El Ejército de Estados Unidos tiene un documento para que los funcionarios que vienen al país entiendan la mentalidad colombiana.

El Manual Gringo para entender a los colombianos
El manual gringo para entender a Colombia

En junio de 1944, soldados ingleses que desembarcaron en Normandía para combatir a los nazis llevaban en el bolsillo un librito llamado Instrucciones para los Hombres del Servicio en Francia. Tenía pocas páginas y contenía consejos para tratar correctamente a los franceses, invadidos y humillados por Adolf Hitler. Su autor, el periodista Herbert Ziman, lo escribió para miles de paisanos suyos que estaban próximos a ver a un francés a la cara por primera vez en sus vidas. Les pedía que estuvieran atentos porque en tierras galas el té era “escaso” y porque las “poco tímidas” francesas podían ser buenas aliadas siempre y cuando ellos no confundieran amistad con coqueteo. Pero Ziman también les habló de lo difícil que era arribar a un país en guerra y así, al final, admitió resignado: “La mejor guía será el sentido común”.

Siete décadas después, los estadounidenses andan con un librito parecido en el bolsillo, pero no en las costas francesas, sino en Colombia. Se trata de Colombian Cultural Field Guide, un documento confidencial de 95 páginas que el Servicio de Inteligencia del Cuerpo de marines de Estados Unidos mandó a hacer para guiar a los funcionarios del gobierno y los miembros del Ejército que vienen a cumplir una misión en el país. El tomo data de 2009, pero hoy sigue siendo una guía oficial. Y aunque estos manuales secretos han sido comunes en el mundo a lo largo de la historia, este sobre Colombia combina tanto folclor y tantas asombrosas conclusiones sobre el país que vale la pena revisarlo.

Los primeros capítulos recorren la “mentalidad” colombiana. Y lo primero es dejarle claro al visitante que acaba de pisar una tierra muy religiosa con abundantes días festivos, profundamente machista e individualista, donde la virilidad, el orgullo, el honor, la lealtad y la valentía irrigan la idiosincrasia. Luego dan consejos prácticos. A diferencia de Estados Unidos, dicen los anónimos autores, en Colombia no se debe escupir pues es vulgar u ofensivo, ni señalar con el dedo índice. “En Colombia, eso significa otra cosa”, escriben. Luego explican que aquí no es insultante silbarles o decirles piropos a las mujeres y piden que no digan “América” cuando hablen de Estados Unidos y que no se indignen si la gente los llama gringos.

Flores y 'amarillito'

El objetivo es evitar que un representante de las instituciones estadounidenses quede mal cuando deba moverse en la sociedad colombiana, y por eso el libro explica reglas básicas. Dice que un colombiano estará agradecido si su interlocutor se esfuerza por hablar español y que hay que saludar de mano a los hombres, y a las mujeres, según la situación, de mano o beso. Advierte que al llegar a una reunión hay que saludar por separado a cada integrante, y que mal se haría en tocar temas de trabajo, política o religión. Insiste que es mejor comer todo lo que se sirve y aceptar un trago si es ofrecido. Y advierte que los bogotanos resultarán fríos y formales, mientras los paisas y los costeños serán más alegres y familiares. De los hogares pobres dice que sobresalen por su hospitalidad, pues sus integrantes están convencidos de que es “una obligación compartir lo poco que se tiene”. Las familias negras, según el libro, suelen ser hospitalarias y hacer amistades con facilidad. Por esto, dicen, un visitante no debería confundirse si un miembro de esas familias de repente comienza a llamarlo “primo”.

La pregunta de qué regalar cuando se llega a un hogar ajeno parece muy importante para los gringos. Hay todo un aparte dedicado al tema, que arranca diciendo que el tipo de ofrenda depende del estatus de la familia. Con los “blancos y mestizos”, dice, se puede ser “menos formal y más creativo”. Pero aconseja irse por lo fácil: una canasta de fruta fresca para la mujer y una botella de whisky para el hombre. La botella de whisky también puede ser una fuente de problemas para una familia de escasos recursos, pues puede hacerla sentir mal o, incluso, acarrearle problemas con los vecinos.

También hay consejos para quienes vienen a hacer negocios. Les dicen que la gente tiende a interrumpir al otro mientras habla, y que eso no debería molestar. En cambio, recuerdan que hay que tener cuidado y no hablar con demasiada crudeza, ya que “los colombianos se mueven sobre una gruesa capa de civilidad”. Los autores dicen que una negociación en Colombia toma “muchísimo tiempo” y piden al lector que se prepare porque a veces es necesario reunirse varias veces antes de llegar a un acuerdo. Le dicen que sea puntual, pero que no espere que los demás lo sean. “Su interlocutor llegará tarde y el arranque de la reunión será lento, pues lo común es presentarse, charlar y tomar primero un café”. Lo normal, insisten, es que el otro llegue media hora tarde; en un evento social sería incluso “cortés” ser un poco impuntual. También le piden al visitante que no se desespere si al mediodía nadie le contesta al teléfono en una empresa o en una institución del gobierno, pues “la gente en ese momento del día suele tomarse una pausa de hasta dos horas”.

Malicia indígena

Una parte gruesa del libro está dedicada a hablar de cultura: de comida, vestimenta y geografía y a explicar la historia y la política del país, donde los marines hacen énfasis en las divisiones sociales, raciales, económicas y de clase. Tienen una visión crítica de la autoridad estatal: dicen que solo los ricos y los poderosos interactúan con el Estado y que por eso este resulta “distante, ajeno e impredecible”. Y añaden: “Así, muchos se sienten ignorados”.

Esta visión, que sorprende al venir del mismísimo Tío Sam, se extiende a lo largo de las páginas y llama la atención sobre todo cuando los marines explican la estructura social. Según ellos, desde la Colonia hasta hoy la sociedad ha estado dividida en clases y razas. Una “elite blanca” corona la pirámide y ha diseñado todo el orden nacional con el solo fin de seguir sus propios intereses. Así, “los blancos” disfrutan de un acceso directo al poder político, económico y social. Los “mestizos” abarcan la clase media y solo si tienen fortuna y dedicación pueden adquirir la riqueza, la educación y las costumbres de los blancos. Al fondo de la pirámide están los afrocolombianos y los indígenas.

El último capítulo explora la historia y la estructura del Ejército, una institución “romántica”, “orgullosa”, “sobreprotectora”, “resistente al cambio” y, a veces, “arrogante” ante la intervención extranjera, que le da importancia a la “malicia indígena” (“la capacidad de adaptarse a situaciones difíciles mediante la creatividad y la recursividad”) y que concibe su deber no tanto en el cumplimiento de las políticas del gobierno, sino más bien en el “amor a la patria”. Aquí el lector encuentra, según el libro, importantes “claves” para entender a los colombianos: los conceptos de ‘palanca’ y ‘rosca’. La palanca es “una conexión personal con una instancia de poder” y la rosca “un sistema informal de grupos de tomas de decisiones”, que existe en “todos los niveles, esferas y jerarquías”. No solo en el Ejército ambas cosas son “vitales” para avanzar social o políticamente. Y a este nivel, dicen, se toman la mayoría de las decisiones políticas y militares.

Aunque el manual no lo dice, puede suponerse que queda a juicio de los colombianos decidir si los gringos, al seguir sus instrucciones, logran o no camuflarse en una sociedad tan distinta. Pero lo que sí deja claro es que para los marines que viven en Colombia, a diferencia de las costas de Normandía, el sentido común puede resultar muy insuficiente.

Fuente:
http://www.semana.com/nacion/articulo/el-manual-gringo-para-entender-colombia/400141-3



manual