Un intendente misionero decretó toque de queda para menores y dijo que así "ya no hay faloperos"


En la localidad de Alba Posse, los jóvenes no tienen permitido deambular solos por la calle después de las 22 o pueden ser detenidos. El alcalde aseguró que con esa medida se solucionaron muchos problemas

toque de queda en misiones


El intendente Nelson Carvalho decretó el toque de queda para los menores de edad que viven en la pequeña ciudad de la provincia de Misiones, con el objetivo de "recuperar a los jóvenes sin rumbo" que están "expuestos a caer en el alcoholismo, la drogadicción y el delito".

La ordenanza municipal prohíbe que los chicos de hasta 15 años deambulen "sin destino fijo" por la calle luego de las 22. "El que transite (sin la compañía de un mayor de edad) sin marcar un objetivo fehaciente o que su respuesta no convenza a las autoridades, debe ser acompañado hasta la comisaría o el destacamento y luego las autoridades les informan a los padres para que vengan a buscar al chico", explicó el jefe comunal en declaraciones a Rock&Pop.

Pese a la polémica que genera la restricción, Carvalho está convencido de que aplicar el toque de queda para los menores fue una gran decisión: "Desde que se implemento este sistema, en Alba Posse logramos terminar con los faloperos, no existe la droga ni la trata de personas y disminuyeron los accidentes de tránsito".

"No es que estamos probando, hemos cambiado la realidad, se cambió la historia: en nuestra ciudad no hay un motoquero sin casco ni se ven jóvenes falopeados", remarcó el intendente justicialista, quien forma parte del Frente Renovador de la Concordia Social que se encolumna detrás de la figura del gobernador kirchnerista Maurice Closs.