Apple Pay, dudas resueltas


apple


iphone


Hace unos día tratamos de dar respuesta a muchas de las dudas planteadas tras la presentación del Apple Watch. Hoy, repetimos la jugada con otra de las grandes novedades anunciadas el pasado martes junto al iPhone 6 y 6 Plus: la plataforma de pagos con el móvil Apple Pay, quizás la más importante de la keynote a causa de su futuro papel en nuestro día a día cuando queramos un refresco, pasemos por caja en el supermercado o hagamos alguna compra en Internet o dentro de una app.
Apple Pay utiliza la tecnología NFC, la autenticación por Touch ID y el chip Secure Element en el que se almacena la información de nuestras tarjetas, para hacer que nuestras compras sean tan sencillas como acercar el iPhone a un terminal Contactless con el dedo en el sensor de huella. Incluso aunque esté bloqueado o sin que miremos la pantalla, una pequeña vibración y un solido de confirmación nos dirán que todo ha ido bien.

Privacidad

Un detalle interesante de la plataforma de pagos de Apple es que a diferencia de Google Wallet, el sistema de la manzana no recopila información sobre qué hemos comprado, cuándo, dónde y a qué precio. La transacción se realiza entre el usuario, el comercio y el banco, y en ella ni tan siquiera el dependiente llega a ver nuestro nombre, número de la tarjeta o código de seguridad. Passbook almacena nuestras compras más recientes para que podamos revisarlas, pero se almacenan en tu teléfono y puedes borrarlas cuando quieras.

Seguridad

compras


Cuando añadimos una tarjeta de crédito o débito a Apple Pay, los números de dicha tarjeta no se almacenarán en el dispositivo ni en los servidores de Apple, sino que se les asigna un número de cuenta vinculado al dispositivo que se cifra y almacena de forma segura en el Secure Element del iPhone o el Apple Watch. El número de seguridad de tres cifras que aparece en el reverso de las tarjetas tampoco es necesario, puesto que Apple Pay crea un código de seguridad dinámico para validar los pagos de forma segura. Además, cada transacción se autoriza para el número de cuenta del dispositivo con un número único de un solo uso.
Todo esto significa que los comercios en los que compras no llegan a tener tu número de tarjeta (al estilo de PayPal por ejemplo) y que incluso en el caso de que algún hacker se las apañase para conseguir tu número de cuenta y el número de autorización, no podría utilizarlos para realizar otra compra.

Mantenga la calma en caso de robo

dudas


Seguro que has escuchado esas historias de que es posible falsificar tu huella y engañar a Touch ID, pero tranquilo, incluso en caso de que te roben el teléfono, puedes suspender los pagos del dispositivo utilizando Buscar mi iPhone. Se acabó eso de tener que llamar al banco para cancelar tus tarjetas.

¿Qué dispositivos pueden utilizarlo?

El iPhone 6 y el iPhone 6 Plus serán los primeros dispositivos compatibles con Apple Pay pero no serán los únicos. Con el lanzamiento del Apple Watch a principios del año que viene, los 200 millones de usuarios del iPhone 5, iPhone 5c y iPhone 5s también tendrán la opción de sumarse a ellos utilizando el reloj para sus compras en tiendas físicas. Se sabe que el Apple Watch contiene tanto una antena NFC como un chip Secure Element, y que además, necesita estar emparejado con el iPhone 5 o superior para realizar pagos, así que no es descabellado asumir que suple la ausencia de nuestra huella por el contacto con la piel, el código de seguridad que se activa cuando nos lo quitamos, y la presencia de nuestro teléfono.

Apple Watch


¿Cuándo se lanzará?

Apple Pay estará disponible en Estados Unidos el próximo mes de octubre. La compañía asegura que mientras lees estas lineas están cerrando los acuerdos necesarios para su lanzamiento internacional "en un futuro cercano". Contamos con que sea verdad.

¿Triunfará?

Toda predicción es tan solo eso, una feliz suposición, pero teniendo en cuenta que Apple ha convencido a American Express, MasterCard y Visa, las tres redes de pago más importantes, los principales bancos del país como Bank of America, Capital One Bank, Chase, Citi y Wells Fargo, quienes representan el 83% del volumen de compras a crédito de Estados Unidos, y algunos de los principales establecimientos estadounidenses, como Bloomingdale’s, Disney Store, Walt Disney World Resort, Duane Reade, Macy’s, McDonald’s, Sephora, Staples, Subway, Walgreens y Whole Foods Market, podemos decir que desde luego su posición de salida no puede ser mejor. La lista crecerá pronto por ejemplo con otros bancos ya confirmados como Barclaycard, Navy Federal Credit Union, PNC Bank, USAA y U.S. Bank.

El timing tampoco es casual. Tal y como ya os comentaba el mes pasado con la noticia de que Square se preparaba para el cambio a las tarjetas Chip & Pin, Apple está sacando partido de los cambios regulatorios que entrarán en vigor en breve en Estados Unidos y que obligará a nueve millones de establecimientos a actualizar sus sistemas de cobro.
Para octubre de 2015, cualquier comercio que no soporte tarjetas Chip & Pin como las que utilizamos en España y Europa será directamente responsable de cualquier uso fraudulento, falsificación, pérdida y robo de tarjetas propiciado por el uso de las obsoletas tarjetas de banda magnética. Las tarjetas Chip & Pin son el estándar en todo el mundo, pero tan solo el 14% de los comercios estadounidenses soportan esta tecnología.

Apple Pay


¿Sabéis lo que significa eso? Que ahora mismo hay un montón de empresarios en mitad del proceso de decisión sobre qué terminal punto de venta adquirir para sus negocios y si vosotros tuvieseis que elegir, ¿no os decantaríais por un TPV con soporte de NFC capaz de procesar pagos del nuevo y reluciente Apple Pay? Ya sabes, ese del que habla todo el mundo.
A la derecha, imagen del anuncio a página completa de MasterCard en el New York Times dando a conocer Apple Pay.

¿Y qué gana Apple de todo esto?

El beneficio más evidente para ellos es por supuesto ayudarles a vender cantidades industriales del iPhone 6, el iPhone 6 Plus y el Apple Watch, y conseguir que sus usuarios estén aún más contentos utilizándolos, pero según FinancialTimes la compañía se las ha apañado para convencer a los bancos para que le den un 0,15% de los pagos realizados con Apple Pay. Eso son 15 céntimos de cada 100 dólares, pero teniendo en cuenta que solo en Estados Unidos se realizan transacciones por valor de 12.000 millones de dólares cada día, la tajada final puede ser realmente positiva para las arcas de la manzana.

¿Y los bancos?

Según Dickson Chu, antiguo vicepresidente de productos de PayPal y responsable de la creación y lanzamiento de Google Wallet mientras trabajaba en Citigroup, "Es algo sorprendente que Apple haya sido capaz de negociar algo que Google no pudo", pero que el secreto de la manzana para que tantísimos socios hayan aceptado subir a bordo es que su plataforma de pagos no es disruptiva en sus negocios. El modelo propuesto por Apple "aún nos pone en el centro de los pagos" asegura un ejecutivo del sector bancario.

Para JPMorgan Chase ha sido un placer colaborar con Apple Pay para crear un sistema de pago más rápido y seguro y, en definitiva, mejor. Se ha diseñado pensando en el cliente y proporciona una experiencia excepcional tanto al que compra como al que vende. Todos salen ganando”, ha declarado Jamie Dimon, presidente y consejero delegado de JPMorgan Chase & Co.
Por su parte, Brian Moynihan, consejero delegado de Bank of America, afirma: “Ofrecemos a nuestros clientes herramientas para mejorar sus finanzas, incluidos los 30 millones de usuarios de nuestra banca digital. Para ellos, mejorar es hacer algo más cómodo y sencillo, y eso es justo lo que Apple Pay va a conseguir”.
“Apple Pay es una idea innovadora que acerca los mundos del comercio electrónico y el tradicional”, ha afirmado Ken Chenault, consejero delegado de American Express. “Nos entusiasma trabajar con Apple para ofrecer a los titulares de nuestras tarjetas y a los comercios una forma fácil y segura de realizar las transacciones en las tiendas y en las apps”.



Dicho de otro modo, los bancos están dispuestos a perder una porción de sus beneficios con la esperanza de que la popularidad de Apple Pay lleve a aumentar el número de transacciones, haciendo crecer sus beneficios y reduciendo el fraude gracias a las mejoras de seguridad introducidas.
Es el momento de ver una demo, ¿no creéis?



Apple Pay, dudas resueltas