epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El caso Giubileo. Desaparición o crimen?

El caso Giubileo.  Desaparición o crimen?



El misterio Giubileo
Es uno de los mayores enigmas de la historia policial argentina. El 16 de junio de 1985, la doctora Cecilia Giubileo tomó su guardia en el hospital psiquiátrico de Luján y nunca más se la vio. Hubo todo tipo de hipótesis, la mayoría absurdas. Salió a la luz la terrible situación de los enfermos mentales internados en esos institutos.


La doctora desaparecida


El caso Giubileo
La Dra Giubileo




El 16 de junio fue excesivamente caluroso pese a promediar el otoño de 1985. Cecilia Enriqueta Giubileo, médica de 39 años, aprovechó para disfrutar el día soleado: jugó tenis con una amiga en el club Timón de Jáuregui, del que era socia y que quedaba cerca de la localidad de Luján, donde vivía. La tarde junto a Graciela pasó entre raquetas y quejas sobre algunas cosas que le estaban molestando de su trabajo. Prometió contarle "algo" en otro momento. Luego regresó a su casa de Humberto I 1940. Allí preparó un bolso con una muda de ropa y elementos que utilizaría esa noche de domingo durante la guardia. Contando los minutos, ambas salieron y antes de dejar a su amiga en la parada de ómnibus para que regresara a Campana le pidió prestados 5 australes (la moneda de entonces) con los que cargó nafta y compró un atado de cigarrillos.


Cecilia se despidió de su amiga (que trabajaba en una compañía de seguros) en la terminal de Luján y siguió viaje en su Renault 6 color marfil (patente B-1784082) hasta el hogar de la familia Avila, donde vivía su ahijado de 7 años. Cenó con ellos y antes de irse prometió regresar al día siguiente para llevar de paseo al niño. No volvieron a saber de ella.


La doctora Giubileo era médica clínica y trabajaba en la Colonia Montes de Oca, un instituto oficial open door para enfermos mentales y oligofrénicos, ubicado a 200 kilómetros de Luján. Ingresó para cumplir la guardia nocturna a las 21:48. La noche parecía tranquila: le había tocado la triste tarea de firmar el acta de defunción de una interna y explicar a sus familiares los motivos de la pérdida, y luego atendió a un paciente en la enfermería.



Colonia Montes de Oca
La ultima foto de Cecilia Giubileo fue en una fiesta familiar. Hace 30 años la médica desapareció como por arte de magia.


En el neuropsiquiátrico convivían al menos 3 mil personas, entre 1.500 enfermos mentales –luego se supo que no albergaba solamente a "enfermos"– y otros tantos empleados. La colonia comprendía más de 200 hectáreas: extensos jardines rodeaban las distintas alas, que a su vez estaban formadas por pabellones, y una casa central donde se alojaban los médicos, especialmente durante las largas y desoladas noches en vela. El verde abundante contrastaba con las ciénagas, pozos ciegos y túneles que ponían la nota lúgubre al terreno.


Poco antes de la medianoche del 16 de junio, la médica recibió un llamado del pabellón 7, ubicado a unos 200 metros de donde ella descansaba. Como no había teléfonos en funcionamiento en ese sector, un enfermo "lúcido" del pabellón 8 fue a buscarla para acompañarla a asistir la emergencia. De regreso a la "casa médica" junto a quien la custodió, Cecilia se cruzó con un enfermero a quien antes le había asegurado que iría a dormir un poco. Cuando el hombre le preguntó qué hacía a esas horas –pasados los primeros minutos del nuevo día– ella le contó que habían reportado una emergencia mientras estaba en la enfermería: "Fue una urticaria gigante". Esas fueron sus últimas palabras. Lo que sigue son sólo hipótesis y torbellinos de dudas que, 30 años después, no fueron aclaradas.


UNA DE SUS AMIGAS REALIZÓ LA DENUNCIA POR LA DESAPARICIÓN DE CECILIA GIUBILEO Y SE QUEJÓ PORQUE LA FAMILIA NO LO HIZO ANTES

Lunes 17 de junio de 1985: "Abandonó su puesto de trabajo"
El caso Giubileo.  Desaparición o crimen?

Las primeras horas después de la desaparición de la médica redoblan el misterio de lo que luego se convertiría en su causa. La mañana del lunes 17, las planillas de ingreso y egreso del hospital de la localidad de Torres no registraban la salida de la médica. Su auto estaba en el mismo lugar donde solía estacionarlo. La habitación, en la que había dejado su bolso con una muda de ropa y un par de zapatos –los mismos que Graciela (la amiga con la que jugó al tenis el domingo por la tarde) la vio guardar– tenía la cama sin desarmar. Todo indicaba que Cecilia no había dormido allí. Días después, la planilla de egreso tenía la firma de la doctora, pero luego desapareció. Comenzaba el misterio.

Los detalles escabrosos se conocieron con el paso de los días. Unos compañeros de trabajo de Montes de Oca dijeron que el director del hospital inició una queja administrativa contra Giubileo: la denunciaba por abandonar su puesto de trabajo en medio de una guardia, en la que casual o causalmente, quedó sola. Otros tres médicos debieron concurrir la noche del 16 de junio, pero no lo hicieron. ¿Fue una trampa? La novedad de que la habitación no había sido usada esa noche evidenció que lo que sea que haya pasado ocurrió después de la emergencia en el pabellón 7. Allí se había cruzado con un enfermero, quien se convirtió en testigo clave, por ser el ultimo en verla con vida. El mismo director de la Colonia, según testigos, pidió –casi con apuro– que pintasen la habitación donde quedaron las pertenencias de la médica. ¿Cuál era la urgencia, sabiendo que, de haber evidencias, serían borradas?

La investigación sobre el paradero de Giubileo develó otros casos aterradores: en la Colonia encontraron cuerpos. Algunos dementes, que vivían en pésimas condiciones, intentaban a veces escapar –¿de qué?– y caían en pozos ciegos y allí morían. Había una ciénaga en la cual la misma médica varias veces soñó que terminarían sus días (lo contó su abuela adoptiva más tarde). Pero el lugar nunca fue revisado "por falta de fondos"; se excusaron. No había un registro real de los internos y no se sabía con exactitud el número de personas estaban internadas. Los vecinos del predio denunciaron que la seguridad no era buena y que los "locos se escapaban y a veces morían en hectáreas vecinas". Lo más trágico era que nadie preguntaba por ellos. Otro dato inquietante: en la Colonia había gente abandonada y no todos tenían problemas mentales, aunque la vida allí acababa por perturbarlos. ¿Sería eso lo que preocupaba a la doctora? ¿Qué le quedó por contar a su amiga en la tarde que jugaron tenis?

"ME ENTERÉ POR LOS DIARIOS DE LO QUE LE OCURRIÓ A MI HIJA", DIJO MARÍA DE GIUBILEO, MADRE DE LA CECILIA

La doctora desaparecida

La vida de la médica y denuncia que tardó en llegar

La noticia de la desaparición de Cecilia Giubileo fue seguida a diario por los medios
Betty Ehlinger de Sequeira era amiga y compañera de trabajo de Cecilia, aunque no colega. Ella asistía a los niños de la guardería que funcionaba en la Colonia Montes de Oca. El lunes 17 de junio de 1985 no fue a trabajar, por lo que se enteró recién el martes de que la médica no estaba. "El martes 18, cuando me hice presente, me llamó mucho la atención no ver a Cecilia e, inclusive, más me extrañó que nadie de sus colegas pudiera brindarme información sobre su paradero. Se evaporó dejando su auto que tanto cuidaba y que con tantos sacrificios compró", dijo la mujer a un cronista del diario Clarín que la visitó en su domicilio. Finalmente, el miércoles 19 asentó al denuncia en la comisaría de Luján como "averiguación de paradero".

Como buena amiga, Ehlinger inició su propia investigación. Buscó datos entre quienes estuvieron con ella ese domingo. Supo que el único enfermo "lúcido" que le hizo de custodia repetía que ella le había regalado tres cigarrillos. También le contaron que una loca la había visto correr, pero a los locos nadie les hace caso.

La congoja por la desaparición de la "médica buena" fue instantánea. Sus compañeros y pacientes de otros hospitales no dejaban de hablar de su bondad, de lo ocupada que vivía de sus enfermos, y todos coincidían en decir que era tan buena como reservada; pero pese a ello la habían escuchado lamentarse de situaciones extrañas que sucedían dentro de las 200 hectáreas de Torres. ¿Habría visto algo que no debió ver?


El caso Giubileo

"EL DEPARTAMENTO ESTABA EN ORDEN. ELLA PENSABA EN REGRESAR COMO DE COSTUMBRE", MATILDE BELLIDO (ABUELA ADOPTIVA DE LA DRA. GIUBILEO)

La noticia de la misteriosa desaparición de Cecilia fue difundida, primero, por el diario Clarín en su edición del 29 de junio de 1985. "Enigmática desaparición de una médica", titularon. Los cronistas no tardaron en llegar y en pasar días enteros en la Colonia para cubrir la búsqueda de los investigadores que no arrojaban resultados prometedores. Surgían las primeras hipótesis.

Fue gracias a esas publicaciones que la madre de la médica –que vivía en Córdoba– se enteró de la noticia. Ella misma lo relató en una entrevista que otorgó a ese medio. "Ojalá no le haya pasado nada malo, no se imagina lo buena que es", dijo al diario, y contó que Cecilia la había visitado en abril y que estaba deprimida. "Voy a retornar a Capital para pedir a la policía que revise las 17 hectáreas que lindan con la Colonia, porque tengo el presentimiento de que mi hija está muerta allí". Los vecinos de María de Giubileo se quejaron más tarde porque la mujer nunca les contó lo que pasaba con su hija y ellos lo supieron por los noticieros.

El 29 de junio de 1985, la noticia de la desaparición de la Dra. Giubileo llegó a los medios. Clarín fue el primero en difundirla y siguió a diario la investigación con extensas notas. Le siguieron las revistas especializadas en policiales. Los canales hicieron coberturas completas durante las excavaciones de la Colonia Montes de Oca.


Las hipótesis de la desaparición de Cecilia Giubileo
La Dra Giubileo

"Cualquiera de los internos pudo haberse enamorado de la doctora y al no ser correspondido resolvió secuestrarla", dijeron fuentes de la investigación que luego asumieron que no había pistas concretas y que no encontraban manera de asegurar si estaba viva o muerta, aunque se esperanzaban: "Mientras no aparezca el cuerpo, asumimos que está viva".

Fueron los otros médicos de la Colonia quienes refutaron esa hipótesis y sostuvieron que por el estado de los enfermos sería imposible que llegaran a tomar la decisión de secuestrarla o premeditar matarla y hacerla desaparecer. Sobre todo porque ninguno tenía marcas de haber sido atacado ante una resistencia. La aguja se inclinaba directamente para otro costado: Cecilia Giubileo había protestado porque a los pacientes se les sacaba sangre con cierta frecuencia y sin necesidad aparente. ¿Funcionaba un banco de sangre paralelo?

Otra sospecha mayor apuntó contra las autoridades del nosocomio: tráfico de córneas y órganos. Más tarde se habló directamente de tráfico de personas. Las dudas continúan hasta hoy.


¿QUÉ PASÓ LA MADRUGADA DEL 17 DE JUNIO DE 1985 EN LA COLONIA MONTES DE OCA?


Otras voces contaron que, entre tantos misterios, había habido otros hechos similares: la madre de la médica recibió un llamado en la medianoche de ese mismo domingo trágico. Al atender cortaron, Lo mismo pasó varias veces durante la madrugada, hasta que el corte se cambió por un intenso silencio. Días después un hombre de la localidad de Ramos Mejía dijo que una mujer le pidió que la llevase. La vio "como perdida" y la trasportó. La descripción de la vestimenta de la pasajera ocasional fue la misma de la que hicieron los enfermeros que vieron a Giubileo por última vez. La comisaría matancera no le tomó la denuncia por problemas de jurisdicción y debió ir a Luján, pero no le prestaron demasiada atención. Luego unos vecinos aseguraron que en la noche de ese domingo ingresaron dos camionetas furgones similares a las fúnebres. Las denuncias se sumaban, pero el caso no se esclarecía.

El periodista Matias Cambiaggi publicó "El retrato del olvido", el texto donde recopila información del caso que conmocionó a la sociedad de los 80s y que aún hoy plantea ciento de interrogantes. "El libro recupera aquella historia, pero se propone algo más: encontrar a Cecilia Giubileo", dice el autor.

El 17 de junio de 2015 se cumplieron tres décadas de la desaparición de Cecilia Giubileo y el próximo 28 de octubre la médica cumpliría 71 años. Hasta hoy, algunos de los que la conocieron aseguran que se fue del país porque tenía un pasado dudoso. Esas dudas se dividen entre la militancia política de su ex marido -y alguna conexión con su participación política en los años de universidad, pero luego se supo que no fue notoria; y entre quienes hablan de una relación homosexual con una amiga con la que habría convivido. Pero nada indica que haya salido del país. Respecto de las irregularidades en la Colonia, algunos dijeron que ella no estaba conforme con ciertos manejos. ¿Cuáles? ¿Qué irregularidades? ¿Llegará a resolverse este misterio? ¿Qué pasó con Cecilia Giubileo?. Treinta y dos años y ninguna respuesta.









Colonia Montes de Oca


4 comentarios - El caso Giubileo. Desaparición o crimen?

starrio777 +4
Mi hipotesis: No quizo colaborar en la trata de personas que estaban internadas y al no colaborar tuvieron que eliminarla ya que ella ya sabia los malos malos manejos del hospital amenazo con denunciar el mafioso le dijo no lo hagas te doy dos opciones ayudas o ayudas y al ser una doctora con etica fueron sus organos los vendidos
nightsweet +2
@starrio777 Gracias por aportar tu comentario, genio. La verdad que es muy turbio la historia nuestra, y es obvio que no quiso colaborar, a 32 años nadie sabe nada de ella.-
starrio777 +2
@nightsweet gracias a ti por este caso es muy interesante, pero a estas alturas es dificil de saber quien lo hizo, ademas por esos años estaban muy de moda los videos snuff podria ser otra hipotesis este caso tiene un paralelismo con la trata de niños en españa, en resumen gente de la elite implicada en casos sin resolver
starrio777 +1
Logicamente hay gente de alto poder involucrada en este caso por eso no hay cuerpo al no haber cuerpo es logico que la llevaron a morir lejos, la cuestion seria cuantos internados murieron
nightsweet
@starrio777 Y con el tema de que te tiraban el gancho (falsificación de firma) es difícil saber cuántas historias clínicas fueron trucadas.-
starrio777 +1
@nightsweet Exacto con eso saldrian muchos pacientes sin que nadie se diera cuenta ves con eso de la falsificacion lo primero era indagar al medico encargado del hospital, pero hay uqe ser sinceros gente poderosa estuvo involucrada hasta un niño de 6 años hubiese pedido la indagacion a la cabeza de la junta de medicos del hospital
starrio777 +2
La parte en que el doctor manda a pintar la habitacion es indicativo de que la mataron ahi pudo haber tenido miedo de que encontrasen restos de sangre en la pared lo que es normal cuando se mata a alguien con un combo(martillo)
nightsweet +1
La verdad que no cierra nada y es como vos decis, gente de poder opaca toda investigación en todas partes del mundo. Genio, gracias por aportar a mi post.-
starrio777
@nightsweet si si te fijas en la parte del supuesto testigo que dice haberla visto es claro que es un testigo falso para desviar la investigacion, es logico que la enfermera murio en la madrugada el cuerpo debe haber salido en algun ode los dos coches funebres que ingresaron al hospital
starrio777
A mi parecer el asesino apunta a un supuesto loco que era mas cuerdo que cualquiera hizo el trabajo sucio la mato en su propia habitacion sospecharia que fue el de los tres cigarros llego el coche funebre y adios doctora, el hecho de que hayan mandado a pintar el cuarto es indicio de que la doctora murio ahi mismo