El susto de la tarde


Forlin y Silvera chocaron sus cabezas, cayeron inconscientes y alarmaron a todos. Incluso, el defensor sufrió convulsiones. Quedaron en observación.

El susto de la tarde!!


La crudeza de la imagen impactó, erizó la piel. Ese choque de cabezas entre Forlin y Silvera a los 19' del PT y la posterior caída de ambos, inconscientes, asustó a todos los presentes en el Cilindro de Avellaneda, y también a los que estaban prendidos al televisor (bien por la TV que no repitió la toma). Pero sin dudas, la peor parte se la llevó el defensor de Boca, quien quedó tendido en el piso, con convulsiones. José Veiga, médico xeneize, entró a la cancha inmediatamente y, sin dudarlo, le abrió la boca pasa sujetarle la lengua. "Lo que hice no fue algo común, la intención era permitir que tenga la vía aérea permeable. Por suerte me ayudó la gente del estadio que se portó bárbaro. Se vivió un cuadro dramático, la verdad es que quedé golpeado", aseguró el doctor. Luego de varios minutos de asistencia, el jugador de 20 años fue trasladado en ambulancia hasta la Clínica y Maternidad Suizo Argentina, donde recobró la consciencia y, tras varios estudios, quedó internado en terapia intensiva (el lugar no posee terapia intermedia) pero fuera de peligro. Y el alivio fue doble, ya que el Cuqui también quedaba en observación en el Mitre (fue derivado del Fiorito), sólo con un traumatismo de cráneo leve. Recobró el conocimiento, habló con su familia y del otro lado se repitió la calma.

La mejor muestra de que lo peor había pasado ocurrió cuando a las 20.34, poco más de una hora desde su llegada al lugar, Forlin -siempre recostado en una camilla y con el cuello ortopédico puesto- fue trasladado a una camilla apostada en Av. Santa Fe y Córdoba. Al cruzar la vereda, y ante la mirada de los presentes, dijo "estoy bien, estoy bien" antes de subirse al vehículo que posteriormente lo llevó a la parte de internación. "En el viaje no estaba lúcido, pero al llegar mejoró. Juan sufrió un traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento y convulsiones. Por tal motivo se le realizó una tomografía de cerebro, otra de cuello, con resultados normales. Solamente tiene una luxación acromioclavicular en su hombro derecho producto de la caída. Igual, siguiendo el protocolo, a la medianoche (de ayer) está previsto hacerle otra tomografía y, si sale todo bien, mañana (por hoy) sería dado de alta", le confió Pablo Ortega Gallo, doctor de Boca que estuvo en el sanatorio, a Olé. Por supuesto, sus familiares cercanos y allegados también dijeron presente. "Estaba en la cancha y me vine para acá. Me asusté mucho, pero gracias a Dios está bien, fue sólo un susto. Hablamos con él, está de buen humor, es un chico muy fuerte", dijo Aldo, su padre. Sin dudas, fue el susto de la tarde.


Que lindo me levante y vi que estaba bien...casi me muero cuando lo vi ayer asi..:S:S:S

saludos!

Fuente:http://www.ole.clarin.com/notas/2008/12/21/futbollocal/01826537.html