EU: Hombre con transplante de cara quiere "vida norm

EU: Hombre con transplante de cara quiere "vida normal"



usa

James Maki, de 59 años, que recibió un transplante de cara, habla a periodistas en un hospital de Boston, el jueves, 21 de mayo de 2009. Foto/AP.


BOSTON (AP). El residente de Massachusetts que recibió el segundo transplante de cara en Estados Unidos pidió un espejo cuatro días después de la operación.

"Sólo quería ver cómo lucía el nuevo Jim", dijo James Maki en una entrevista con el periódico The Boston Globe publicada hoy jueves, en sus primeras declaraciones públicas desde la operación del 9 de abril.

Maki dijo que observó su rostro con asombro, y le informó al médico que había realizado la operación, Bohdan Pomahac, que no creía que se iba a asemejar tanto a la forma en que se veía antes.

Pomahac le preguntó qué pensaba.

"Me siento feliz", le respondió Maki.

Su hija, que acababa de graduarse de la universidad, lloró de alegría al ver por primera vez a su padre tras la operación.

Maki, de 59 años, continúa aún en el Hospital Brigham and Women, de Boston, recuperándose de la operación. Pero se espera que pueda regresar a su hogar en una semana. Dijo que querría concluir sus estudios universitarios y tal vez trabajar con algunos de sus ex camaradas de Vietnam.

El rostro de Maki quedó desfigurado en junio del 2005, cuando cayó en el tercer riel electrificado en una estación del subterráneo de Boston. Perdió su nariz, su labio superior, las mejillas, la parte superior de la boca, así como músculos, huesos y nervios del rostro.

Durante años apenas si se animaba a salir de su hogar, pues la gente se aterraba al verlo. Maki dijo que también se convirtió en un drogadicto.

"Mi vida hasta ese punto era un desastre", dijo. "Sabía que si me operaba, tendría la posibilidad de contar nuevamente con una vida normal".

Nunca pensó que sería posible un transplante de cara hasta el 2007, cuando vio al doctor Pomahac en un programa de televisión explicando que pensaba iniciar un proyecto de ese tipo en el hospital.

Maki fue sometido a una operación de 17 horas luego que un hombre, Joseph Helfgot, falleció tras un transplante de corazón. Los hombres eran de aproximadamente la misma edad, y tenían un color similar de piel.

El hospital no cobró un céntimo a Maki por la operación, que costó unos 200,000 dólares.

Maki se reunió posteriormente con la viuda de Helfgot y con Isabelle Dinoire, la mujer francesa que fue sometida la primer transplante de rostro.

"Ella parece estar recuperándose bien", dijo Maki refiriéndose a Dinoire. "Y eso me hizo sentir bien".