El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Ni River, ni Tigre ni San Lorenzo se salvaron de las cargada

Ni River, ni Tigre ni San Lorenzo se salvaron de las cargadas de Boca


Toda la info..



BUENOS AIRES.- A menos de 12 horas de haber obtenido su campeonato local número 23, los hinchas de Boca comenzaron con las tradicionales gastadas hacia su eterno rival, River, así como también hacia sus perseguidores por el título, Tigre y San Lorenzo.

A pesar de haber perdido el encuentro de anoche ante el equipo de Victoria por 1 a 0, hinchas, dirigentes, cuerpo técnico y jugadores festejaron el título obtenido. Los tres goles marcados en el segundo encuentro del triangular ante San Lorenzo fueron suficientes para que Boca diera una nueva vuelta olímpica.

Un año difícil
A lo largo del torneo, el equipo comandado por Carlos Ischia sufrió mucho para lograr su vigésimo tercera estrella. Luego de un avasallante comienzo, empezó a perder posiciones y se alejaba de los punteros, además de sufrir la ausencia de su dupla de atacantes, Martín Palermo y Rodrigo Palacio, por sendas lesiones.

Posteriormente, las internas en el plantel pasaron a ser más importantes que lo futbolístico, así como también la decisión técnica de sustituir al hasta entonces arquero titular Mauricio Caranta por el juvenil Javier García.

Como si fuera poco, la escuadra recibió otro cimbronazo: la muerte del presidente de la institución, Pedro Pompilio. A partir de ese momento, el equipo empezó a recuperar el terreno perdido en el campeonato y logró forzar un triangular.

Cuando todo parecía indicar que el partido contra Tigre se le presentaría como un cotejo tranquilo, sucedió lo contrario. A la ya conocida ausencia de Román Riquelme en el match por suspensión, hubo otro detonante importante que irrumpió la tranquilidad en el mundo Boca: la inseguridad que mostró el “pibe” García en los encuentros definitorios y, particularmente, en el partido de anoche ante el team que dirige Diego Cagna.

Sucedió que cuando iban 22 minutos del segundo tiempo, el arquero no salió a cortar un centro y permitió que Tigre abriera el marcador a través de su delantero Leandro Lázzaro. Con un gol más, el conjunto que estaba jugando como visitante se coronaría campeón.

Por supuesto, ahí comenzó la incertidumbre. García hizo señas al banco suplente asegurando que estaba lesionado, por lo que el también juvenil Josué Ayala ingresó dos minutos luego de que Lázzaro marcara su tanto.

Las lágrimas se apoderaron del arquero, quien lloraba desconsolado a la par de sus compañeros que se encontraban entre los relevos. En la tribuna el público miraba el reloj esperando el pitazo final. Dentro del campo, mucho nerviosismo. Hasta que Pezzotta hizo sonar su silbato y, luego de tanto sufrimiento a lo largo de todo el semestre, Boca pudo desahogarse y festejar. Buenos Aires amaneció llena de afiches que los zeneizes pegaron por toda la ciudad. Sin dudas, la creatividad estuvo al alcance de los hinchas. (Especial)



Espero les sirva la información. Saludos!.

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/vernota.asp?id_nota=306627


Ni River, ni Tigre ni San Lorenzo se salvaron de las cargada


----------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------

0 comentarios - Ni River, ni Tigre ni San Lorenzo se salvaron de las cargada

Los comentarios se encuentran cerrados