Max Payne 3 Info + Imagenes

Max Payne regresa por la puerta grande a modo de superproducción interna de RockStar. La compañía ha querido devolver a la vida a uno de los personajes más carismáticos de la escena de los videojuegos para hacer sufrir un poco más, esta vez bajo la humedad brasileña en una nueva trama de corrupción. Diálogos internos, acción a raudales, un nuevo estilo gráfico; todo acompañado de esta ambientación tan particular que ha hecho de este personaje uno de los iconos de la novela negra dentro de su rama. Feel the ‘payne’.

Demasiado tiempo ha transcurrido desde la última vez que Max Payne visitó las plataformas videojueguiles de la época. El suficiente para que su figura se haya representado en más de una docena de ocasiones como una de las más importantes de la novela negra en los últimos años. Hay muchos factores que han contribuido a que la figura de Payne se convirtiese en el mito que es considerado hoy día, aunque principalmente sigue primando por encima de cualquier otro elemento el sólido argumento que introducía a los jugadores en una historia poco menos que surrealista, repleta de traiciones, divagaciones personales e incluso situaciones filosóficas en las que el protagonista se veía obligado a escoger entre lo correcto y lo ilícito moralmente.

Ahora Max se enfrenta a una nueva misión que transporta a los jugadores hasta Sao Paolo, en el corazón de la corrupción brasileña. Ciudad de contrastes donde las haya, se dice que la mayoría de los habitantes de la población temen por su seguridad, lo que ha fomentado un aumento notable en el uso de las armas de fuego. Han pasado doce años desde la caída de Payne, tiempo suficiente para que su vida se haya ido gradualmente hacia el garete. Ahora luce un aspecto descuidado, azotado por los avatares del destino.

Apenas tiene pelo, su masa corporal ha aumentado notablemente respecto al aspecto que lucía en el pasado. También la cara luce una barba desgreñada que indica el estado psicológico del mercenario, que durante años ha ido a caballo entre agencias de seguridad y trabajos personales, de esos ‘sucios’ que ningún otro sería capaz de afrontar. Una circunstancia personal que a duras penas puede soportar de no ser por la obligación de viajar hacia el extranjero, hastiado de su vida. La pérdida de sus seres querido, el sueño americano que se pierde dejando tras de sí una insoportable sensación de vacío… Las señas de identidad de Max no se han perdido.

La edad no perdona
Nadie duda de las capacidades de Rockstar para sacar hacia adelante uno de los proyectos más ambiciosos en los que se ha embarcado la compañía en los últimos tiempos. El nombre de Max Payne ha sido vanagloriado durante más de una década, no en vano supuso una revolución en cuanto a la acción en tercera persona se refiere. Una de las inclusiones que hicieron del policía un icono de los videojuegos fue el hoy día manido tiempo bala, que volverá a estar presente en el regreso del policía al ámbito jugable. Su uso será indispensable para sortear los cientos de enemigos que promete mostrar el motor RAGE que se ha habilitado exclusivamente para esta obra. Por lo que ha podido ver hasta la fecha, promete alcanzar un alto nivel de realismo tanto en las localizaciones como en las texturas.

De hecho a poco de comenzar a trabajar en el proyecto se daba a conocer que los miembros encargados de la dirección artística habían viajado a Sao Paulo con la única intención de conocer todos los recovecos de la urbe. Es un detalle entre tantos que habla por sí solo de la dedicación que se está poniendo para asegurar que la ambientación vuelva por los derroteros a los que tiene acostumbrados al público; estilo Noir que, por primera vez en la franquicia, abandona las localizaciones oscuras, la nieve y el asfalto urbano para pasar a un estilo ‘contemporáneo’, donde la luz eclipsa todo cuanto se encuentra a su alrededor.

No se debe malinterpretar este hecho, uno de los puntos que más han criticado los aficionados hasta la fecha, dado que desde Rockstar han asegurado por activa y por pasiva que en ningún caso se omite la estética dura, impactante de la que ha hecho gala tradicionalmente la franquicia. Nada más lejos de la realidad, para los encargados de dibujar la ambientación, lo realmente importante se encuentra en cómo Max afronta los sucesos que tienen lugar ante sus mustios ojos, así como el declive que sufre paulatinamente por culpa del calor, la humedad y la trágica situación del país. Su papel como guardaespaldas de una de las familias más poderosas del lugar, combinado con su adicción al alcohol, hacen del protagonista una figura que rápidamente sintonizaría con esa definición por excelencia de Bruce Willis en Die Hard, aunque con un plus de dramatismo.

No sólo se mantendrán los diálogos internos del personaje, sus reflexiones, el estilo que emplea para analizar cada situación meticulosamente. También se ha querido ofrecer una visión peculiar de la acción mediante la incorporación de nuevos movimientos para cubrirse tras una pared, esquivar golpes cuerpo a cuerpo o sencillamente descansar para emplear uno de los analgésicos a los que está acostumbrado el héroe. Las escenas de acción se basan fundamentalmente en tiroteos al uso, aunque al parecer la compañía con sede en Vancouver está planeando incluir también escenas con una fuerte tensión dramática. La sensualidad de anteriores entregas también será parte íntegra de la ambientación.

El objetivo principal de Rockstar en este caso es de explicar la historia que queda pendiente entre la caída de Payne y su futuro. Los datos que se han ofrecido hablan por sí solos; a nadie se le escapa que el ex policía se ha convertido en una sombra ambulante, en un reflejo de su propia ansiedad juvenil, trasladada a un futuro no tan lejano. Este es el motivo que ha empujado a los desarrolladores a centrar el grueso de la atención en el carácter de Payne, en sus expresiones faciales y en cualquier otro elemento que cambie las sensaciones que produce el agente de seguridad sobre las calles brasileñas. Una de las novedades que se han confirmado en este sentido es la posibilidad de revivir al personaje al eliminar a un enemigo justo antes de fallecer, lo que recompensa al jugador con una segunda oportunidad antes de perder la partida.

Bajo el frío invierno
Hay otros detalles que han ido entrando a colación entre rumores, declaraciones e imágenes. Entre ellos hay que destacar la presencia de una modalidad multijugador que por primera vez haría acto de presencia en un título de la franquicia, el regreso de personajes conocidos que siguen los pasos de Payne, e incluso la idea de protagonizar una historia que para muchos se perfila como el telón que cierra la trilogía del policía atormentado por su pasado. Salvo la primera referencia mencionada, el resto parece poco menos que humo a falta de que Rockstar presente oficialmente el juego a la prensa especializada, un hecho que todavía no se ha producido. Cualquier impresión que se pueda ofrecer sobre las imágenes que se han mostrado hasta la fecha es mera parafernalia sensacionalista, un hecho que se ha de tener en cuenta antes de juzgar prematuramente si los cambios introducidos son o no los correctos.

Lo que sí se ha confirmado oficialmente es que la tercera aventura de Max Payne no llegará al mercado hasta invierno, probablemente justo antes de que dé comienzo el periodo navideño, por lo que queda mucho por llover hasta que el juego finalmente llegue a las estanterías de las tiendas especializadas. Antes de ello queda por delante conocer el motor gráfico en primera persona, las sensaciones que transmite una vez con el pad en las manos y demás menesteres que habitualmente determinan si un videojuego es o no apto para pasar a la posteridad. No obstante la mejor noticia que se puede extraer de lo expuesto es que Rockstar está volcando todos sus esfuerzos por devolver a Payne al lugar que le pertenece por derecho, que no es otro que en el podio de los mejores juegos de acción que han aparecido en la última década.

juegos de accion
juegos copados

Fuente: Lo busque en google.com

Comentar no cuesta nada...
Y unos puntines no me caerian mal