Una nena evitó que la secuestren al clavarle una lapicera al raptor

El caso ocurrió en un pueblo del centro de la provincia de Mendoza. El agresor quiso engañarla y a no lograrlo intentó meterla en un auto.


Nena le clavo un lapiz a su raptor y huyo.

Susto. La nena atacada junto a su madre en la escuela José Salas, ayer.

Una nena de 12 años evitó ser raptada por un desconocido clavándole una lapicera en el ojo a un hombre que pretendía someterla. El hecho, que conoció recién ayer, ocurrió cerca de las 16 del lunes pasado cuando la nena salió de la escuela José Salas de la localidad de Cuadro Nacional, cerca de San Rafael, en el centro de Mendoza.

El jefe de la Policía departamental San Rafael, Horacio Juri, señaló que la nena salió de la escuela, ubicada en Belgrano 113, y caminó dos cuadras hasta la plaza distrital. En ese momento, un hombre le gritó desde un auto "¡Brenda!". La nena le dijo que no se llamaba así y siguió caminando. El individuo la siguió y trató de convencerla de que subiera al auto. La situación llenó de pavor a la niña, quien comenzó a correr en dirección a su casa.

En ese momento, el hombre se bajó del auto e intentó subirla por la fuerza. Ante el primer contacto, la alumna de sexto grado no dudó en defenderse, le clavó una lapicera debajo del párpado inferior de un ojo y comenzó a gritar.

Los vecinos de la zona salieron de sus casas alarmados ante el pedido de auxilio y el supuesto secuestrador aprovechó el revuelo para subirse al vehículo y escapar. Según los testigos, el hombre tiene alrededor de 40 años, pelo corto y negro, es delgado y de tez blanca. Huyó en un Peugeot 504 con los vidrios polarizados.

La madre de una alumna comentó la zozobra que vive la comunidad educativa por el hecho. "Nos llamó la atención porque nunca había sucedido algo igual. Es más, aquí en el horario de ingreso y salida hay presencia policial, por lo que nos sentíamos protegidos, pero ahora la situación cambió", dijo.

Desde el Primer Juzgado de Instrucción se dio a conocer que el vehículo del presunto secuestrador es de color blanco, posiblemente un Peugeot 504, con rayones en la chapa y detalles negros en la rejilla y los plásticos. En tanto, el hombre acusado por la menor tendría entre 40 y 45 años, tez blanca, pelo corto negro y mediana estatura.

Con esa descripción, y principalmente el dato del auto, la justicia pidió a la comunidad sanrafaelina colabore en la identificación del individuo, al que se imputará por privación ilegítima de la libertad en grado de tentativa en caso de que se compruebe el hecho.

Las personas que auxiliaron a la nena en tan difícil trance llamaron a la policía y la contuvieron hasta que llegaron sus familiares. Ahora, el caso está en manos del Primer Juzgado de Instrucción a cargo de Paula Arana, que junto al personal de Investigaciones están intentando dar con el paradero del sospechoso.

Ayer, en una rueda de prensa, en la que estuvo acompañada por su madre de 30 años, la lena dijo que el incidente se produjo cuando "caminaba hacia el comedor comunitario" donde almuerza por calle Santa María de Oro, la principal del pueblo, sobre la que hay varias reparticiones públicas y un flujo de personas bastante importante a esa hora.

"Se paró un auto viejo, blanco, y se bajó un hombre delgado y me dijo que si yo era Brenda. Le dije que yo no era Brenda y entonces me dijo que mi mamá lo había mandado a buscarme y me agarró del brazo para subirme al auto. Yo me defendí con una lapicera que llevaba en el bolsillo, se la clavé en la cara y corrí gritando", agregó.

También relató que el atacante, antes de subir al vehículo para escapar, la amenazó con regresar a buscarla en cualquier momento y le aseguró que "en la próxima" no se salvaría.

El subcomisario Pablo Domínguez contó "en un primer momento creímos, de acuerdo al relato de algunos vecinos que llamaron, que se trataba de un accidente de tránsito porque decían que había gritado una niña".

"Cuando localizamos a la nena ella nos contó lo sucedido e inmediatamente comenzamos a buscar testigos ya que a esa hora hay mucha gente. Muchos vieron el auto, que sería un Peugeot 504 en muy mal estado, sin patentes y todos pensaron que había atropellado a la niña y por eso escapaba", dijo el oficial.

Se descarta que el agresor sea un vecino de ese distrito porque no existen vehículos con esas características, aunque no se ha descartado todavía ninguna hipótesis.

Según el subcomisario Domínguez la reacción de la pequeña obedeció a que "existe una gran comunicación entre los habitantes y la policía en el distrito, que trabaja en la prevención. El móvil que patrulla tiene un celular cuyo número conocen todos y llaman directamente. Con ello se ha logrado agilizar todo el sistema de seguridad", aseguró.

Cuadro Nacional es una localidad distante 3 kilómetros al este de la ciudad de San Rafael. El pueblo cobija a unos 3.500 habitantes.