MITOS BOLIVARIANOS


Asentada sobre falsedades históricas y fantasías mesiánicas, la revolución chavista nutre en cierto modo el imaginario nacional con una mitología que divide al país entre buenos y malos. Así, en momentos de apuro, Hugo Chávez hizo uso de esta mitología para embaucar e implantar su propia interpretación de la historia

Venezuela: Mitos bolivarianos



1 Bolívar sirve para todo. Es cierto que cada nación necesita héroes de gesta. Es cierto también que sus leyendas cincelan la identidad y enriquecen parte de su cultura. Es por ello que, de manera astuta, Hugo Chávez ha querido facturar su revolución bajo la imagen del Libertador. Así, el presidente Chávez habla de Simón Bolívar como si se tratara del vecino de al lado. En los primeros años de su gobierno se decía incluso que conversaba con su espíritu. De modo que esta obsesión forma parte de su coartada para hacernos creer que si el Libertador resucitara, no tendría dudas de que ensillaría su caballo y se presentara en un Aló Presidente. Está bien que Hugo Chávez quiera rescatar los valores patrios, pero no está bien agotarlos y abusar de la imagen. En más de una ocasión ha dicho “Quieren hacer conmigo lo que hicieron con el Libertador”, lo que para muchos analistas mide ya su condición emocional. No está bien traerlos a colación para excusar y explicar misiones que nadie comprende. Ya se conoce cómo y por qué se crean las tormentas y los maremotos. La palabra “bolivariano” o “bolivariana” de tanto repetirla se ha vuelto hueca, vacía. Bolívar corre el peligro de dejar de ser un valor nacional y convertirse para siempre en una figurita repetida. En cada discurso y acto público en el que el mandatario hace presencia lo evoca como una musa, como si el Libertador hubiese encarnado en la piel de nuestro actual presidente. El abuso se hace ridículo.

2 De Zamora a Jaua. Ezequiel Zamora nació el 1 de febrero de 1817, hijo de “blancos de orilla”, nació como un humilde campesino, luego se convirtió en militar y en caudillo popular revolucionario. Fue uno de los protagonistas de la Guerra Federal y defendió una reforma agraria en pro de los campesinos. Zamora murió el 10 de enero de 1860 y renace en la boca de Hugo Chávez Frías, quien lo considera uno de los pensadores y revolucionarios de más arraigo popular en nuestra sociedad y que refuerza el proyecto socialista bolivariano. Especialmente refuerza, incoherentemente, el ejercicio de Elías Jaua con las fincas expropiadas en nuestro país. La injusticia de la toma de 31 fincas en Barinas, Guárico, Mérida, Táchira, Trujillo y Zulia el año pasado, se hizo en conmemoración de los 150 años de la Batalla de Santa Inés, según Jaua. "No se trata de intervenciones sino de rescate, porque son terrenos de la nación" declaró. Lo que me hace pensar que hay una confusión meramente preposicional que hace creer que cualquier terreno “en” la nación es “del” estado.

3 Mi abuelo Maisanta. Pedro Pérez Delgado, conocido como el Americano o Maisanta porque lo único que solía decir era: Mai Santa, Mai Santa (Madre Santa). Este hombre de las montoneras parece que fue un hombre violento y fracasado. Su primer asesinato lo comete a los 12 años, cuando mata por la espalda al coronel Padro Macías, quien embarazó a su hermana. Maisanta destaca en la historia por su participación en la escaramuza de La Mata Carmelera en 1898, donde fue asesinado ex presidente Joaquín Crespo. Desde 1914 fue oficial de la dictadura de Juan Vicente Gómez, pero a los años deserta y comienza actividades guerrilleras en contra del gobierno gomecista. Por este hecho, es encarcelado en el Castillo de Puerto Cabello y allí muere en 1924. Este personaje gris de la historia ha sido rescatado por la “gesta” chavista, quien ha exaltado a este caudillo guerrillero porque supuestamente es bisabuelo del presidente Chávez. Sea verdad o mentira, este Maisanta se ha vuelto un mito tan febril, que incluso sirvió para elaborar una lista peor que la de Tascón, y con la cual se le niega todavía trabajo a los no chavitas.

4 Tardes de Manuela. Es conocida la relación adúltera entre Manuela Sáenz y el Libertador Simón Bolívar y por esto, además de por sus sueños libertarios, es conocida en América Latina. Manuelita fue criada por las monjas pero pronto mostró un carácter revolucionario y se involucró en actos políticos y se casó con James Thornes. El mismo día en que conoció a Bolívar, Manuelita se convirtió en su amante hasta la muerte del Libertador. Manuelita se ha convertido en un nuevo mito de la revolución chavista, eso sí uno con ribetes telenovelescos. La consumación de este culebrón fue que el sábado 3 de julio el gobierno recibió los restos simbólicos, es decir, una porción de tierra porque Manuela fue enterrada en una fosa común, para ponerlos junto a las exequias del Libertador en el Panteón Nacional. Además, ese día Manuela Sáenz fue nombrada generala de las Fuerzas Armadas venezolanas.

5 Rondando barcos. Entre las babiecadas que suele repetir Chávez en sus cadenas, está la de la flota naval estadounidense en las costas de La Guaira que presuntamente estaba en la espera del desenlace de los hechos del 11 de abril del 2002, pero supuestamente tuvo que retirarse cuando Chávez retornó al poder dos días después. Pero el Presidente no sólo se queda con esa parte de la historia sino que también agregó a su fábula el contraataque venezolano a través de la supuesta “guerra asimétrica”, una amenaza que consiste en formar unidades de reservas adscritas a los cuarteles con gran cantidad de efectivos entrenados y armados hasta los dientes, listos para asaltar la presa pero sin experiencia alguna como para derrotar a una de las potencias capitalistas del mundo. ¿Será que el General García Carneiro y el enviado a rescatar al presidente Chávez en la isla de La Orchila, Alí Uzcátegui poseen la fómula secreta para triunfar en la fulana asimétrica?

6 Me quieren matar. De todas las mitologías más dramáticas del presidente Chávez, destaca la el magnicidio. Por lo general, los cuerpos de inteligencias descubren el plan, allanan la residencia donde se planificó el golpe y nunca muestran las pruebas. Son incontables las veces en que el presidente de la República ha denunciado planes magnicidas en su contra, pero siempre han tenido un factor común, según Chávez, todos y cada uno han sido diseñados y financiados por el imperio estadounidense. Sin embargo, llama la atención que cuando estos serían puestos en marcha por la oposición, los organismos estatales hacen gala de una eficiencia que pocas veces tienen y los descubren. Una vez Pedro Carreño, en función de ministro el Interior, contó de un plan en un terreno cercano al aeropuerto de Maiquetía, donde los conspiradores dejaron una bazuca y un papel donde ñle explicaban cómo dispararle al avión presidencial. Uno de los más famosos intentos revelados por el presidente Chávez fue el que, según él, quería poner en marcha el gobierno de EEUU al lanzarle “uno o dos cohetes” al avión en el que viajaría a El Salvador para la asunción del presidente electo Mauricio Funes. "Se estaba planificando lanzarle uno o varios cohetes al avión de Cubana de Aviación, que ya estaba listo en Maiquetía para nosotros viajar, por cuanto, como se sabe, el avión presidencial venezolano ha tenido un desperfecto", aseguró el presidente venezolano el miércoles, durante un acto oficial en el Estado de Vargas. Detrás de este atentado estarían las manos de un grupo de ex militares venezolanos, comandados por Luis Posada Carriles -el ex agente de la CIA cubano-venezolano. Otra de las épicas historias contadas por el Presidente data del año2008, cuando reveló que su gobierno logró abortar planes de magnicidio elaborados por militares en el seno de las Fuerzas Armadas. Esta vez el show hasta contó con la reproducción de la grabación de un video con las supuestas voces de un grupo de militares que planificaban bombardear el Palacio de Miraflores, cadenas de televisión, la Armada, instalaciones de la Fuerza Aérea y la comandancia de la Guardia Según Chávez, las voces eran las del general de División del Ejército, Wilfredo Barroso Herrera; del vicealmirante Millán Millán, y el general de Brigada de la Aviación, Eduardo Báez Torrealba.

7 La horrible cuarta república. Desde que llegó al poder, el presidente Chávez no ha hecho más que culpar a los gobiernos democráticos del pasado de todos los males y desigualdades que han aquejado a Venezuela en los últimos años, pero también prometió que durante su gobierno, es decir, la flamante quinta república, se encargaría de remediarlos y le daría al venezolano una mejor calidad de vida. Chávez ha acusado a los gobiernos anteriores de absolutamente todo, desde la desigualdad social hasta la situación hospitalaria, pasando por toda clase de problemas. Quizás el más reciente, que pasará a la historia como uno de los mitos más grandes fue el elaborado con respecto a la crisis eléctrica. "Aquí la cuarta república cometió el error de ponernos a depender en materia de sistema eléctrico en más de 70% sólo del río Caroní, que bastante ha dado y el plan que ellos tenían cuando llegamos aquí (al poder) hace 11 años era construir cuatro represas más en la parte alta del Caroní pero dijimos que era una locura porque iban a acabar con ese río y paramos el proyecto". El problema es que, así como detuvieron ese plan de generamiento eléctrico, no pusieron en marcha ningún otro, aunado al descuido y falta de mantenimiento que sufrió la represa de El Guri, lo que trajo como consecuencia los graves problemas eléctricos atravesados. Una y otra vez el presidente Chávez sigue excusando la ineptitud de su gobierno en errores del pasado, sin darse cuenta de que la quinta república comenzó hace 11 años, y Venezuela sigue sin salir del atolladero. ¿Cuántos años más de ineficiencia harán falta para que los problemas dejen de ser a causa de la cuarta república? ¿Hasta cuándo le servirá a Chávez el mismo discurso para seguir vendiendo su revolución como la panacea del siglo XXI?

8 Todos los malos son oligarcas. De acuerdo a la Real Academia Española un oligarca es: cada uno de los individuos que componen una oligarquía. Y, oligarquía: gobierno de pocos. Según estos significados, el hecho de que “oligarca” sea uno de los términos preferidos de nuestro presidente para insultar a sus “enemigos” se va convirtiendo en una ironía. La oligarquía, para él, está comprendida por los sectores adinerados del país que quieren gobernar entre ellos mismos para tener total control sobre los bienes. Los acusó de poner y quitar ministros a dedos a su conveniencia. Cuando gobernaba la oligarquía no había espacio para la decisión y opinión del pueblo. Hoy bajo su gobierno el pueblo es lo primero y todo se hace con y por amor, y no en pos del dinero. Sin embargo, este gobierno romántico comprende una serie de contradicciones (no mencionaré de nuevo el término oligarca que recae sobre ellos mismos): los ministros y presidentes de las instituciones del estado, no sólo son puestos a dedo, sino que parece un juego de damas chinas: mover las fichas de aquí para allá e intentar sacar una que otra ficha en un juego eterno; y satanizando la riqueza intenta glorificar la pobreza, ¿es la pobreza realmente algo bueno? ¿Es la pobreza algo deseable?

9 Pdvsa privatizada. El presidente Chávez ha insistido hasta la saciedad en que los gobiernos de la cuarta república entregaron todos los recursos energéticos del país, y ha asegurado en muchas ocasiones que Pdvsa iba a ser privatizada, pero su revolución salvadora llegó a tiempo para impedirlo. "Durante la Cuarta República, la burguesía venezolana entregó los recursos energéticos a las empresas estadounidenses y había puesto en marcha el proceso de privatización de Petróleos de Venezuela, que se detuvo gracias a la llegada de la revolución bolivariana". Asimismo, aseguró que si se hubiera dado el proceso de privatización de Pdvsa, hubiera sido un infierno para los venezolanos, pues a su criterio, ello hubiese sido la pérdida de toda esperanza de obtener la verdadera soberanía. “Si no hubiera llegado la revolución a tiempo, ya hoy Pdvsa no fuera venezolana”. Igualmente, el presidente insiste en que los venezolanos han demostrados en los últimos años en que son capaces de manejar las empresas y producir dividendos, sería bueno que el gobierno nacional le diera el mismo apoyo a todas las empresas nacionales.

10 El diablo con sotana. Desde que el presidente Chávez inició su primera gestión, en febrero de 1999, no ha dejado de tener roces con la alta jerarquía de la Iglesia Católica y a veces por mampuesto con otras religiones, como las Evangélicas, Testigos de Jehová y la Iglesia Pentecostés. Pero su predilección es criticaruna y otra vez a la Conferencia Episcopal Venezolana, haciendo señalamientos específicos a los monseñores Baltazar Porras, Roberto Luckert, los cardenales Ignacio Velazco y Jorge Urosa Sabino. Todo comenzó cuando públicamente los señalaba como adecos con sotana, después los calificó de “indignos” por apoyar los hechos del 11 de abril de 2002, luego les dijo oligarcas y hasta al cardenal Urosa le dijo “troglodita” en el acto del 5 de julio de este año. Para el Ejecutivo, los representantes de la Iglesia “no andan por el camino de Dios”, incluso los ha mandado a que se hagan una revisión de conciencia mandándolos a que recen “un padrenuestro ó 20 padrenuestros y 20 avemarías", por entrometerse en su proyecto revolucionario y querer meterle miedo al pueblo. Como dice la Biblia, “el que tenga ojos que vea, el que tenga oídos que oiga”.