El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Salón para oler colegialas… todos presos

Snif snif…

Salón para oler colegialas… todos presos

Just in Japan...

En este lado del globo cuando se toca algún tema que relacione la prostitución y el crimen suelen aparecer términos como “trata de blancas”, “esclavitud”, “secuestro”, asuntos muy alejados de aquellos de cuando se toca el tema en el país del sol naciente, donde tenemos una noticia de un establecimiento cuyo servicio consistía en oler colegialas… si, olerlas y nada más. El crimen? Pues que las colegialas eran efectivamente chicas de secundaria menores de edad.

La cuestión es que ya hace un par de años que en Japón se vienen reventando establecimientos que caen bajo la denominación “JK” que es una abreviatura de joshi kosei, que viene a significar “chica de secundaria”.

Hay numerosos tipos de establecimientos y servicios, tenemos desde caminatas de la mano, salones donde las colegialas hacen lucha libre, donde uno puede dormir sobre sus faldas, etc.; pero el principal problema que se suscita es que el ofrecer menores de edad a sujetos mayores está penado bajo la ley japonesa, y  muchos de estos servicios derivan en sexo, o sea, prostitución infantil.

Bueno, el último grito de la moda, que término de la misma manera que el resto, con todos presos, es el de oler colegialas. Si, olisquear chicas de secundaria para inundar nuestras fosas nasales con su intenso aroma juvenil.

Izuchi Keiten, de 33 años de edad, era el propietario del establecimiento, Pure Doll JK Community, y el que termino en custodia el 16 de octubre del corriente, junto a un empleado, bajo la sospecha de emplear a menores violando las leyes laborales.

El establecimiento operaba desde noviembre del año pasado y no tenía ningún problema de promocionar el hecho de que había menores de edad para ser olidas.

De esta manera se ascendía a un total de 30 colegialas, quienes podían cambiarse en numerosos cosplay bajo pedido de sus clientes.

Es así como durante el allanamiento se secuestraron numerosas prendas, incluidos uniformes de colegialas, de meido y de gimnasia.
presos

A todo esto, los servicios ofrecidos contaban con conversación, siendo el básico, a 4,000 yenes los primeros 30 minutos, unos 37 dólares aproximadamente. Además habían opciones como el anteriormente nombrado cosplay, oler el cabello de la joven (3,000 yenes, 28 dólares), y recibir un cachetazo en la cara (1,000 yenes, 10 dólares).

Izuchi había admitido que se había marchado de Takadanobaba, que se encontraba a dos paradas de Ikebukuro por la Línea Yamanote, dado que esto beneficiaria al negocio alejándolo del radar de la policía, teniendo en cuenta que los esfuerzos de la ley en su lucha contra los establecimientos JK se centraban en Akibahara.

Obviamente no funciono, dado que la popularidad del negocio atrajo a la ley, además de dar nacimiento a varias copias, donde una fue cerrada al día después del caso de Pure Doll JK Community.

Para cerrar, el fetiche del olor no es nuevo en Japón, dado que hay colonias que simulan el aroma de colegialasde sus anos, y demás, solo que en este caso se fue un paso más adelante y se podían oler verdaderas colegialas, cosa que está penado por la ley. Pero ahora habrá que ver si hay una suerte de multiplicación de establecimientos de este tipo, como para seguir dándole quebraderos de cabeza a la policía nipona.

Comentarios Destacados

@fedebust +23
"oler colegialas" como diría Homero, están a años luz de nosotros!

11 comentarios - Salón para oler colegialas… todos presos

@fedebust +23
"oler colegialas" como diría Homero, están a años luz de nosotros!
@Mundial-Oficial +5
"recibir un cachetazo en la cara (1,000 yenes, 10 dólares)."


nipones
@anda123 +2
herni vende sus calsoncillos con olor a pedo yogurt
@registro13 +1
estos ponjas son unos loquillos...