hay otra causa judicial, que actualmente está en pleno juicio oral, donde quedaron expuestos los vínculos entre los máximos funcionarios de la Sedronar y los empresarios que importaron la efedrina. ¿Cuáles son?

Durante el debate, a cargo del Tribunal Oral Federal 4, se probó que la psicóloga Sandra Oyarzábal era asesora de José Granero y a su vez pareja de Augusto Abraham, uno de los empresarios que están siendo juzgados por importar más de 2.000 kilos efedrina. También están en el banquillo Alberto Salvador “Negro” López y Guillermo Manfredi (el único que sigue detenido), de las empresas Prefarm y Farmacéuticos Argentinos (FASA).

“Presenté la renuncia (en la Sedronar) porque e ra una corrupción plena ”, dijo Oyarzabal cuando declaró en el juicio. Aunque luego no dio detalles, confirmó que fue pareja de Abraham mientras trabajaba en la Sedronar. “Con Abraham tuve una relación sentimental, pero hace dos años que no le veo la cara”, declaró la mujer en medio de una crisis de llanto. Cuando los jueces le preguntaron por su ingreso a la Sedronar, comenzaron las dudas. Oyarzabal declaró que trabajó “cuatro o cinco meses en 2005 como asesora de Granero”, aunque el organismo informó este año que no aparece en los registros de personal.

¿Cómo ingresó a la Sedronar? quiso saber uno de los jueces. “Me lo ofreció una conocida”, fue la primera respuesta. Minutos después, nombró a S usana Muzzio, otra asesora de Granero que fue empleada de Prefarm, de los empresarios López, Abraham y Josué Fuks (actualmente prófugo de la Justicia). También mencionó a otro conocido, Camilo Berruno. Pero el fiscal Diego Luciani no le creyó y pidió que se le abra una causa por falso testimonio.

El juicio está en su etapa final. La semana próxima, luego de la feria judicial, posiblemente se realicen los alegatos. Fuentes judiciales aseguraron a Clarín que “ya se acreditó que los empresarios juzgados utilizaron testaferros y empresas para ocultar su identidad e ingresar la efedrina al país”. López, a quien muchos ubican en la Casa Rosada durante el gobierno de Néstor Kirchner, comenzó siendo juzgado por apenas 32 kilos de efedrina (una materia prima utilizada para la fabricación de drogas sintéticas) pero ahora podría ser condenado por casi 2.400 kilos.

Durante el debate declararon más de sesenta testigos. Uno de ellos aseguró que Abraham, a quien el ex titular de la Sedronar admitió conocer, “se jactaba todo el tiempo de sus vínculos políticos”. Granero y los otros dos funcionarios procesados no declararon porque están siendo investigados por Servini de Cubría.

Hay más irregularidades que salieron a la luz durante el juicio. Muchos de los expedientes administrativos para aprobar las importaciones de Abraham y sus socios pasaron por las manos de Susana Muzzio, asesora de Granero y empleada de Prefarm. Esa mujer también había llenado el formulario presentado por Guillermo Ascona, un hombre de escasos recursos condenado por otro tribunal a 4 años de prisión a raíz de una importación de 1.900 kilos de efedrina. “Ese juicio duró apenas dos meses para que no se hable ”, detalló ayer una fuente judicial. Los dos casos están muy vinculados. “El Gobierno de la India había autorizado 1.900 kilos para Prefarm, pero la empresa quebró y lo usaron a Ascona como testaferro”, explicó otro investigador.