Proyecto Sky Blue: el T-95  aerofotografico


Proyecto Sky Blue: el T-95 aerofotografico


Proyecto


Cuando finalizó el conflicto por las Islas Malvinas, los números de la por entonces llamada “Escuadrilla Boeing 707” perteneciente al Escuadrón II del Grupo 1 de Transporte eran contundentes. Entre los días 2 de Abril y 14 de Junio, la escuadrilla había realizado 115 misiones, de las cuales el 53 % correspondía a un tipo de operación que jamás había sido prevista por la fuerza aérea o por cualquier otro operador militar del 707, las misiones de exploración y reconocimiento lejano que le permitieron a las fuerzas argentinas disponer de información vital sobre los movimientos y desplazamientos de la flota británica en el Atlántico Sur. El enorme cuatrirreactor se había desempeñado como un verdadero patrullero marítimo detectando potenciales blancos, realizando el seguimiento y evolución de la flota e incluso hasta detectando submarinos. Sin embargo a diferencia de una aeronave especialmente equipada para éste tipo de funciones, los Boeing sólo disponían de un radar meteorológico Bendix que a máxima altitud tenía un alcance de detección superior a los 400 km y que gracias a su modo de mapeo, permitía detectar blancos navales. Ello sumado al gran alcance y altas prestaciones del 707 fueron la combinación casi perfecta para ejecutar con total éxito 61 misiones dentro de las cuales no sólo recibieron fuego antiaéreo, sino que también recibieron varias visitas de Sea Harrier y hasta un cruce con un verdadero patrullero como era el Nimrod Mr.2 de la Royal Air Force.

Todos estos elementos llevaron a que la FAA observara al 707 “con otros ojos” además de su capacidad de transporte. Para Diciembre de 1982 la Escuadrilla Boeing 707 había dado paso al Escuadrón V del Grupo 1 de Transporte y hacia Enero de 1984 la dotación de ejemplares se había duplicado tras la incorporación del T-94, T-95 y T-96. Con ésta dotación comenzaron a plasmarse distintos proyectos que implicarían la conversión de tres ejemplares, uno para misiones ELINT (FAS-240), otro para reabastecimiento aéreo (FAS-760) y otro para misiones de reconocimiento fotográfico (Proyecto Sky Blue). Lamentablemente de los tres proyectos solamente el primero se concretaría y entraría en servicio, en tanto el último estuvo muy cerca de lograrlo.

La experiencia de Malvinas

La primera fotografía tomada a los portaaviones Hermes e Invencible se concretó el 21 de Abril de 1982 desde el TC-91. En ésa oportunidad tras una detección radar de una serie de ecos, se descendió y se pudo tomar contacto visual por primera vez con la flota británica. Desde las ventanillas del Boeing el cabo principal Garrido de la Armada tomó las primeras imágenes. Si bien las mismas fueron realizadas con una cámara convencional su valor fue más que nada histórico ya que la baja calidad de las mismas impidió realizar tareas de inteligencia más precisas. Esta dificultad se sucedió durante todo el conflicto obligando a las distintas aeronaves asignadas a éste tipo de misiones (B-707, C-130 y Lear Jet) a aproximarse a las unidades navales para poder identificarlas visualmente ingresando al área de cobertura de sus sistemas de defensa aérea con el riesgo que ello implicaba especialmente para una aeronave del tamaño de un 707 o un C-130 sin ningún equipamiento defensivo. De hecho lo sucedido el 22 de Mayo cuando al TC-91 le fueron disparados dos misiles Sea Dart, fue una clara advertencia de la peligrosidad de éste tipo de misiones. Días después de éste hecho, la FAA pagaría un precio muy caro: el derribo del Hércules TC-63 mientras realizaba una misión de reconocimiento naval.

Los Lear Jet también tuvieron dificultades para realizar algunas misiones de aerofotografía, en particular luego del desembarco en San Carlos. La existencia de patrullas aéreas de combate enemigas como la proximidad de distintas unidades navales armadas con misiles Sea Dart supuso una importante limitación a la hora de obtener imágenes actualizadas de la zona del desembarco inglés. Debido al tipo de cámaras fotográficas de los Lear, éstos debían sobrevolar directamente el objetivo quedando expuestos a las amenazas mencionadas. Así el Lear T-24 fue derribado por un misil Sea Dart mientras realizaba tareas de diversión luego de cumplir una misión de reconocimiento fotográfico.

Las enseñanzas eran muy claras y concisas. Se requería de una aeronave de buenas prestaciones, con buen radio de acción, discreta y con un equipamiento fotográfico que le permitiera tomar imágenes a una distancia de seguridad, o sea lejos del alcance de las defensas aéreas. Para 1985 las relaciones con Gran Bretaña se mantenían tensas y se había abierto una nueva hipótesis como consecuencia de distintas diferencias y roces con Chile. Una aeronave de reconocimiento aerofotográfico de gran alcance sería un medio más que útil y hasta necesario. De éste modo la idea comenzó a avanzar dando orígen al proyecto Sky Blue.


El Proyecto Sky Blue

La principal consigna de éste proyecto era la discreción, tanto en su concepción como en su implementación. Muy poca gente participó del mismo y aún hoy existe bastante reticencia a hablar del mismo. En base a una serie de requerimientos operativos emanados a fines de 1985 o principios de 1986 se decidió la compra de una cámara fotográfica oblicua de gran alcance, más conocida como LOROP (Long Range Oblique Photography). La principal característica de este equipo es que permite tomar imágenes de blancos situados a distancias laterales de la aeronave de 30, 50, 70 ó 100 km dependiendo principalmente de la altitud de vuelo de la aeronave. Considerando que un 707 tenía un techo operativo máximo de 42.000 pies, se podrían tomar imágenes sin ningún riesgo ya que a dichas distancias se está por fuera del alcance máximo de los principales sistemas de defensa antiaérea de corto y medio alcance. Incluso se podría fotografiar un blanco situado a 60 u 80 km dentro de de otro país, sin necesidad de acercarse a la frontera. Todo ello aseguraba la supervivencia de la aeronave y especialmente su discreción, ya que dicha cámara no realiza ningún tipo de emisión electromagnética.

Por el momento se desconoce con exactitud el equipo que fue adquirido, aunque sí que se compró a la empresa norteamericana Itek, empresa que había producido distintos tipos y modelos de cámaras aerofotográficas para los aviones SR-71 Blackbird, Locheed U-2 y para distintos satélites de reconocimiento de la serie Corona. El costo de la misma fue de algo más de 10 millones de dólares. La misma constaba de tres módulos; uno para imágenes fotográficas normales de alta resolución, otro para un modo video y otro equipado con un sensor para imágenes infrarrojas.

En base a las especificaciones de la cámara, un B-707 volando a una altitud de 35.000 a 37.000 pies, podía tomar imágenes de un blanco u objeto situado a distancias de 90 a 100 km, pudiendo obtenerse imágenes de alta resolución y como se mencionó incluso imágenes infrarrojas o en video. Se desconoce por el momento si estaba previsto la instalación de algún sistema de enlace de datos que permitiera “bajar” dichas imágenes en tiempo real, pero dentro de las características del equipo ello estaba previsto, aunque para entonces los enlaces satelitales no eran muy comunes y la estación receptora debería situarse en las proximidades de la línea de vuelo del avión. Lo cierto es que el equipo brindaría una capacidad de aerofotografía único en la región.

Las modificaciones del 707

El ejemplar elegido para la modificación fue el T-95 (ex LV-ISD), uno de los cuatro primeros Boeing 707-387B adquiridos por Aerolíneas Argentinas y recibidos en 1966 con una configuración máxima de 146 asientos (126 en turista y 20 en primera clase). La aeronave fue transferida a la FAA en Enero de 1983, adoptando en Marzo de 1984 la matrícula T-95. En dos oportunidades fue alquilado a la línea aérea uruguaya Pluna, entre Octubre y Diciembre de 1985 y entre Mayo y Junio de 1988.

avion


sky blue

aerofotografico


Imágenes del LV-ISA, arriba en 1975 cuando adoptó el esquema de Aerolíneas Argentinas caracterizado por la superposición de dos letras A en la deriva. Debajo, operando con Pluna en el aeropuerto de Bajaras (España) en Junio de 1988 cuando fue alquilado a la FAA.

Proyecto Sky Blue: el T-95  aerofotografico


Proyecto

avion


Aunque el proyecto del 707 aerofotográfico se había iniciado por 1986, se estima que el programa comenzó a desarrollarse en el último semestre de 1988 luego que el T-95 fuera devuelto por Pluna. La aeronave realizó dos vuelos de verificación previos a la instalación de la cámara, los cuales se ejecutaron hacia fines de Octubre y principios de Noviembre. Dichos vuelos estuvieron a cargo del Centro de Ensayos de Vuelo (CEV) en Córdoba donde se evaluaron las cualidades de vuelo de la aeronave previas a la modificación; temperatura, humedad, niveles de vibración y ruido en la bodega delantera de carga; y los niveles de vibración en el piso y la bodega en donde sería instalada la cámara.

Por cuestiones de costos y para mantener la máxima reserva, se decidió realizar los trabajos de modificación e instalación en el país, solicitándose la asistencia técnica de la empresa CATA ya que la magnitud de los trabajos superaban las capacidades del Grupo Técnico de la I Brigada Aérea de El Palomar. La cámara sería instalada en la bodega delantera inferior de carga del Boeing. Para maximizar su uso se decidió montarla sobre un riel articulado para que la misma pudiera ser desplazada de un lateral a otro de la bodega, pudiendo así tomar imágenes tanto del lado izquierdo como del lado derecho. De éste modo se evitaba que el Boeing siempre debiera permanecer del mismo lado para tomar imágenes de un objetivo determinado, pudiendo entonces fotografiarlo tanto en el trayecto de ida como de vuelta sin levantar ninguna sospecha. Ello obligó a practicar dos aberturas en los laterales inferiores del fuselaje, por delante de las raíces alares en donde se encontrarían las ventanas rectangulares por las cuales la cámara tomaría las imágenes. Dichas aperturas fueron enmarcadas por un carenado que fueron el único rasgo distintivo que delataba el equipamiento del T-95, el cual mantenía su esquema normal de pintura.

sky blue


aerofotografico

Proyecto Sky Blue: el T-95  aerofotografico


Según la poca información disponible que hay, para la instalación de la cámara y su riel debió realizarse algunas modificaciones en la estructura primaria del avión, en particular hubo que cortar una cuaderna la cual provocó un debilitamiento en un larguero. La falta de conocimientos y experiencia en trabajos de ésta naturaleza provocaron que una vez en vuelo, la aeronave sufriera distintos tipos de vibraciones que generaron algunos daños, en especial en las aperturas de los carenados. Como ya se mencionó, la aeronave fue sometida a diversas pruebas en el CEV y supuestamente no fue posible eliminar los problemas de vibración debiéndose finalmente retirar la cámara y dar por concluído el proyecto (*1) por cuanto existía la posibilidad que la vibración provocara daños estructurales de mayor importancia con el riesgo que ello que implicaba.

Proyecto


avion


Imagen del T-95 tomada en 1997 donde se observa la ausencia de su deriva.

sky blue