Quebro TBA, peligran las indemnizaciones de las victimas

Tragedia de Once: Declararon la quiebra de TBA, de Mario Cirigliano

accidente

La empresa TBA, que operaba el ferrocarril Sarmiento donde ocurrió la Tragedia de Once, fue declarada en quiebra este martes (21/22) a tan sólo 1 día del acto de los familiares de las víctimas del accidente, que se realiza los días 22 de cada mes. En febrero de 2012, el Ministerio de Planificación Federal dispuso la intervención administrativa, técnica-operativa de la firma que presidía Mario Cirigliano, quien fue autorizado el 05/05 por el Tribunal Oral Federal 2 a no concurrir a las audiencias de testigos del juicio por la tragedia. Sin subsidios ni concesión, TBA no iba a poder hacer frente a los pagos de las indemnizaciones de los familiares de víctimas de Once, ya que sus aseguradoras tenían topes máximos que no alcanzan para cubrir lo ocurrido, por eso la quiebra era cuestión de tiempo. Será el Estado ahora quien deberá responder por cerca de $1300 millones.

 Se confirmó este martes (21/10) lo que se esperaba: la quiebra de la empresa TBA, de Mario Cirigliano, donde ocurrió la Tragedia de Once. La medida deja en suspenso la posibilidad de que los familiares de las víctimas del accidente puedan cobrar las indemnizaciones, ahora apuntarán al Estado.

En 2012 el Gobierno había decidido la intervención de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), que opera las líneas de trenes Sarmiento y Mitre y presidía Cirigliano.
Los damnificados por el accidente del ferrocarril Sarmiento venían denunciando que, desde la ruptura de la concesión de TBA, no recibían atención y adelantaban que el Estado deberá terminar pagando el resarcimiento.

victimas

"Debo decirle que momentáneamente tenemos congeladas las negociaciones debido a la quita de concesión de TBA", dice el mail que recibió uno de los abogados de las víctimas que había comenzado a negociar con la empresa extrajudicialmente por entonces. Ahora se espera que todo se complique más.

En julio de 2012 el abogado Gregorio Dalbón, representante de gran parte de los damnificados, estimaba una demanda de unos $1300 millones contra TBA y el Estado nacional.

Atento a los montos, y sin subsidios ni concesión, TBA no iba a poder hacer frente a los pagos ya que sus aseguradoras tenían topes máximos que no alcanzan para cubrir una tragedia de la magnitud de lo ocurrido en Once, donde murieron 51 personas y hubo 700 heridos.
Así las cosas, todos esperaban la quiebra y accionar contra el Estado.