Diccionario militante para no hablar de incumplimiento


Diccionario militante para no hablar de incumplimiento

¿"Será tarde para pasarme al Massismo?"




Por Patricia Valli
El Gobierno busca que se masifique la idea de que, a diferencia de 2001, si se incumplen los pagos del bono Discount el 30 de julio, no será un “default” tradicional porque “la Argentina pagó” y un juez restringió ese pago.

Así, el léxico elegido es el de una “restricción de cobro” en lugar de la tradicional definición del default, que es una cesación de pagos.
Más allá de las palabras, el objetivo es “desdramatizar” las consecuencias de la “interrupción de la cadena de pagos” sobre la economía real. En una reunión realizada el jueves en la Comisión Nacional de Valores entre referentes del kirchnerismo, pero también representantes del radicalismo, el socialismo, el Partido Comunista y Nuevo Encuentro, quedó presentada la estrategia oficial de relativizar los efectos de un default, aunque se reconoció que podría derivar en volatilidad bursátil y presiones sobre el dólar paralelo.

“La Argentina no va a caer en default. Van a tener que inventar un nombre nuevo”, había dicho el miércoles la presidenta Cristina Fernández al reiterar que el pago se hizo y que el juez Thomas Griesa lo bloqueó. Minutos después, en las redes sociales el entretenimiento giró sobre la consigna “ponele nombre al default”, donde los detractores del Gobierno propusieron llamarlo “Néstor Kirchner” mientras que los oficialistas se centraron en los fondos buitre y el juez Thomas Griesa. Así, la creatividad militante unió el apellido del magistrado al término “default” que empezó a circular como un hashtag “#Griefault” en Twitter y Facebook. Hubo otros intentos que pasaron sin pena ni gloria, como #fakedefault.

“No es un default, sino una restricción del cobro, porque se dio en pago”, aseguró la especialista en Derecho Internacional Stella Maris Biocca, que también aclaró que el Gobierno “no hizo un simple depósito, sino que ‘dio en pago’ los fondos al Bank of New York”. Las sutilezas del lenguaje indican una diferencia entre una mera transferencia y una intención de cumplir con una obligación, según la abogada.

En la reunión en la CNV se convocó, además, a un “cabildo abierto” en el Cabildo porteño y las principales plazas de todo el país para “demostrarle a los buitres que la Argentina acompaña al gobierno nacional”, según explicó el anfitrión, Alejandro Vanoli, quien aseguró que no se prevé un fuerte impacto local ante un eventual default, aunque sin pronunciar esa palabra. “Este es el momento para esclarecer a la población y convocamos al cabildo abierto el día 30 porque se cumplen los 30 días de que venció el plazo del pago” del bono Discount.

El economista del Plan Fénix, Abraham Gak, aseguró que “el 1º de agosto se seguirá trabajando” y prefirió poner el énfasis en los puntos pendientes de la política económica, como la reforma tributaria y la necesidad de mejorar el perfil exportador. “No se viene el diluvio después del 30”, enfatizó. El corolario de la reunión en la que participaron, entre otros, el titular de la Biblioteca Nacional y referente de Carta Abierta, Horacio González, el diputado Héctor Recalde y los economistas de la Gran Makro Agustín D’Attellis y Alejandro Robba, entre otros, fue la puesta en marcha de una solicitada titulada “Resistir de pie” que convoca a detener el avance de los buitres y no “dejarse torcer el brazo”.
“Negociar no implica imponer voluntades ni extorsionar, sino llegar a acuerdos de mutua conveniencia”, aseguraron. Y si bien la sensación general era de que se iba camino al default, algunos se mostraron optimistas. Para Recalde, “hay cartas que no se muestran” en una negociación.