Fue la mayor la que se animó a contar su verdad. Las más chicas mantienen un extraño vínculo enfermizo y protegen al acusado.

La Policía detuvo al padrastro de tres niñas de 12, 14 y 16 años, que habían sido violadas y embarazadas por el sujeto.

El alarmante caso sucedió entre julio y agosto del año pasado, en la provincia de Neuquén y fue descubierta por el padre biológico de las menores que comenzó a sospechar cuando se produjo el tercer embarazo.

La única que se animó a declarar fue la joven de 16 años, las más chicas tienen un vínculo enfermizo con el acusado y niegan todo lo ocurrido.

El sujeto fue atrapado por la policía en la localidad de Picún Leufú, una localidad ubicada a 130 kilómetros de la capital neuquina. Lo único que salió a la luz a través del diario digital de Río Negro, es que tendría alrededor de 40 años y que llevaba varios años conviviendo con la madre de las pequeñas.

Todo comenzó en Villa Langostura, cuando la más grande, que en aquel entonces tenía 15 años, queda embarazada y le cuenta a su padre que había sido fruto de un novio que la había abandonado.

Al poco tiempo, la familia decide trasladarse a la capital de Neuquén y queda embarazada la segunda. Cuando se embaraza la tercera de 12 años, la mayor de las niñas confesó a su padre y declaró ante la Cámara Gesell lo que estaba sucediendo.

La denuncia llegó a la fiscalía que encabeza Sandra González Toboada, quien se hizo cargo de la investigación y apuntó todas las pruebas hacia el hombre indicado como sospechoso. Las más pequeñas todavía niegan lo sucedido.

Tras conocerse la denuncia, el padrastro huyó a la localidad de Picún Leufú, donde se hacía llamar con otro nombre hasta que finalmente fue detenido por la policía.

Ahora faltan los exámenes de ADN que determinen su paternidad y poder establecer si es culpable de haber cometido los abusos


FUENTE: http://www.perfil.com/contenidos/2009/02/18/noticia_0022.html