Las élites que consideran que los humanos son una plaga en la tierra


Algunas personas cercanas a las élites globales se permiten hacer declaraciones públicas poco pacíficas. Así, algunos de ellos dicen que los humanos son una plaga en la tierra y ofrecen maneras de combatirlo.

los humanos son una plaga en la tierra


El portal 'El Robot Pescador' ha publicado algunas de las citas más polémicas de los dirigentes de varios países. En ellos se promueven ideas de qué hacer frente a la superpoblación. Les ofrecemos algunas de ellas.

El exasesor de Salud del presidente Barack Obama y uno de los constructores del proyecto Obamacare Ezekiel Emanuel:

"La sociedad sería mucho mejor si las personas no tratasen de vivir más allá de los 75 años". "Es ineficiente desperdiciar recursos médicos en aquellos que no pueden tener una alta calidad de vida".

"Un programa de esterilización de las mujeres después de su segundo o tercer hijo, aunque se trate de una operación más dificultosa que la de la vasectomía, podría ser más fácil de implementar que tratar de esterilizar a los hombres".


Exasesor científico del presidente George W. Bush, Paul Ehrlich:

"La solución fundamental es la reducción de la escala de las actividades humanas, incluso el tamaño de la población, manteniendo su capacidad de consumo de recursos dentro de la capacidad de carga que tiene la Tierra". "Nadie, en mi opinión, tiene derecho a tener 12 hijos o incluso tres, a menos que el segundo embarazo sea de gemelos".

La asesora de Hillary Clinton Nina Fedoroff:
"Debemos seguir disminuyendo la tasa de crecimiento de la población mundial. El planeta no puede soportar mucha más gente".

El esposo de la Reina Isabel II y cofundador del Fondo Mundial para la Naturaleza, Príncipe Felipe de Edimburgo:

"Si pudiera reencarnarme, me gustaría volver como un virus mortal con el fin de contribuir a resolver la superpoblación".

El viceprimer ministro de Japón, Taro Aso, hablando sobre los pacientes con enfermedades graves, dijo: "No se puede dormir bien cuando se piensa que todo está pagado por el Gobierno. Esto no se resolverá a menos que les demos prisas por morir".