El temporal que afectó a la ciudad de Buenos Aires y el territorio bonaerense dejó unos mil evacuados en 17 municipios de la provincia, unos 250.000 usuarios sin electricidad y daños en viviendas, mientras que las localidades de Luján y Bragado, en donde hubo un pequeño tornado, fueron las más afectadas.

El feroz temporal dejó 1000 evacuados y a cientos sin luz

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, advirtió durante una conferencia en Casa Rosada que “la situación es muy dinámica” pero señaló que “el Comité inició una intervención territorial desde ayer (por el martes) y se destinaron 300.000 pesos para Defensa Civil y Bomberos Voluntarios”.

Capitanich mencionó que a nivel suministro eléctrico, la zona de servicio de Edesur mantenía 50.000 conexiones sin servicio y la de Edenor 200.000 usuarios sin provisión, mientras que reconoció que “los daños más severos se produjeron en la ciudad de Bragado”.

“Allí se produjo un tornado de pequeñas dimensiones con ráfagas de 120 kilómetros por hora y hasta el momento tenemos 100 evacuados en dos centros, 70 casas con voladura de techos, la destrucción total del Mercado Central y líneas de baja tensión caídas”.

En cuanto al río Luján, cuya cota histórica es de 6 metros, el coordinador de ministros precisó que “creció a 4,28 y se pueden generar más problemas”.

Capitanich detalló que la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, se comunicó con los intendentes de las localidades afectadas y se mantiene la intervención territorial para focalizar la ayuda "más allá de que en algunas zonas ha dejado de llover y el pronóstico indica que la situación se irá normalizando".

El funcionario mencionó que los municipios bonaerenses más afectados son General Rodríguez, Quilmes, Mercedes, Bragado, Moreno, Luján, Avellaneda, Marcos Paz, Cañuelas, Las Heras, Lomas de Zamora, Berazategui, La Matanza, Zarate, Tres de Febrero y Pringles, "y tenemos en observación a otro".

Devastador

El temporal que afectó a la ciudad de Buenos Aires y a 17 municipios comenzó en la noche del martes y se intensificó en la madrugada del miércoles lo que produjo la caída de 138,6 milímetros de agua, que equivale a todo lo que esta previsto que llueva en el mes de octubre.

Las consecuencias del intenso temporal se sintieron con fuerza en la Ciudad de Buenos Aires donde cayeron más de 100 árboles, explicó el director de Defensa Civil, Daniel Russo, quien aseguró que "cayeron precipitaciones violentas en poco tiempo".

Hubo algunas calles anegadas en las zonas del Bajo Belgrano, sobre las avenidas Del Libertador y Figueroa Alcorta y vecinos de Los Piletones denunciaron graves inundaciones en la manzana 8, 9 y 10 en el barrio porteño de Villa Soldati.

No obstante, los daños mas severos ocurrieron en Bragado -a 200 kilómetros al oeste de esta capital- en donde soplaron vientos que superaron los 120 kilómetros por hora que produjo el derrumbe del nuevo Mercado Central, numerosas viviendas y la caída de gran cantidad de postes eléctricos, árboles y una torre eléctrica que dejó a la ciudad sin energía.

Alerta roja en Luján

En tanto, en Luján, el rió alcanzaba los 4,28 metros y se esperaba para las próximas horas que el nivel supere los 5,20 metros ya que se mantenía el ritmo de crecida de cinco centímetros por hora.

Javier Sosa, de defensa Civil de esa comuna que fue declarada en alerta rojo, dijo que "esperamos más agua y que la situación se complique, hasta el momento tenemos 170 evacuados alojados en cuatro centros pero creemos que bajará una mayor cantidad de caudal desde los afluentes del río".

Con el agua al cuello y sin luz

En el conurbano, el temporal también produjo daños severos en los municipios de Tigre, La Matanza, Quilmes, Moreno, sectores de Lomas de Zamora como Ingeniero Budge o Villa Fiorito, Avellaneda y Berazategui.

En este municipio la caída de numerosos árboles y postes de energía eléctrica generaron cortes de luz , lo que a su vez provocó la interrupción del suministro de agua potable en tres cuartas partes del distrito, ya que ese municipio dispone de bombas eléctricas para extraer el agua de pozos.

En La Plata, el viento y la lluvia ocasionaron la caída de árboles y postes de luz, el anegamiento de calles y hasta la voladura de parte del techo del Estadio Único, pero no hubo evacuados, informó oficialmente la Municipalidad de la capital bonaerense.

Las fuertes ráfagas ocasionaron que se volara una de las membranas que conforma el techo de la cancha, ubicada en las calles 25 y 32, donde esta noche se tiene que disputar el partido de ida por los cuartos de final de la Copa Sudamericana entre Estudiantes y River.

Capitanich, mencionó que el dispositivo de prevención involucra a 5.000 efectivos policiales en las zonas afectadas y personal de Prefectura Naval y Gendarmería.