El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Agredido por un "caníbal" en Granada

Agredido por un "caníbal" en Granada
La pierna de Alfonso Martínez Foronda, tras la operación



agresion



El jiennense Alfonso Martínez Foronda pasó, en un solo segundo, de sentirse un héroe a pensar por qué le tenía que tocar a él. Como en multitud de ocasiones, este profesor de instituto acudió al Motel Campin Sierra Nevada, en la ciudad de Granada, para disfrutar de un partido nocturno de pádel con un grupo de amigos.

Un encuentro habitual que, en esta ocasión, se convirtió en una pesadilla a la que aún le quedan ocho meses. Todo por culpa de un joven gaditano que se hallaba bajo los efectos de una nueva sustancia estupefaciente, la metilendioxipirovalerona, más conocida como MDPV o “droga caníbal”, que le ocasionó una rotura del cuádriceps y del tendón rotuliano.


Granada de mano


Entre palazo y palazo, Martínez Foronda y sus compañeros de pachanga oyeron los lamentos “desgarradores”, apunta la víctima, de un pequeño entre los arbustos aledaños a la pista de pádel en la que jugaban. Su primera reacción fue salir y correr hasta el lugar, donde esperaban encontrarse con un menor que se había caído o se había pinchado con las ramas de los arbustos. “Estábamos jugando y escuchamos a un niño que lloraba muy fuerte. Era un llanto verdaderamente desgarrador, por lo que mi reacción inmediata fue tirar la pala y salir pitando hasta la zona donde se escuchaban los gritos. Me creía que iba a ayudar a un niño pequeño y me encontré con un auténtico desgraciado”, explica Alfonso Martínez Foronda.

Violencia. El “desgraciado”, que tenía alguna década ganada más de la mayoría de edad, era un joven de Cádiz que había consumido MDPV, la conocida como “droga caníbal”, que ya ha sido protagonista de varios casos de violencia desmesurada en España. El agresor, que se había alojado esa misma mañana en el campin, estaba escondido entre la maleza y cuando Martínez Foronda llegó en su auxilio, salió tras él, despeluzado y con una frase en su boca: “Te voy a matar”. Ante esto, la víctima solo pudo darse la vuelta y huir, con tan mala suerte que se encontró en su camino con una barra de hierro que separa las calles del campin y que le dejó como consecuencia la rotura inmediata del cuádriceps y del tendón rotuliano. Una lesión por la que tuvo que ser operado de urgencia ese mismo día y que lo mantendrá retirado de las aulas un tiempo mínimo de ocho meses. “Muy mala suerte”, así lo define Martínez.


come humanos

Pero aquí no acaba la pesadilla del profesor jiennense, ya que, tras caer al suelo con la pierna rota, el joven “caníbal” aprovechó su indefensión para cebarse con él y propinarle una paliza, de la que Martínez Foronda solo pudo salir gracias a la ayuda de sus compañeros de partido. Se libró, vistos los antecedentes con MDPV, de ser mordido. “Cuando me enteré de lo que había consumido el muchacho y busqué un poco de información entendí todo, porque la persona que se encuentra bajo los efectos de esta droga emite ruidos parecidos a los de un niño pequeño, se vuelve muy violento y muerde, algo de lo que me libré”, explica Foronda, a quien, según sus palabras, le ha tocado “el Gordo de Navidad”.



Dekada ganada






FIN DEL POST




























anibal canibal tazos

2 comentarios - Agredido por un "caníbal" en Granada