EN SANTIAGO DEL ESTERO
Otro caso de embarazo por violación abrió el debate ético sobre el aborto
La víctima es una joven discapacitada de 22 años que no habla y tiene dificultades para caminar. Tras el abuso, sus padres pidieron la interrupción de la gestación. Los médicos no se ponen de acuerdo.

Embarazo por violación abrió el debate sobre el aborto

Los médicos de un hospital de la ciudad de Santiago del Estero analizaban la posibilidad de practicarle un aborto a una joven de 22 años que sufre una severa discapacidad mental y que quedó embarazada producto de una violación. El pedido de aborto fue formulada por la familia de la joven, quien reside en el interior de la provincia.

El caso, que se convirtió en el primero en la provincia de ese tipo, se originó a fines de noviembre pasado cuando los familiares de la chica, que no puede hablar y tiene serias dificultades para caminar, la llevaron a un centro asistencial local porque estaba embarazada.

El pedido de aborto, por el momento, no llegó a la Justicia, ya que los médicos están tratando de determinar el grado de discapacidad de la muchacha, para establecer si se trata de un aborto "punible".

Silvia Borsellino, quien apoya la interrupción del embarazo desde la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, la joven "no habla, no se moviliza sola. Tiene muchas dificultades para caminar. Tiene un nivel de comprensión de una nena muy chiquita, y además tiene tendencia a autoagredirse".

En la óptica de Borsellino, "el aborto tiene que hacerse, en beneficio de la joven y de su familia, lo más rápido posible", ya que "no hay obstáculos de ningún tipo para que se proceda".

DOS CASOS EN MENDOZA. El aborto en mujeres violadas, personas discapacitadas y menores de edad es el eje de un intenso debate en varias provincias.

Los últimos casos conocidos sucedieron en Mendoza, donde un juez impidió el aborto de una nena de 12 años que habia sido violada, porque consideró que se trataba de un caso "punible".

En tanto, en la misma provincia, los familiares de una joven de 15, también discapacitada, decidieron retirar una demanda judicial para interrumpir el embarazao al ser informados por los médicos sobre el grave riesgo que corría la menor en el caso de practicársele la operación.

FUENTE: http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=17809