El empresario Esteban Andreoli, miembro de una de las familias productoras de soja más poderosas del país, fue encontrado asesinado en el establecimiento rural que manejaba en el departamento de Canindeyú, al norte de Paraguay, en la frontera con Brasil.

Andreoli, un ingeniero agrónomo de 28 años nacido en Chivilcoy, fue encontrado degollado en una habitación de su campo Marangatú, situado a unos 180 kilómetros de la ciudad de Salto del Guairá, capital del departamento Canindeyú, y a 560 kilómetros al norte de Asunción.

En el mismo hecho también fue asesinado un empleado de Andreoli, el ingeniero agrónomo Modesto Gamarra Jiménez, de 51 años y de nacionalidad paraguaya.

Fuentes del gobierno indicaron a LA NACION que, al conocerse la noticia del asesinato del empresario, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se comunicó telefónicamente con Claudio Andreoli, padre de la víctima y amigo del ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Además de transmitirle sus condolencias por la tragedia, en los cinco minutos que duró la conversación, Fernández le dijo a Andreoli que ponía todos los medios a su disposición para el traslado de los restos de su hijo a la Argentina.

Matan a un empresario argentino en Paraguay


Según informaron fuentes policiales, ambos cuerpos fueron encontrados atados, amordazados y degollados en una habitación del establecimiento rural, situado en la frontera con Brasil. Dicha estancia había sido adquirida por la familia Andreoli hace más de un año y medio.
Armas blancas

Los cadáveres, que según los forenses presentaban heridas de arma blanca en el abdomen y en el tórax, fueron encontrados por el ingeniero agrónomo Edgar Ross, quien trabajaba en la estancia.

Al cierre de esta edición, la policía buscaba a un custodio del establecimiento, que habría sido identificado por fuentes judiciales como Alfonso Ayala, que desapareció antes del hallazgo de los cuerpos.

Fuentes de la investigación no descartaron la posibilidad de que el vigilador hubiera sido el supuesto entregador del hecho.

"Lo estamos buscando intensamente y presumimos que habría escapado al interior del país", dijo el fiscal, quien aseguró que en los crímenes habrían participado al menos tres personas", dijo una importante fuentes judicial a la agencia DyN.

Andreoli había llegado anteayer al establecimiento rural, proveniente de Buenos Aires. Según los empleados de la estancia tenía previsto pagar los sueldos del personal.

Por tal motivo la principal hipótesis de los investigadores apunta al robo como móvil del doble homicidio.

De confirmarse esta hipótesis, quedaría descartada la presunción que indicaría que el doble asesinato podría estar relacionado con los denominados "Sin Tierra", grupos de campesinos armados que amenazan con ocupar las estancias.

muerto


Andreoli provenía de un poderoso grupo agroindustrial con base en el partido de Chivilcoy. Según productores de la región, la familia Andreoli trabajaría en la Argentina unas 100.000 hectáreas, con el cultivo de soja a la cabeza. Desde hace unos años, comenzó a expandirse en el Mercosur, especialmente en Uruguay y Paraguay. En el primer país estaría sembrando 15.000 hectáreas, en tanto que en el segundo habrían cultivado unas 2500 hectáreas.

Dos sospechosos

Según informó un jefe policial del Departamento Canindeyú, entre los detenidos figuran los dos principales sospechosos de ser los autores materiales de ambos asesinatos. Uno de ellos trabajaba en el campo y el otro era persona de confianza del ingeniero agrónomo paraguayo".

Andreoli, un ingeniero agrónomo oriundo del pueblo de Moquehuá, en el partido bonaerense de Chivilcoy, fue encontrado anteayer degollado en la habitación de su establecimiento rural Marangatú, situado a unos 180 kilómetros de la ciudad de Salto del Guairá, capital del departamento Canindeyú.

El fiscal de Salto de Gauriá, Ramón Trinidad Zelaya, a cargo de la investigación, confirmó que Andreoli presentaba "dos heridas profundas en el cuello que le provocaron la muerte y otras tres en la parte izquierda del tórax. Su cuerpo estaba boca arriba, maniatado y amordazado".

Gamarra Giménez, quien también estaba amordazado, fue encontrado en la sala principal del predio boca abajo, con cortes de arma blanca en el pecho y la espalda.
Hallazgo

Los cadáveres fueron hallados por otro empleado del campo, el ingeniero agrónomo Edgar Ross, quien había sido alertado por uno de los vigiladores del establecimiento a quien le llamó la atención no haber encontrado en el puesto de vigilancia situado en la principal de acceso al custodio Alfonso Ayala, el compañero al que debía relevar.

Ambos custodios trabajaban para la empresa Grupo Especial de Seguridad León, radicada en Ciudad del Este.

Andreoli había llegado al campo poco antes del crimen para reunirse y pagarles a los empleados del establecimiento, donde hay 2400 hectáreas cultivadas con soja.

Dicho campo había sido adquirido por la familia Andreoli hace poco más de un año y medio.

"El administrador dijo que los empresarios se manejan con cheques, pero creemos que los ladrones pensaron que traía mucho dinero para pagar a los quince empleados que trabajan en el campo", señaló el fiscal.

El cuerpo de Andreoli fue entregado ayer por la tarde a sus familiares, que viajaron a Paraguay para repatriar los restos.

Horas después que se conoció la noticia del homicidio de uno de los miembros de la familia Andreoli, la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, se comunicó con Claudio Andreoli, el padre del muchacho asesinado, a quien le transmitió sus condolencias y puso a disposición de la familia todos los medios que necesitaran para el traslado de los restos de su hijo a la Argentina.