Rivotril: La pastilla de la felicidad que hizo que Charly García destrozara un hotel en Mendoza


El Rivotril (nombre que Roche otorga comercialmente al clonazepam) está en auge en la Argentina y no sólo Charly García lo reclama en sus escándalos. ¿Cómo funciona y qué efectos causa en las personas este medicamento que destronó al Prozac como "la píldora de la felicidad"?



Rivotril




CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - "Soy Charly García. Traiganmé whisky y Rivotril". Esta frase probablemente se popularice tanto como "No me peguen, soy Giordano" o "Yo voy a acabar con la fiesta para unos pocos". Pero, ¿qué es el rivotril que mencionaba García a los gritos mientras destrozaba un hotel en Mendoza?

El Rivotril es la marca del laboratorio Roche para el Clonazepam en Sudamérica, Canadá, India, y Australia (en USA está distribuído bajo la marca Klonopin). Se trata de un fármaco de tipo benzodiacepínico, con acción depresora del sistema nervioso central, y propiedades ansiolíticas y anticonvulsivantes.

El clonazepam se indica para el tratamiento de: crisis mioclónicas; ausencias de tipo epiléptico (refractarias a succinimidas o ácido valproico); crisis convulsivas tonicoclónicas (generalmente asociado con otro anticonvulsivo); trastornos de pánico, o trastornos del sueño como el sonambulismo.

Se absorbe en el tracto gastrointestinal. La eliminación del fármaco es lenta ya que los metabolitos activos pueden permanecer en la sangre varios días e incluso semanas, con efectos persistentes. El clonazepam es de vida media intermedia, fluctuando entre las 30 y las 40 hs. Su unión a las proteínas es alta; se metaboliza en el hígado y se excreta por vía renal.

charly

Las reacciones adversas más frecuentes son somnolencia, mareos, dificultades en la coordinación psicomotora (ataxia) y en la función motriz, deterioro en las funciones cognitivas, y depresión. También pueden presentarse nerviosismo, alteraciones del comportamiento, cansancio y debilidad no habituales, pérdida del equilibrio, y amnesia anterógrada (especialmente con dosis altas).

Los pacientes geriátricos y debilitados, niños y pacientes con trastornos hepáticos, son más sensibles a los efectos de las benzodiazepinas sobre el sistema nervioso central.

El clonazepam, y todos los agentes benzodiazepínicos en general, tienen contraindicación parcial en casos de ADHD, ya que tienden a producir un efecto paradójico en este grupo de pacientes, exacerbando los síntomas de hiperactividad e impulsividad, además del potencial efecto negativo sobre la atención, la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas en general. No obstante, tales decisiones farmacoterapéuticas deben evaluarse en cada caso en particular

La dosis de clonazepam debe adaptarse en forma individual para cada paciente de acuerdo a la respuesta clínica y tolerancia. La dosis de mantenimiento será alcanzada luego de un ajuste posológico progresivo, con el objeto de prevenir los efectos adversos al iniciar el tratamiento; se alcanza habitualmente en el curso de 1 a 3 semanas. Se recomienda fraccionar la dosis diaria en dos o tres tomas durante el periodo de ajuste. Una vez alcanzada la dosis de mantenimiento, la misma puede ingerirse en una sola toma al acostarse. Si fuesen necesarias varias tomas diarias se recomienda ingerir la dosis mayor al acostarse.

Para adultos, la dosis inicial recomendada es de 1 a 2 mg/día, la que será incrementada entre 0,5 a 1 mg cada 3 días hasta alcanzar la dosis de mantenimiento. La dosis habitual es de 2 a 4 mg/día y la máxima de 20 mg/dia.


Para niños, la dosis inicial para niños de 10 a 16 años o con más de 30 kilos es similar a la de los adultos (1 a 2 mg/dia) y la dosis habitual recomendada de 1,5 a 3 mg/día.

Si el clonazepam se utiliza como terapéutica asociada a otros anticonvulsivantes habría que adaptar la dosis de cada fármaco a fin de obtener el efecto deseado.

El Clonazepam al ser un depresor del sistema nervioso central, provoca en el paciente sensación de tranquilidad al controlar el estado ansioso. Así mismo cuando se excede la dosis o su suspende bruscamente su administración se puede presentar cuadros tales como un Síndrome de abstinencia o un rebote de ansiedad. Los cuales están caracterizados por dolor de cabeza, dolor muscular, ansiedad extrema, tensión, inquietud, confusión, irritabilidad, encubrimiento de emociones, visión doble y cambios en la libido.

En casos graves puede presentarse desrealización, despersonalización, hiperacusia, amnesia anterograda, hipersensibilidad a la luz, al ruido y al contacto físico, alucinaciones y ataques epilépticos. Es sabido que el uso de benzodiazepinas puede provocar reacciones paradójicas que se caracterizan por inquietud, irritabilidad, agitación, falsas percepciones, agresividad, reacciones de ira, pesadillas, alucinaciones y conductas inapropiadas.

El Clonazepam puede desarrollar dependencia psicológica y la suspensión repentina puede producir síndrome de abstinencia.

Elementos a tener en cuenta

Según Medline Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina y de los Institutos Nacionales de Salud de USA, hay ciertos elementos que deben ser tomados en cuenta a la hora del consumo de estos fármacos. A saber:

- El clonazepam puede generar dependencia: no es recomendable tomar una dosis mayor que la indicada por el médico.

- Puede desarrollar tolerancia con el uso a largo plazo y excesivo, por lo cual la droga puede ser menos efectiva.

- Esta medicación debe ser tomada regularmente para ser efectiva. No saltee ninguna dosis, aun si se siente que no las necesita.

- No debe tomarse clonazepam por más de 4 meses o no parar de tomarlo sin consultar con un médico.

- La sobredosis de clonazepam provoca una sintomatología que se manifiesta por una excesiva somnolencia, confusión, coma, hipotensión, y depresión respiratoria. Este cuadro deberá de ser tratado como una urgencia medica. La cual puede ser tratada con flumazenil. El flumazenil tiene una corta acción competitiva antagonista sobre el receptor de las benzodiazepinas y se administra .2 mgr IV en 15 segundos cada 60 segundos hasta que conseguir el nivel deseado de conciencia sin exceder un máximo de 1 mgr.

- Esta droga en mujeres embarazadas y especialmente durante el primer trimestre, aumenta el riesgo de malformaciones congénitas.

- El clonazepam debe usarse con cuidado y nunca mezclarse con alcohol, narcóticos, barbitúricos u otros depresores del sistema nervioso central ya que provoca depresión respiratoria central, por lo que una sobredosis puede ocasionar la muerte por asfixia.

rivotril



Éxito de ventas

El consumo del clonazepam, según contó Carlos Gurisatti, de la COFA, aumentó de 5,1 millones de unidades en 2004 a 6,1 millones en 2006. A la vez, se redujeron las ventas de otras drogas de la misma familia, como el alprazolam y el bromazepam, que calman también la ansiedad y son sedativos. Tanto se impuso el clonazepam que se convirtió en uno de los 10 fármacos más vendidos del país, según la Escuela de Farmacia y Bioquímica de la Universidad Maimónides.

El costo de los 30 comprimidos de 0,5 mg ronda los 30 pesos y hay otras 43 copias en el mercado (algunas más baratas). Su auge crece de la mano del boca a boca entre adultos y amigos, que perdieron de vista que se trata de un medicamento de venta bajo receta archivada. Y de adolescentes que los consiguen -empezando por sus propias casas- y mezclan con otras sustancias, como alcohol y éxtasis, como habría sucedido en el caso de la muerte de la joven Camila Rodríguez el 15 de octubre de 2007.

Aunque no se recomienda mezclar este psicotrópico con alcohol, muchos jóvenes lo hacen en sus salidas nocturnas corriendo graves riesgos.

Según el INDEC, al primer trimestre de 2006 los argentinos llevan gastados en ellos mucho más que en cualquier otro fármaco: 224 millones de pesos.

Daniel Ciriano, director médico en la Argentina de Roche, laboratorio creador del Rivotril, informó que las ventas del producto crecieron a fines de 2002, producto de la crisis y que desde 2002 hasta hoy se mantienen en una media estable.

La opinión de los expertos

"La gente se cree psiquiatra y toma clonazepam sin preguntar a un profesional si debe continuar su uso", dijo Néstor Marchant, presidente de la Asociación Argentina de Psiquiatras. Para su entidad, el clonazepam no debe ser consumido por más de cuatro meses. Después se puede seguir con psicoterapia.

"El medicamento bien controlado puede ser efectivo, pero genera tolerancia y hace que el paciente necesite aumentar la dosis. Tampoco debe ser abandonado repentinamente porque puede provocar el síndrome de abstinencia, con ansiedad, excitación, insomnio e irritabilidad. La consulta médica aporta su retiro gradual", explica.

"Hay un uso salvaje del medicamento, por afuera del consultorio", señaló el jefe del departamento de psiquiatría de Ineco, Marcelo Cetkovich-Bakmas. "La angustia de la vida cotidiana es una reacción normal del organismo. Se debería intentar tolerarla y canalizarla. No tenemos por qué medicar en todas las situaciones problemáticas de la vida".

"La gente se cree psiquiatra y toma clonazepam sin preguntar a un profesional si debe continuar su uso", dice Marchant

"Por detrás, habría presiones de los laboratorios medicinales que venden el clonazepam. "Las farmacéuticas dan a los médicos recompensas sutiles", sostiene el Marchant, "y realizan un seguimiento de qué médicos recetan sus fármacos". Desde la Asociación de Agentes de Propaganda Médica, José Charreau también confirmó que "los laboratorios dan incentivos como via jes, becas y hasta órdenes de compras a cambio de que se receten sus medicamentos".

Para Oscar Carrión, médico psiquiatra y presidente de la Fundación Fobia Club, donde las consultas por trastornos de ansiedad se han duplicado desde el año 2000, el 60 % de la gente que se acerca con problemas de pánico ya viene tomando Rivotril. Alivia los síntomas más inmediatos pero no se resuelve el problema”.

Según el doctor Alfredo Cía, director de la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad: “el clonazepam tiene virtudes evidentes y por eso se difundió tanto, pero debe usarse junto a una terapia psicológica adecuada”.

“Se calcula que el 25 % de la población mundial adulta padece a lo largo de su vida algún trastorno vinculado con la ansiedad y en su mayoría son mujeres”, explica el doctor Alfredo Cía. Por otra parte, agrega, por su perfil farmacológico el Rivotril no está entre los más potencialmente generadores de adicción en personas predispuestas.

Más allá de esto, el uso indebido y la mezcla con otras sustancias pueden derivar en resultados imprevisibles. “Por eso no puede tomarse con alcohol y/o mezclarlo con otras sustancias estimulantes”, concluye Cía

“El clonazepán es de los (medicamentos) más vendidos. Para el médico es una prescripción fácil, económica y cómoda porque tiene amplio espectro: además de ansiolítico, combinado con otras drogas es anticonvulsionante”, explica el farmacéutico Walter Aquino. “Hay en gotas para niños, se les recomienda a ancianos y sus consumidores son de todo tipo. Es casi imposible precisar edades, clases sociales o tipo de enfermedades”, agrega el especialista.

La cadena evolutiva

El clonazepam es una benzodiapecina, Su historia se inicia en 1957, cuando en forma fortuita se encontró un compuesto con propiedades potentes como miórelajante, sedante y anticonvulsivo. El compuesto fue el clordiazepóxico, el cual comercializó en 1960 con el nombre de Librium .

Tres años más tarde sale al mercado el diacepam con el nombre de Valium. Desde entonces la cifra de compuestos benzodiacepinicos sintetizados supera fácilmente los 2.000 y en el mercado se hallan alrededor de 40 de ellos. Las benzodiacepinas fueron los fármacos más prescritos en el mundo durante un tiempo. Esto obedece a que las benzodiacepinas están íntimamente relacionadas con el estrés psíquico y social, de ahí que la mayoría de las recetas son dadas por médicos diferentes a los psiquíatras.

Las Benzodiacepinas son sustancias que desgraciadamente se abusa de ellas y el control gubernamental es escaso o nulo. Razòn por la cual son una droga que llega muy fàcilmente a sectores desprotegidos como son los niños y adolescentes. Individuos que con suma facilidad consiguen este fàrmaco en el mercado negro o en los botiquines de su casa.Las benzodiacepinas son sustancias altamente adictivas que predisponen a los adictos a estos fármacos dada su alta tolerancia, a experimentar otras drogas o combinarlas.

Entre estos medicamentos hay una especie de cadena evolutiva de la preferencia de los usuarios según la época. El reinado del Clonazepam tiene sus antecedentes en los años 50's y llega para reemplazar al Prozac.

Primero fue el conocido Valium (diazepam), que produce una leve sedación hasta llegar a un punto de hipnosis y somnoliencia. Luego aparecieron resabios del Valium y alucinógenos con similares consecuencias, sumadas las alucinaciones y la consecuente pérdida de tiempo y espacio.

En la década de los 80 surgió otro clásico: el Lexotanil. En este caso esta droga servía como tranquilizante y relajante del músculo esquelético, además de ser un ansiolítico.

Ya en la década pasada el medicamento “fetiche” de los consumidores fue el Prozac que, a pesar de que hoy en día se descubre que tiene efectos colaterales en algunos pacientes, es utilizado como antidepresivo.

Así, el Clonazepam (Rivotril) toma su lugar como el rey de los ansiolíticos en la Argentina, que cada día encuentra más consumidores, como es el caso de Charly García, aunque este no sea más que un ejemplo famoso.


Fuente: http://www.urgente24.com/index.php?id=ver&tx_ttnews%5Btt_news%5D=101742&cHash=21c5f25ec2