El Gobierno de Bolivia exigirá el trámite de visas a ciudadanos israelíes que deseen ingresar a suelo boliviano, tras declarar a Israel un “Estado terrorista”, en protesta por la ofensiva terrestre y aérea de este país en la Franja de Gaza, que ya asesinó a más de 1.300 palestinos.

El anuncio fue realizado ayer por el presidente Evo Morales, en Cochabamba, tras la decisión asumida en reunión de gabinete de ministros. “Israel no es un garante de los principios de respeto a la vida y a los preceptos elementales de los derechos que rigen la convivencia pacífica y armoniosa de nuestra comunidad internacional”.

Israel emprendió el 8 de julio la operación Margen Protector —clímax de una escalada de violencia que comenzó en junio con el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes, y de otro palestino—, que hasta ayer provocó la muerte de 1.330 palestinos (tres cuartas partes son civiles, según Naciones Unidas) y más de 7.200 heridos, señaló la agencia EFE.

Denuncia. “Como pueblo, hemos tomado la firme decisión de denunciar el acuerdo sobre visas con Israel del 17 de agosto de 1972 que se firmó bajo un régimen de dictadura en Bolivia (de Hugo Banzer) y que permitía a los ciudadanos israelíes ingresar a Bolivia libremente, sin ni siquiera tener visa de ingreso”, indicó Morales.

Explicó que con la determinación Israel pasará del grupo 1 al 3 en cuanto a la clasificación de trámites de sus ciudadanos para conseguir visado de ingreso a Bolivia, o sea, ya no gozarán de entrada libre y sus solicitudes tendrán que ser evaluadas por la Dirección Nacional de Migración. Ello implica, remarcó Morales, la declaratoria de Israel como “Estado terrorista”.

El grupo 1 se encuentra conformado por los países de la Comunidad Andina de Naciones, del Mercado Común del Sur (Mercosur) y de la Unión Europea, según EFE, “cuyos ciudadanos no requieren visa de turismo para ingresar a Bolivia y solamente deben presentar pasaporte vigente, el certificado de vacuna contra la fiebre amarilla y su itinerario de viaje”.

A mediados de este mes, el Mandatario solicitó al Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas que actúe de oficio y presente una demanda contra Israel ante la Corte Internacional de Justicia —que tiene sede en La Haya—, por delitos de lesa humanidad contra los responsables del genocidio contra el pueblo palestino.

El Gobierno boliviano reconoce el Estado palestino y rompió en 2009 relaciones diplomáticas con Israel, precisamente por otra ola de ataques en la Franja de Gaza. Morales igual pidió ayer a dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) y otras organizaciones sociales que aprueben un manifiesto que exija el cese de la ofensiva israelí, y que sea enviado a las Naciones Unidas y otras entidades de defensa de Derechos Humanos.

Aparte, la agencia AFP informó que Chile, El Salvador y Perú llamaron a sus embajadores en Israel por la campaña militar, medida que fue asumida la anterior semana por Brasil y Ecuador. Por ello, Israel expresó su “profunda decepción”, esgrimiendo que de esta forma se estimulaba al movimiento islamista Hamas en sus ataques contra el Estado judío.

Más todavía, la Cancillería de Argentina convocó ayer a la embajadora de Israel, Dorit Shavit, a quien le exigió garantías por la vida de un sacerdote argentino que se encuentra a cargo de niños y ancianos en la zona bajo fuego en la Franja de Gaza.

Mercosur condenó los ataques

Presión

Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela respaldaron el martes a Palestina y condenaron de manera “enérgica” el uso “desproporcionado” de la fuerza por parte de Israel en Gaza, al tiempo que llamaron a la comunidad internacional a ejercer la “debida presión” para que se produzca un alto el fuego, informó EFE.

Derecho

El comunicado de la Cumbre del Mercosur expresó la “profunda preocupación por el deterioro de la situación humanitaria resultante del conflicto” e instó a respetar el derecho internacional y a “un inmediato levantamiento del bloqueo que afecta a la población de Gaza”.

ONU denuncia ‘masacre’ en la Franja