El primer país de latinoamerica en poner en órbita satélites


Brasil, Colombia, México y Venezuela han construido o tienen proyectos de crear sus propios satélites, pero a finales de noviembre Argentina se convertirá en el único país latinoamericano que no solo cuenta con sus aparatos de industria local sino que además dispone de un cohete lanzador para situarlos en órbita. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, de excedencia hasta el lunes próximo por motivos de salud, anunció esta semana que antes de terminar el mes comenzarán las primeras pruebas del lanzador satelital Tronador III en el pueblo de Pipinas (156 kilómetros al sur de Buenos Aires). Se probará entonces el primero de hasta seis prototipos antes de que en 2015 se instale la estructura definitiva para los lanzamientos de satélites en la ciudad de Bahía Blanca, situada a unos 690 kilómetros al sur de la capital argentina.

El plan satelital de Argentina prevé una inversión estatal de 335 millones de dólares entre 2014 y 2016, incluidos 9,2 millones para el vehículo experimental. El cohete mide 14,5 metros, pesa casi 3 toneladas y se moverá a 800 kilómetros por hora. Toda la tecnología satelital es desarrollada por 350 científicos y técnicos argentinos, aunque liderados por un italiano que dirige la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, Conrado Varotto. En el proyecto también participan la Universidad de La Plata y la empresa pública tecnológica de la provincia sureña de Río Negro, Invap. La futura plataforma de lanzadores de Bahía Blanca podrá colocar en órbita satélites medianos de 250 kilos, pero no los grandes de 3 toneladas.

El objetivo del Gobierno de Fernández es, al igual que otros países latinoamericanos, lograr la autonomía en materia satelital. "El Tronador II significa soberanía y desarrollo, porque nos permitirá realizar solos una misión satelital completa", ha declarado el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio de Vido. “Soberanía, porque nos permitirá realizar solos una misión satelital completa, es decir, la construcción de los satélites y su puesta en órbita. Y desarrollo tecnológico porque lo hacemos con diseño y construcción 100% argentinos, que además nos permitirá poner en órbita satélites de terceros", añadió De Vido. Con el desarrollo de su propio lanzador, Argentina ingresará a un club que en la actualidad integran solo 11 países en el mundo, entre ellos, EE UU, Rusia, Japón, Francia, China e India. Buenos Aires pretende colocar en órbita aparatos que le aporten información útil para la agricultura (por ejemplo, acerca de la tierra, la salinidad, las plagas y el clima), la pesca, la hidrología, la gestión de emergencia, la planificación territorial y la sanidad.







Fuente: EL PAIS ESPAÑA