A Uruguay le preocupa el programa nuclear argentino



A Uruguay también le preocupa el programa nuclear argentino

nuclear

En una entrevista para el diario El País, de Uruguay, el ministro de Relaciones Exteriores de esa nación, Luis Almagro, anunció el pedido de informe al gobierno de Argentina sobre el funcionamiento de la central atómica Antucha II, que está ubicada en Buenos Aires, a unos 80 kilómetros de la costa uruguaya.

atomico


Marcha de rechazo en el lado paraguayo, al programa nuclear argentino que prevé la instalación de reactores nucleares a escasa distancia de la línea fronteriza. (archivo)



De esta manera, Uruguay se suma a la preocupación de Paraguay con relación a la instalación del proyecto la Central Argentina de Elementos modulares (CAREM). “Tanto Uruguay como Paraguay tienen interés en conocer la evolución de esos procesos. Estamos recabando la información para hacer mejor el planteo. Es un tema importante para Uruguay”, señaló Almagro.

El diplomático sostuvo que la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) habilita a los países vecinos a otros donde hay centrales atómicas, a pedir información sobre su funcionamiento. En Uruguay está prohibida la utilización de energía nuclear, por lo que el gobierno de José “Pepe” Mujica decidió solicitar el reporte.

Según la nota publicada por el Diario El País, Argentina cuenta con la central Atucha II –denominada oficialmente presidente Néstor Carlos Kirchner- que se encuentra junto a Atucha I, en la locallidad de Lima, provincia de Buenos Aires, y también posee la central Embalse, en la provincia de Córdoba. Las tres son explotadas por Nucleoeléctrica Argentina S.A.

Se calcula que Argentina abastece el 10% de su demanda eléctrica con energía nuclear. Se espera que Atucha II llegue a generar energía para tres millones de usuarios cuando alcance el máximo de su capacidad. La energía nuclear es más barata, y la Argentina dice tener condiciones naturales favorables para su desarrollo. En contrapartida, esta fuente es rechazada por muchos países, debido a los residuos que genera y su peligrosidad.