El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

A 10 años de la Masacre de Carmen de Patagones

Desde el 28 de septiembre de 2004 arrastran la tragedia que nació de la Browning calibre 9 milímetros que Rafael Juniors Solich gatilló contra sus compañeros de la Escuela de Enseñanza Media N° 202 Islas Malvinas en la antesala de la Patagonia. Los diez proyectiles que Juniors - por entonces de 15 años- descargó provocaron las muertes de Sandra Núñez, Federico Ponce y Evangelina Miranda e hirieron a Pablo Saldías, Natalia Salomón, Nicolás Leonardi, Rodrigo Torres y Cintia Casasola. Desde entonces, a la ciudad de Carmen de Patagones, en el extremo sur de Buenos Aires, le antecede una palabra: masacre. La primera en una escuela pública de Latinoamérica.


A 10 años de la Masacre de Carmen de Patagones
Era un martes frío, en el inicio de la Primavera, que anunciaba normalidad. Los 400 alumnos del colegio ya estaban en sus aulas. Maestros, preceptores, estudiantes, padres, todo un pueblo desconocían que la noche anterior Juniors había ido hasta el dormitorio de sus padres, había abierto el ropero y había extraído el arma y tres cargadores completos que la Prefectura Naval le había asignado a su padre, efectivo de la fuerza. También, con sus 1,74 metros de altura y en la oscuridad, había tomado de la parte superior de un modular ubicado en el comedor un cuchillo de caza. Con ese equipamiento y recubierto por un camperón verde, otra vez de su padre, poco después de las 7.30 se separó de su pupitre, fue hasta el frente, le dio la espalda al pizarrón y disparó. El país se levantó con la noticia.


masacre

"No hubo Justicia. Como hace una década sigo con la incertidumbre de no saber de Juniors. Creo que las autoridades lo protegen demasiado. No puede ser que no se sepa de él cuando él tiene información de nosotros porque nuestras familias no cambiaron de domicilio ni nosotros de identidad", se quejó Nicolás Leonardi. Tiene 25 años y vive en La Plata. Está terminando la carrera de odontología. Varios centímetros sumó su cuerpo desde 2004 aunque conserva en la cara los rasgos juveniles de entonces. Los problemas de sueño también lo siguen de aquella época. Antes, más extremos: después del ataque no podía dormir solo y, meses más tarde, pudo hacerlo siempre y cuando chequeara que las ventanas estuviesen trabadas. Hoy, más atenuados: le cuesta quedarse dormido.


victimas


En la mañana del 28 de septiembre, en la que el miedo actuó como una fuerza que lanzó a los chicos al suelo, Nicolás recibió un disparo que le dejó cuatro cicatrices: una en el pecho, otra en el brazo y dos en la axila. El trayecto que recorrió el plomo en su cuerpo es incierto, los médicos no pudieron definirlo. Su recuperación física -en comparación al resto de los heridos graves- fue rápida. Permaneció un día internado en el Hospital Municipal "Dr. Pedro Ecay" de Carmen de Patagones. A la semana, volvió a la escuela de la masacre. Llevó un cartel con la foto de Federico Ponce, uno de los fallecidos y su mejor amigo. Con el brazo izquierdo inmovilizado y haciendo una maniobra enganchó la pancarta en el escudo de hierro del frente del colegio. Así, las imágenes de los estudiantes asesinados empezaron a poblar la fachada del Islas Malvinas. Allí Nicolás terminó la secundaria.


Junior

Rodrigo Torres impone presencia. Es alto y su estructura ósea maciza. Su físico ya estaba definido cuando Juniors lo baleó en el abdomen. "Pensé que el arma era de juguete, me di cuenta que era de verdad cuando vi la vaina servida, me agaché y me cubrí la cabeza. Después me desmayé", recordó. No sabe cuánto tiempo estuvo inconsciente. Su memoria vuelve al momento en que abrió los ojos y divisó heridos y muertos. El aula estaba vacía. "Lo vi a Pablo tirado arriba de Fede (Ponce). Pablo pestañaba pero no decía nada, tampoco se movía. Intenté levantarlo. Sabía que estaba vivo. Pero no pude". Un dolor agudo invadió la zona media de su cuerpo y vomitó sangre. Entonces, sintió las manos de Nicolás en su espalda. Le pedía que salieran.

Tiene 26 años. Vive en Viedma, trabaja como empleado público, practica handball y asiste a un coro. "La masacre es un hecho muy importante en mi vida pero no me define", afirmó Rodrigo. Cada vez que cruza el puente viejo que une a la ciudad de Carmen de Patagones con la capital de Río Negro se persigna tres veces frente a una ermita. Lo hizo por primera vez, después del ataque, cuando lo trasladaron en ambulancia a Viedma. En la actualidad, lo hace en memoria de Sandra, Federico y Evangelina. Hoy, a diez años, todo un pueblo también saldrá a la calle a recordarlos
.


En mi opinión personal, no justifico lo que hizo Junior, pero tampco contar la historia como que Junior era un hijo de puta que mato a unos inocentes niños con mejillas ruborizadas, porque por algo lo hizo.

Junior era un loco de mierda, y los victimas unos hijos de puta.
Se podria haber evitado si Junior le hubiera encajado una trompada a cada uno.


Yapa


link: https://www.youtube.com/watch?v=UzNPdkifP90

4 comentarios - A 10 años de la Masacre de Carmen de Patagones

@wellmapukun +4
junior y barreda son dos casos dignos de un psicoanalisis, de como la sociedad abusa mentalmente a las personas a tal punto de que el individuo explota de la peor manera
@thesleep2 +2
tal cual...yo no lo defiendo al loquito este, se fue a la mierda, como barreda o aquel que le decian pan triste o cualquiero demente de esos.....pero la verdad al flaco lo deben haber llevado al limite, yo cuando era pendejo y pasaba lo que hoy se dice bullying...la escuela no se hacia cargo de nada, te quejabas de que te jodian y nadie hacia nada..y despues ocurren todas estas cosas y todos se quieren sacar su parte de responsabilidad
@wellmapukun
@ForeverNeverLies yo tampoco los justifico, pero el daño metal y la tortura psicologica a lo que fueron expuestos es un llamado de atencion para todos
@ForeverNeverLies +1
@wellmapukun Tal cual. Yo sinceramente siempre me terminaba cagando a piñas, osea si me jodían respondía y listo, el problema es que llegar a esa instancia es razón de la falta de atención por parte de los padres y maestros hacía las personas conflictivas desde el punto de observación y educación (y me refiero a aquellos que molestan, como hacía aquellos que son molestados y terminan cometiendo estos actos de locura).
@cubalibre82
lo peor de todo es q nadie sabe donde esta junior, y claro si estamos en argentina donde todo se ata con alambre y nadie tiene ganas de hacer esfuerzos
@mathhu +1
"Junior era un loco de mierda, y los victimas unos hijos de puta."

hay que detener el bowling...
@ADITO
Y TODO POR CULPA DE ESE MARILYN MANSON