http://www.myrdigital.com/index4.php?IDN=4023

Los trabajos más insólitos y envidiados del mundo

Existen empleos poco comunes y casi desconocidos que van desde ser crítico de viajes aéreos hasta cuidar una isla. En estos días una empresa australiana ofreció esa tarea, al mejor estilo Lost, y se postularon 18.000 personas.


El estado de Queensland, en Australia, revolucionó al mundo con su oferta laboral al ofrecer cuidar la isla de Hamilton, en medio de la Gran Barrera de Coral, por unos 16.000 dólares mensuales.

Para la tarea se postularon más de 18.000 personas, de las cuales cerca de 150 eran chilenas, según una nota publicada hoy por el diario La Nación.

El empleo consiste en vigilar el acontecer de los magníficos arrecifes para después transmitirlo al mundo y a los turistas. Está provisto de una cabaña completa y todas las necesidades básicas están cubiertas. Este trabajo de lujo dura seis meses y el candidato comenzaría sus tareas en junio.

Empleos como estos les quitan el sueño a muchos, pero son pocos los que saben que existen y que dejan una excelente retribución en dinero a quienes los llevan a cabo.

Probar helados todo el día. Fingir estar enfermo, pero no para faltar al trabajo, sino para ganar un sueldo. Crear ropa para muñecas. Viajar pagado por una aerolínea para conocer lo bueno y lo malo de la competencia. O probar antes que nadie un videojuego. Son trabajos que despiertan la envidia del resto.

El "difícil trabajo" de degustar helados para lograr nuevos gustos: los sabores exóticos que mezclan más de cinco frutas en un mismo helado no son producto del azar, sino de un arduo trabajo en equipo que toma horas en obtener una idea de sabor de consumo masivo.

Este empleo, que recibe una remuneración mensual de 4640 dólares, requiere conocimientos científicos en el área de la alimentación, pues para desarrollar un nuevo sabor se necesita investigación y combinaciones precisas.

La compañía Ben and Jerry´s recibe más de 1500 propuestas de sabores al mes, y, según sus ejecutivos, es posible concretar cada una de ellas. La técnica consiste en comer sólo un bocado para no aumentar de peso.

En los Estados Unidos se entrena a personas para que pongan a prueba a los estudiantes de medicina.

En las mañanas, cuando un joven se rehúsa a ir al colegio, no tarda en fingir una enfermedad. Esas actuaciones, dignas de un Oscar, ahora tienen una retribución más que aceptable, cercanas a los 1440 dólares, en algunas escuelas de medicina en los Estados Unidos y en Gran Bretaña.

En Vermont, esta técnica se usa para probar a los estudiantes de medicina en sus diagnósticos, informó Télam.

En la página de la universidad, Paul Cotton, uno de los doctores encargados del programa, explica que "la idea es que si nosotros queremos que cada estudiante sepa manejar a un paciente con migraña, esquizofrenia o dolor de espalda, no podemos esperar a que llegue gente con esas características al hospital. Así que de esta forma creamos la situación que deseamos enseñar".

Los falsos pacientes son entrenados por médicos en cada detalle de cómo fingir una enfermedad, por lo que a menudo se trata de actores preparados que además sepan ir guiando a los estudiantes.

El chileno Rodrigo Santoro trabaja creando los distintos niveles de dificultad para el desarrollo de videojuegos. Los niños son capaces de pasar más de ocho horas frente a un televisor disfrutando de su Nintendo Wii o de la Play Station 2.

Sería un sueño convertir esas jornadas en el futuro trabajo. La verdad es que hay personas que pasaron meses probándolos para que el público masivo pudiese utilizarlos.

"La mayor dificultad está en el diseño de la jugabilidad. Es decir, hacer que el juego sea original, tenga un control intuitivo y entretenga. Trabajo ocho horas diarias de lunes a viernes con horario de entrada y salida flexible", cuenta Santoro. Gana aproximadamente 2080 dólares por mes por trabajar... jugando.

Otro de los trabajos más deseables es el de "crítico del aire". Es el personal de las aerolíneas que trabaja como "espía" viajando en los aviones de la competencia.

Cada vez es más común que las aerolíneas nacionales tengan personal capacitado, generalmente ingenieros comerciales del área de marketing, dedicados exclusivamente a volar en las empresas de la competencia.

La idea es abordar esos aviones y probar en carne propia el servicio que ofrecen a los pasajeros.

De esa manera, pueden estudiar a la competencia y tomar de allí las buenas ideas para aplicarlas en su propia aerolínea.

Y aunque recibir un sueldo de 2400 dólares por volar y conocer distintos lugares del mundo puede resultar como el trabajo soñado, los ingenieros se someten a un ritmo duro, en el que muchas veces lo único que ven es el paisaje desde las ventanas del avión.

En algunas ocasiones, cuando hay más tiempo, los trabajadores turistas pueden permanecer una o dos semanas en el lugar de destino.

Las empresas también pagan a quienes crean vestidos para juguetes. Lily Martínez recuerda cómo cuando era una pequeña sus padres no tenían dinero para comprar los accesorios de su muñeca Barbie.

Entonces no le quedaba otra que crear los vestidos para sus muñecas por medio de sus dibujos.

Actualemente Martínez es la gerente de diseño de la línea My Scene, de Mattel, y, por consiguiente, la encargada de vestir los pequeños maniquíes.

Su trabajo, por el que le pagan unos 5600 dólares, es ayudar a que los diseñadores identifiquen las tendencias que son relevantes para las muñecas de Mattel y los clientes, para lo cual, se asegura de que la estética de las pequeñas réplicas se refleje en la fase de producción.