Este es el ingenio de paisa por vender de una manera diferente lo que todos toman en sus reuniones y fiestas...aca les dejo el articulo y su página...

Helados de Licor!!!!


Hace cerca de siete años, el joven publicista Luis Iglesias les puso a sus alumnos una tarea: debían realizar un video en el que demostraran cómo hacer algo (lo que fuera).

Entre videos de cómo cambiar una llanta y tantas cosas cotidianas, uno en especial le llamó la atención: se trataba de un coctel con aguardiente que se veía delicioso. Iglesias entonces llegó a su casa y lo preparó. Tiempo después ya eran famosos sus cocteles, a los que les puso nuevos ingredientes y eran la delicia entre sus amigos.

Pero Iglesias siempre quiso ir más allá, y la oportunidad se dio mientras estudiaba mercadeo y específicamente desarrollo de nuevos productos. Entre sus compañeros de clase, Iglesias sorprendió con una "Guaroleta", es decir, una paleta de aguardiente.

Pronto supo que tantos días de mucho experimentar tenían un positivo resultado entre quienes probaban su famosa "Guaroleta". "Yo intentaba e intentaba porque se sabe que el licor no se congela. De hecho, el aguardiente se congela a menos 150 grados y eso es casi imposible de lograr. Hasta que se pudo. Sólo faltaba lograr un rico sabor. En eso me ayudó mi esposa, que hizo las veces de catadora", cuenta Luis.

En la pasada Feria de las Flores, el publicista quiso llevar su invento a las calles para ver el efecto en el público. Se ubicó en la cabalgata de la Feria y ofreció su producto. Los resultados fueron excelentes.

Distintos sabores

No contento con el éxito de la "Guaroleta", a Iglesias se le ocurrió que podía ofrecer otros sabores, y fue así como nació la "Ronaleta", la "Tequileta" y la "Baileysleta", o sea, paletas de ron, tequila y Baileys.

Su sabor es fuerte, y como con cualquier licor, el exceso puede ser un riesgo. "Te emborrachas, claro. Con cuatro guaroletas uno ya se siente algo mareado", comenta. Iglesias no trabaja con esencias, sino con licores reales. "El aguardiente es Antioqueño, el ron es Medellín, el tequila es José Cuervo y el Baileys es Baileys", dice.

La prueba de fuego fue en una feria de emprendimiento en Esumer, su universidad, en donde en un solo día vendió 232 paletas (y quedaron faltando). De su universidad lo mandaron para la Universidad Luis Amigó, en donde en un sola mañana vendió cerca de 160 helados (y también se quedó corto).

Ahora está buscando la fórmula que le permita patentar la paleta de whisky.

¿Cómo las vende?

Como el negocio es aún pequeño, Iglesias abrió un grupo en Facebook en el que pueden hacerle pedidos. Igualmente creó www.licorcream.com, a través del cual la gente hace sus pedidos. Él, personalmente, los lleva hasta la casa del cliente. Y rápido, porque deben consumirse pronto.

A donde llega con sus paletas la gente le pregunta, y sólo basta con que prueben una para que un gran corrillo de gente se arme a su alrededor. "Pasa mucho. Una persona compra una y le da a probar a otro, y ese otro compra y riega el cuento", dice.

Y es que la curiosidad es una aliada en el negocio de este empresario que sabe que tiene en sus manos un helado y atractivo producto.

"En la rumba no sólo se toma. También se chupa", y esto es lo que ofrece con su lema: "La mejor forma de comenzar la rumba".

FUENTE: www.vive.in
INFO DEL PRODUCTO: www.licorcream.com