La autopista más cara del mundo


La autopista más cara del mundo...
que pagarán 2 veces los contribuyentes

Extenderán el Camino del Buen Ayre del acceso Oeste hasta La Plata. El ministerio de Infraestructura, que maneja De Vido, financiará la obra. Y luego la adjudicará a un privado que cobrará peajes. ¿Y la inversión privada de riesgo? Otra vez, la pagarán dos veces los contribuyentes con impuestos y peajes...


Mediante un proceso que genera más dudas que certezas, el Gobierno nacional financiará con fondos públicos la construcción de una autopista que luego licitará para su funcionamiento. Ello implicará que los contribuyentes deberán pagar la obra dos veces: con sus impuestos y con los peajes al transitarla una vez concluida.

Se trata de la extensión del Camino del Buen Ayre desde el acceso Oeste hasta la autopista La Plata-Buenos Aires, un emprendimiento que ya lleva más de tres años de demora. En lo que va de junio se avanzó en el proceso licitatorio para la ampliación.

El Estado financiará la obra, que tendrá un costo total de nada menos que $ 1.700 millones. Sin embargo, luego de que la nueva autovía esté finalizada, el Gobierno nacional licitará su explotación de modo tal que la gente pagará la obra con sus impuestos y luego deberá afrontar un peaje al circular.

¿El Estado nacional no tiene capacidad para administrar una autovía de estas características? ¿Dónde aparece en este proceso la inversión de riesgo? ¿Qué capital aportará el privado que tome la concesión con una autopista ya funcionando? Son todos interrogantes sin respuesta.

Encima se trata de una de las obras viales más importantes para el Conurbano bonaerense.

Actualmente, el Camino del Buen Ayre es una vía rápida de tres carriles por mano que une la Panamericana con la Autopista del Oeste. Pero la gente que necesita ir desde el oeste del GBA hacia la zona Sur (y de allí, por ejemplo, tomar la ruta 2 hacia la Costa) o viceversa tiene pocas y malas opciones.

O recorre el Camino de Cintura, históricamente congestionado y en mal estado, o tiene que ir hasta la General Paz y bordear Capital Federal, un recorrido mucho más largo.

La idea de la obra es extender el Buen Ayre pasando por los municipios de Merlo, La Matanza, Ezeiza, Presidente Perón, San Vicente, Florencio Varela, Berazategui, La Plata y Ensenada. Es el tercer cordón del Gran Buenos Aires, una de las zonas más pobladas del país.

Ventajas

“La nueva vía permitirá que el transporte de carga proveniente del Litoral, del Norte y de Cuyo llegue al sur del Conurbano, al Mercado Central y al puerto de La Plata sin tener que ingresar a Capital Federal”, explicó el administrador general de Vialidad nacional, Nelson Periotti.

El funcionario acotó que, a su vez, se reducirán los tiempos de circulación y los costos de los combustibles, y contribuirá a la seguridad vial.

El Gobierno nacional debe ahora analizar las ofertas económicas y definir a los ganadores de cada licitación para la construcción de la nueva autovía que será financiada íntegramente con fondos públicos.

Las firmas que quedaron mejor ubicadas para los distintos tramos son Iecsa (vinculada a la familia Macri), Cartellone SA, y UTE, formada por Perales Aguiar, CPC, Contreras y Electroingeniería (esta última, cercana al kirchnerismo).

El emprendimiento que impulsa la gestión de De Vido viene muy demorado y crece la preocupación y el temor de que finalmente no se concrete. Pese a ello, la apertura de los sobres significa un avance concreto para una obra que consideran prioritaria para la región antes mencionada.

La obra se concibió bajo el esquema de “iniciativa privada”. Un consorcio argentino canadiense encabezado por la constructora Perales Aguiar le presentó a la Nación el proyecto, que llamó a licitación.

Perales Aguiar compite como todos, pero como fue el iniciador cuenta con algunas ventajas: si su oferta es hasta 5% más cara que la mejor, gana igual; y si es entre un 5% y un 20% puede pedir un repechaje.

Una salida más para el puerto de La Plata

La obra de conexión del Camino del Buen Ayre con la autopista La Plata-Buenos Aires también facilitará el acceso al puerto de La Plata, que tiene en marcha un proyecto para ampliar su capacidad y absorber parte del trabajo del puerto de Capital Federal.

Se trata de la polémica construcción de una Terminal de Contenedores en el puerto de La Plata, que se realiza por medio de la empresa TEC-plata. La obra estaría terminada y en funcionamiento en 2010, y ocupa 41 hectáreas del puerto en las que actualmente se están realizando las tareas de movimiento de suelos y que implican la movilización de 42 mil camiones de tierra.

Paralelamente, la empresa tendrá a su cargo el aumento de la profundidad de dragado de 28 a 34 metros de calado y el ensanche del canal a 100 metros y la zona de giro a 450 metros de diámetro, tareas que comenzarán en marzo y que implican una ocupación de 100 personas.

La autopista

En cuanto a la nueva autovía que llegará a esta región, la construcción se dividió en cuatro tramos, por un total de 94 kilómetros: desde el acceso Oeste hasta el kilómetro 25,5, que tiene una cotización oficial de $ 488 millones.

Desde el barrio 20 de Junio hasta la ruta provincial nº 58, por $ 562,9 millones.
El que va de la ruta nº 58 hasta la ruta nº 53, en el km.72,6, cuya cotización es
$ 321,4 millones. Y desde la ruta nº 53 hasta la Buenos Aires-La Plata, con un presupuesto de $ 394,4 millones.

En estos cuatro tramos se hará una autopista de dos carriles por mano, 12 distribuidores, 41 puentes, 15 pasarelas peatonales y colectoras pavimentadas, más el señalamiento y la iluminación. Vialidad informó que el plazo de construcción es de dos años y medio.

La vision de los usuarios

“Otra barbaridad de Kirchner y De Vido”

Los principales perjudicados por el modelo de construcción elegido por el Gobierno nacional para la nueva autopista que llegará hasta La Plata serán los usuarios que deberán, primero, pagar el emprendimiento con sus impuestos, y luego, afrontar el costo de los peajes que administrará un concesionario.

Ricardo Lasca, titular del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (Conaduv), le dijo a Hoy en ese sentido que “el inversor es siempre la persona que tiene el auto y circula”, agregando que es incomprensible el motivo por el cual el Estado nacional pagará la obra y después la concesionará.

Lasca recordó incluso que Perales (titular de la constructora Perales Aguilar que le presentó el proyecto a la Nación) fue el que armó el club del peaje con Roberto Drommi (en la década del ‘90) por el mantenimiento de las rutas nacionales. A partir de allí comenzaron a florecer peajes en todas las rutas del país.

“Es un disparate de (Néstor) Kirchner y de (Julio) De Vido”, opinó el representante de los usuarios viales, y acotó que “acá, cualquiera se presenta y proyecta lo que quiere sin la participación de los usuarios” haciendo referencia a la falta de una audiencia pública en todo el proceso.

También consideró al menos como llamativo que el Estado vaya a poner $ 1.700 millones y luego coloquen peajes para que la gente pague para circular por la autovía.

“Lo que correspondería -consideró Lasca en diálogo con este diario- es que hubiera inversión privada para construir la autovía. Es una barbaridad que se cobre un peaje. Está bárbara la obra, el tema es por qué un privado, después, va a cobrar peaje para hacer el mantenimiento”, agregó.
“¿Y la audiencia pública? No consultan con los intendentes y los usurarios viales.

¿Y los legisladores de la oposición qué dicen, cómo no lo convocan a De Vido al Congreso para dar explicaciones y rendir cuentas?”, terminó preguntándose Lasca.


autopista
http://www.urgente24.com/index.php?id=ver&tx_ttnews[tt_news]=126056&cHash=e9215695f3